Ideal

análisis

Del estadio a los juzgados

Neymar y su padre, en el juzgado.
Neymar y su padre, en el juzgado. / Efe
  • Los problemas legales marcaron el año de algunas de estrellas como Messi, Neymar o Benzema

El mundo del deporte se vio las caras en 2016 con la justicia en numerosas ocasiones, convirtiendo a algunas de sus principales estrellas en asiduas de los tribunales. Semana sí semana también, futbolistas de la talla de Messi, Neymar o Benzema coparon titulares por cuestiones extradeportivas. Tampoco se libraron instituciones como la FIFA o la UEFA, envueltas en casos de corrupción destapados en 2015 que siguieron ensombreciendo sus actuaciones a lo largo de los últimos meses.

El calvario judicial tuvo en Messi y Neymar a dos de sus principales protagonistas. El '10' del Barcelona fue condenado el pasado 6 de julio a 21 meses de cárcel por tres delitos fiscales. La Audiencia Provincial de Barcelona le impuso, además, una multa de dos millones de euros al considerar probado que el delantero argentino cometió fraude en el IRPF en los ejercicios de 2007, 2008 y 2009. A su padre, Horacio Messi, se le impuso la misma pena de prisión, aunque en su caso la sanción económica ascendió a 1,6 millones de euros. Al ser la pena inferior a dos años, el rosarino evitó la cárcel, pero no el daño a su imagen. Pese a que la Fiscalía había solicitado su absolución, los jueces consideraron probado que el futbolista omitió declarar ante la Agencia Tributaria los ingresos obtenidos por la explotación de sus derechos de imagen.

Durante el juicio, Messi intentó descargar toda la responsabilidad en su padre y en sus abogados, alegando un absoluto desconocimiento de lo ocurrido. «Yo me dedicaba a jugar a fútbol, confiaba en mi papá», alegó. Argumentos que no atendieron los magistrados, quienes resaltaron que «incurre en responsabilidad quien actúa con ignoracia deliberada», como a su entender sucedió con Messi. Éste hurtó a las arcas públicas 4,1 millones de euros en los ejercicios aludidos.

Más enrevesada es la situación del brasileño de la MSN. Sus problemas comenzaron a raíz de una denuncia presentada en diciembre de 2013 por un socio del Barcelona. Las pesquisas motivaron un baile de cifras en torno a la cantidad que el Barça habría desembolsado para hacerse con los servicios del por entonces jugador del Santos. A mediados de diciembre de 2016, la Audiencia de Barcelona condenaba al club a pagar 5,5 millones de euros por dos delitos fiscales cometidos en la adquisición del delantero, ratificando así el acuerdo de conformidad alcanzado por la entidad azulgrana con la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Un pacto que exoneraba de cualquier delito tanto al expresidente Sandro Rosell como a su sucesor, Josep Maria Bartomeu.

La sentencia aplicaba atenuantes de reparación al daño, después de que el Barcelona devolviese a la Agencia Tributaria 13,5 millones de euros por responsabilidad civil por el fraude fiscal cometido y se comprometiese a establecer medidas para prevenir la comisión de delitos similares en el futuro. Queda no obstante abierta otra causa en la Audiencia Nacional por presuntos delitos de estafa en la operación para hacerse con los servicios del jugador y que aún está en fase de instrucción.

Los líos con Hacienda alcanzaron a otro jugador que aún forma parte de la plantilla del Barcelona y a varios más que militaron en dicho club en el pasado. En enero quedaba ratificado ante el juez el acuerdo alcanzado por Javier Mascherano con la Fiscalía, en virtud del cual el argentino recibió una condena de un año de cárcel y una multa de 816.000 euros por un fraude de 1,5 millones de euros derivado de los derechos de imagen percibidos entre 2011 y 2013, que el 'jefecito' ingresó a través de dos sociedades en la isla portuguesa de Madeira y en Estados Unidos. En procesos judiciales se hallan también envueltos los brasileños Adriano y Dani Alves, así como el camerunés Samuel Eto'o.

Derechos de imagen

La Fiscalía estrechó también el cerco sobre tres exjugadores del Real Madrid -Xavi Alonso, Ángel Di María y Ricardo Carvalho-, y uno actual, el lateral zurdo Fabio Coentrao. El tolosarra, actualmente en las filas de Bayern de Múnich, fue denunciado en febrero por la Fiscalía de Madrid por un presunto fraude fiscal relacionado con los derechos de imagen, percibidos a través de una empresa radicada en la misma dirección de la isla de Madeira que la sociedad empleada por Mascherano, con quien coincidió en el Liverpool y compartió agente. A diferencia del argentino, el vasco mantiene que sus actuaciones se movieron dentro del marco legal.

Los nombres de Di María y Carvalho saltaron a la palestra a raíz de las revelaciones de 'Football Leaks', que también pusieron en la diana a otros futbolistas como Mesut Özil o Cristiano Ronaldo, acusado de evadir millones de euros en impuestos a través de una sociedad establecida en las Islas Vírgenes. El '7' del Real Madrid, contra el que no se ha abierto procedimiento alguno, se defendió mostrando un certificado de la Agencia Tributaria que acredita que está al corriente de sus obligaciones fiscales.

Mención aparte merece la situación de Karim Benzema, quien continúa siendo investigado por su presunta implicación en el chantaje a su compañero de selección Mathieu Valbuena. Un asunto que motivó que fuera apartado del combinado galo, con el que no pudo disputar la Eurocopa, y que podría abocarle a un juicio después de que el Tribunal de Apelación de Versalles desestimase a mediados de diciembre la solicitud del futbolista del Real Madrid de anular las pesquisas.

La justicia, es este caso deportiva, tocó también al Real Madrid y al Atlético de Madrid, a los que se les impuso la prohibición de fichar durante dos ventanas -invierno y verano- a causa de las contrataciones irregulares de menores. Los blancos llevaron el asunto hasta el Tribunal Internacional del Deporte (TAS), que al final redujo la condena a sólo una ventana, la de enero próximo. Los rojiblancos, por su parte, alcanzaron un pacto con el organismo en virtud del cual asumieron no realizar incorporaciones en enero a cambio de que su recurso fuese analizado antes de julio de 2017, con la esperanza de realizar adquisiciones el próximo verano.

Fuera del fútbol, el proceso más mediático fue el de Oscar Pistoruis. Condenado en julio a seis años de prisión por el asesinato de su novia, la modelo Reeva Steenkamp, en febrero de 2013. La Fiscalía había reclamado quince años de cárcel para el atleta paralímpico, pero la juez aplicó una serie de circunstancias atenuantes.