Ideal

fútbol

Chipre habla español

Los jugadores del AEK Larnaca celebran una victoria en casa.
Los jugadores del AEK Larnaca celebran una victoria en casa. / AEK Larnaca
  • Ninguna otra liga extranjera cuenta con más futbolistas nacidos en España, representada por más de una treintena de jugadores en un campeonato en crecimiento

El pasado 26 de septiembre se disputó un partido para la historia en Chipre. El AEK Larnaca y el Anorthosis se enfrentaron en el Estadio GSZ con hasta 17 futbolistas españoles entre ambos equipos. Aquel día se vivió la cúspide de una tendencia que se ha repetido sin cesar en los últimos años. El mercado chipriota llama a las puertas del fútbol español ofreciendo calidad de vida, una liga en crecimiento y una alternativa para cambiar de aires.

Con esta propuesta descolgó el teléfono Jorge Larena en el verano de 2014. Recibió una oferta del AEK Larnaca y decidió consultar a los pocos jugadores que militaban en aquella liga prácticamente desconocida. Dos años y medio después Chipre es la competición extranjera con más españoles del mundo junto a la Premier League. Hasta 33 futbolistas españoles se han mudado a una competición en pleno crecimiento. «En Chipre se vive bien, muy tranquilo. En invierno hace buen tiempo y en verano también. Es un lugar apropiado para venir con la familia porque los niños pueden aprender idiomas. En el apartado deportivo al futbolista español lo tienen muy bien valorado. Tanto es así, que en nuestro equipo hay diez jugadores españoles, el entrenador y el director deportivo», afirma el exjugador de Las Palmas y Atlético de Madrid.

El caso del AEK Larnaca es quizá el más significativo de la moda de fichar jugadores españoles. Xavi Roca Mateo hace las veces de director deportivo, Imanol Idiakez es el entrenador y hay hasta diez futbolistas dentro de la plantilla. «Yo creo que es como si fuera el vestuario de un equipo español con muchos extranjeros. Todo el mundo habla inglés y al final somos diez españoles, pero tenemos un vestuario espectacular con el resto de futbolistas. Nos han aceptado muy bien», asegura Jorge Larena.

Su equipo es uno de los de nuevo cuño en Chipre. El AEK fue fundado en 1994 y ha quemado etapas a toda velocidad. De la mano de la ‘colonia española’ logró hace dos temporadas ser segundo por primera vez en su historia. Es el equipo con más peso respecto a la representación española, pero no el único. Los 33 futbolistas españoles son un 15’2% del total de extranjeros que disputan la liga chipriota y aportan más que Brasil (12,4%) o incluso Grecia (9,2%), país con el que le unen múltiples nexos culturales. Ni siquiera la Premier League, que también cuenta con 33 jugadores, puede acercarse a estas cifras. Los españoles allí representan el 9,4%.

Clásicos de la Liga

Jorge Larena celebra un gol.

Jorge Larena celebra un gol. / AEK Larnaca

En este mercado invernal son siete las incorporaciones nuevas que han llegado. David Barral, Piti, Braulio o Coro son clásicos de la Liga que buscan una segunda vida en Chipre. «Es una forma para el jugador que no ha vivido experiencias fuera o que no puede dar un salto de nivel en España. Es una liga bastante estable en lo económico y el clima es muy favorable para mover a una familia. La mezcla de todo hace que Chipre sea un lugar apropiado para el futbolista español», afirma Juanjo Lorenzo, director deportivo del Apoel Nicosia.

Habla desde la experiencia. Juanjo Lorenzo conoce a la perfección el mercado de la zona. En 2012 se enroló en el proyecto del Olympiacos con la tarea de secretario técnico y no defraudó. Durante cuatro temporadas el conjunto de El Pireo fue campeón. En este mercado de invierno ha decidido dar una nueva vuelta de tuerca en su carrera firmando por el Apoel Nicosia, el club más poderoso de Chipre. El que fuera director deportivo de Osasuna ve similitudes entre ambos países. «El jugador español va a encontrar en Grecia y Chipre un sitio de fácil adaptación. Aquí, por la forma que se tiene de entender el juego, va a ser muy bien recibido y va a estar cómodo. El Apoel es, además, un club muy bien estructurado y con seriedad en los pagos», asegura.

El Apoel es el equipo más importante en la historia de Chipre. En las últimas cuatro temporadas ha ganado cuatro títulos y suma ya 25 ligas. Allí tampoco son ajenos al aterrizaje del fútbol español. Juanjo Lorenzo es el director deportivo; Thomas Christiansen, el entrenador, es hispano-danés, pero desarrolló prácticamente toda su carrera en la Liga española y tiene tres jugadores como David Barral, Roberto Lago e Iñaki Astiz, a los que perfectamente se podría sumar Urko Pardo, nacido en Bélgica pero criado en España.

«Creo que siempre es bueno llegar a un sitio y que desde el primer día puedas relacionarte con gente con la que tienes un trato fluido, pero también es cierto que el club está acostumbrado a tratar con gente de fuera. Tenemos hábitos para que el futbolista extranjero se sienta cómodo», afirma Juanjo Lorenzo. A día de hoy son 33 los jugadores españoles que militan en Chipre, «pero la tendencia puede aumentar, porque el futbolista español tiene muy buena acogida», relata un Juanjo Lorenzo que lo tiene claro: «Es un lugar apropiado para cambiar de aires».

El derbi de Chipre

Como si de un partido de la liga se tratara, el AEK Larnaca-Anorthosis disputado el 26 de septiembre en el Estadio GSZ congregó hasta 17 jugadores y dos entrenadores españoles. Por parte de los deImanol Idiakez formaron Rubén Miño, Joan Truyols, Ander Murillo, David Catalá, Javier Garrido, Jorge Larena, Acorán Barrea, Joan Tomás, Tete y Juanma Ortiz, mientras que en el Anorthosis deAntonio Puche jugaron Serrán Polo, Chus Herrero, Toni Calvo, Alberto Aguilar, Andrea Orlandi. Airam López y Adrián Colunga.

«El partido fue una situación atípica, porque que en un partido de Chipre haya 17 españoles es increíble. Fue algo bonito. Yo creo que en muchos partidos de la Liga no alcanzan esa cifra», afirma Jorge Larena, protagonista de la victoria del AEK con un gol en la victoria de los suyos por 4-1. Ese día también marcaron Ander Murillo y Airam López. En Chipre todo queda en casa.