Ideal

mundial de clubes

El fútbol se lía con el vídeo

video

El sistema de videoarbitraje. / Foto: Reuters | Vídeo: Atlas

  • «La televisión no funciona, ¿eh?», lanzó Cristiano con una sonrisa irónica

Quizás sea peor el remedio que la enfermedad. El uso de la tecnología en el fútbol es probable que reduzca la injusticia, pero no acabará con el error y de, momento, lo que sí ha logrado el vídeo en las dos semifinales del Mundial de Clubes es generar confusión y polémica; demostrando la improvisación y descoordinación propias de todo experimento. Los verdaderos protagonistas, los jugadores, ya se quejan públicamente del vídeo, que en el fútbol, al contrario que en el tenis, el baloncesto o el rugby, este jueves se usó sin detener el juego. Un contrasentido, al igual que se lamenta que el árbitro, durante el partido entre el Real Madrid y el América, tras la decisión de los encargados del ‘instant replay’, tardase demasiado tiempo en dar validez oficial al gol de Cristiano Ronaldo en el minuto 93, absolutamente legal, ya que el portugués no se encontraba en fuera de juego.

«Esto es un invento. El vídeo no me gusta y crea mucha confusión. Espero que se quite esta regla. Para mí no es fútbol. La primera sensación para mí no es buena», llegó a comentar Luka Modric tras el nuevo embrollo en el Mundialito, el banco de pruebas elegido por la FIFA para intentar acabar con una de las eternas reclamaciones en un deporte que se alimenta de la controversia. «Se pierde un poco la esencia del fútbol en lo que se refiere a las decisiones en el momento», reconoció Lucas Vázquez, después de que, una vez que Cristiano marcó su gol, el árbitro tardase casi en minuto en certificar el 0-2. Entre tanto, el delantero portugués lo festejó como en él es habitual y se abrazó a James, mientras otros jugadores y aficionados del Real Madrid lo celebraban en el césped y la grada, hasta que el árbitro, tras la orden recibida a través de su pinganillo, dibujó con sus manos una televisión que congeló la decisión.

El equipo mexicano aprovechó para seguir el juego. Una vez revisado el vídeo y comprobado por parte de los oficiales de la FIFA que no había posición ilegal de Cristiano, el árbitro mandó que el tanto subiese al marcador y que el América sacase del centro del campo. «Está generando mucha confusión, pensé que iba a favorecer el juego, pero en el momento que se analiza en el video y a mí me dice que es fuera de lugar, juego la pelota y la detiene nuevamente para revertir la decisión, creo que ya es muy confuso. Creo que una jugada que se marca no puede revertirla dos veces y se lo dije a él, entonces en vez de ayudar está creando más confusión y vamos a ver los resultados después de este Mundial», concluyó el portero Moisés Muñoz.

Un sistema más claro

El propio Cristiano Ronaldo se lo tomó a guasa una vez terminado el partido. «La televisión no funciona, ¿eh?», lanzó con una sonrisa irónica el deportista mejor pagado del mundo y flamante ganador del Balón de Oro a un asistente cuando se retiraba del césped camino de los vestuarios. «En esa jugada ha habido un poco de confusión. Las cosas a lo mejor tienen que estar más claras, aunque en principio lo que quiere hacer la FIFA para mejorar las cosas es bueno para el fútbol. Las cosas tienen que estar más claras para todos, y no ha sido en esa jugada», lamentó Zinedine Zidane cuando se le preguntó por el tanto de Cristiano, aunque el técnico francés no ocultó su satisfacción «porque fue justo, ya que no estaba en fuera de juego»

También durante la primera semifinal del día anterior se recurrió al videoarbitraje para señalar un penalti en contra del Atlético Nacional de Medellín que abrió el camino de la victoria del Kashima Antlers, aunque esa acción llegó precedida de una presunto fuera del juego del equipo colombiano. Así, después de dos minutos de espera, se marcó el primer gol de la historia, gracias a la llamada ‘repetición instantánea’, aunque no se haga honor al nombre.

«Es un poco raro que haya que esperar un tiempo a que alguien decida qué ha sido», se quejó Lucas Vázquez, que critica la demora y muestra sus dudas de cara al futuro con respecto a un sistema que puede amplificar la polémica cuando, como pasó en la semifinal ante el club mexicano, permita continuar la jugada mientras se analiza el vídeo, el rival marca un gol, el autor del tanto es un jugador que debía haber sido expulsado por una acción revisada o si ese tanto decisivo se consigue en el tiempo añadido, y una vez que el árbitro haya pitado el final del encuentro. En principio no debería ser así, ya que una vez que se pide el instant replay el colegiado debería detener el partido.

Tras la disputa de la primera semifinal marcada por ese penalti tecnológico la FIFA quiso aclarar que «la comunicación entre el árbitro y el asistente de vídeo fue clara» y que en la acción previa a esa pena máxima, el jugador japonés derribado en el área estaba en fuera de juego posicional, «incapaz de luchar por la pelota». Sin embargo, el máximo organismo futbolístico anunció antes de la implantación en pruebas de este sistema que se pretende instaurar de forma definitiva con vistas al Mundial de Rusia 2018, que la medida sólo se llevaría a cabo en cuatro casos: goles, expulsiones, penaltis y dudas sobre la identidad de un futbolista.