Ideal

MARATÓN

Una carrera a prueba de valientes

  • Más de 500 deportistas disputaron ayer la V Carrera del Calar Alto en plena ola de calor

Dicen que los deportistas están hechos de otra pasta y no les falta razón. La V Media Maratón del Calar Alto tuvo el gran honor de congregar a los deportistas y aficionados al deporte, que también quisieron disfrutar de una mañana de senderismo, para medir sus fuerzas retando a los elementos.

Y es que en plena ola de calor, cuando el termómetro superaba ya los 30 grados se dio el pistoletazo de salida a una de las ediciones más vibrantes de esta competición.

Una prueba que pese a su juventud, cuenta con una gran expectación entre sus filas y un gran respaldo entre corredores, organización y colaboradores que le auguran muchos más éxitos.

Medio millar de deportistas se atrevieron en la mañana de ayer a recorrer algo más de 21 kilómetros en una de las carreras más duras de todo el territorio nacional. Los 2.160 metros de altura y la dureza de los dos cortafuegos que deben atravesar los corredores, han hecho que este evento, organizado por el Club Deportivo Aquéatacamos, se haya convertido en un gran reclamo para atletas llegados desde todos los puntos de España.

Aunque la gran mayoría de los participantes realizaron la Media Maratón, dos horas antes de la salida, a las siete y media de la mañana, cerca de un centenar de senderistas comenzaron el mismo camino, a un ritmo más pausado pero que no impidió que su camino se uniera al de los corredores en varias fases del recorrido.

Vuelve el gran favorito

Cuando el reloj marcaba puntualmente las nueve y media de la mañana, Miguel Guijarro, alcalde de Gérgal, dio el pistoletazo de salida a la Media Maratón que desde la línea de salida tuvo gran ritmo. A pesar de que el primer tramo del circuito destaca por su estrechez, el principal grupo de favoritos trató de comenzar fuerte para llegar con cierta ventaja al tramo previo al primer gran cortafuegos, ubicado en el kilómetro cinco.

Al igual que sucediera el año pasado, desde el principio todas las apuestas apuntaban al atleta almeriense Alejandro Albacete que demostró un gran estado de forma y una gran regularidad, como si el paso de los kilómetros y la carga en las piernas no fuera ningún lastre. De hecho, entre los corrillos de corredores y aficionados se rumoreaba que era de los pocos deportistas, si no el único, capaz de subir los cortafuegos corriendo.

Precisamente, llegados a ese primer cortafuegos, los atletas levantaron el pie del acelerador y trataron de solventar como buenamente pudieron este complicado trámite. Unos lo hicieron a paso rápido, otros andando y quienes comenzaban a ver la complicación en la prueba, caminaban ligeramente encorvados tratando de buscar un poco más de oxígeno, ese que parece abandonarles justo cuando más lo necesitan.

Una primera ‘prueba de fuego’ que tenía como recompensa la llegada a uno de los muchos puntos de avituallamiento que sirvió a los corredores para reponer fuerzas y adentrarse con energías en el siguiente tramo, una pista forestal de arena salpicada por arbustos, pinos y demás arboleda.

Revalida su título

Con la primera gran dificultad superada, Alejandro Albacete mantuvo el ritmo en cabeza, seguido muy de cerca del segundo clasificado Raúl Ferra Murcia que fue para el favorito una constante amenaza por la cercanía con la que le seguía, adelantándose incluso en algunos tramos.

En categoría femenina, Encarni Martínez fue la gran ganadora marcando desde los primeros compases una velocidad que le dejó casi en solitario al frente de su categoría y le hizo entrar en meta de forma muy destacada. Tanto es así, que tras su paso por la línea de meta continuó corriendo unos kilómetros más y es que esta deportista, es una destacada corredora de Ultra Trails y carreras de fondo de la comunidad andaluza.

Merecido reconocimiento

Tal y como se esperaba, Alejandro Albacete acabó llevándose el triunfo, con una clara diferencia sobre sus rivales a excepción del segundo competidor, Raúl Ferra que pisó los talones a Albacete hasta llegar a la línea de meta. Pero esta no es la única historia con final feliz que cruza la línea de meta. Entre los corredores había mucho esfuerzo, entrenamiento y emoción por competir en esta prueba.

Algunos la habían escogido como preparación para disputar otras parecidas como la subida al Veleta. Otros, se habían apuntado para superar el gran reto de una carrera de montaña. El resto de deportistas, son corredores con más o menos experiencia pero que compartían en común las ganas de superarse y de disfrutar de una competición única como es la Media Maratón Calar Alto.

Tras la carrera y la posterior entrega de premios, los participantes disfrutaron de una jornada lúdica en la piscina de Gérgal en la que además de refrescarse, iban compartiendo anécdotas entre las que compartían como hilo conductor, la gran dureza de los cortafuegos.