Ideal

LIGA DE CAMPEONES

La grave lesión de Aleix Vidal enturbia el viaje del Barça a París

video

Aleix Vidal, retirado en camilla en Mendizorroza. / AFP

  • Luis Enrique convoca a Nili Perdomo, lateral suplente en el filial, para cubrir la ausencia del catalán, mientras el club, indignado con la permisividad arbitral, se plantea fichar otro ‘2'

La grave lesión de Aleix Vidal, que estará cinco meses de baja y se perderá lo que resta de temporada, ensombrece el regreso a la Liga de Campeones del Barça. Liberado ya con éxito de la asfixiante presión de clasificarse para la final de la Copa, tras disputar 12 exigentes partidos en menos de mes y medio de 2017, por fin se vio una versión convincente del equipo de Luis Enrique, que goleó 0-6 en Vitoria al Alavés. Mucho tuvo que ver en ello la vuelta a la titularidad de Sergio Busquets tras su lesión. Con el mediocentro de Badia del Vallès, el Barça es reconocible. Y pronto lo será más de inicio con Iniesta, que ya ha tenido minutos en los dos últimos encuentros.

Tras unos días de cierto pesimismo por el juego azulgrana, vuelve la confianza en un equipo ganador que se crece en los grandes partidos. Y el del martes en el Parque de los Príncipes ante el PSG, ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, lo es. Con Luis Suárez Pichichi de la Liga con 18 goles y Messi y Neymar en forma, es el mejor aval ante cualquier gran conjunto, aunque tenga en el banquillo a un entrenador como Unai Emery, que les conoce bien.

Sin embargo, todo queda oscurecido por la luxación en el tobillo derecho que sufrió Aleix Vidal tras una entrada de Theo Hernández con 0-6 en el marcador de Mendizorroza y el partido a punto de acabar. Le operó por la noche en el hospital de Vitoria el doctor Mikel Sánchez, médico del Baskonia de baloncesto, y el jugador volvió por carretera a Barcelona en la mañana de este domingo acompañado de empleados del club. Ya mostró una sonrisa, con la que queda claro que ha asimilado su mala fortuna en el momento en el que había logrado dar la vuelta a su difícil situación deportiva, pasando del ostracismo a convertirse en un lateral derecho fiable para Luis Enrique, desatascando incluso el partido ante el Alavés con una asistencia a Luis Suárez. Sergi Roberto ya no tenía la titularidad asegurada viendo el nivel que estaba alcanzando.

Permisividad arbitral

Al tratarse de una lesión de larga duración, aunque el mercado invernal haya acabado el Barça puede suplir la baja de Aleix Vidal con un fichaje de un jugador de Primera o Segunda División o de otra campeonato si está libre. De momento, Luis Enrique ha recurrido al lateral grancanario Nili Perdomo, con experiencia de unos pocos partidos con la UD Las Palmas en la máxima categoría, pero ahora suplente de Sergi Palencia (nunca ha entrado en los planes del primer equipo) en el Barça B. Nili viajará a París en una lista de 21 con otro centrocampista del filial, Aleñá, para compensar las bajas de los lesionados Aleix Vidal, Mascherano y Arda Turan. También vuelven Piqué y Rafinha, quien ya tienne confeccionada una máscara para proteger su fractura de nariz.

Aunque en el Barça se entiende que Theo Hernández no tuvo intención de lesionar a Aleix Vidal y valora su reacción humana tras lo sucedido, disculpándose en privado y en público, sí hay un enfado considerable con los árbitros por lo mucho que se permite a los rivales sin amonestación de por medio a diferencia de lo que ocurre con el equipo azulgrana. Ante el Alavés, el Barça hizo cuatro faltas y vio tres amarillas, mientras que el conjunto de Pellegrino cometió diez y no vio ninguna tarjeta. Theo no fue amonestado en la jugada de Aleix, como tampoco Escalante en Eibar cuando mandó tres semanas a la enfermería a Busquets o Enzo Pérez en Valencia el día que se llevó por delante un mes y medio de la carrera deportiva de Iniesta. A Messi se le puede agarrar en el centro del campo tres o cuatro veces por partido (Koke se dio un festín en ese sentido en la eliminatoria de Copa) sin amarilla, pero la primera falta del ‘10’ siempre suele ser tarjeta. Como lo primero es habitual, los árbitros lo tienen interiorizado, pero cuando es el argentino, por poner un ejemplo, el que hace algo poco frecuente, tarjeta al canto. El criterio ya indigna.