Ideal

Almería corre por solidaridad

  • Alrededor de un millar de personas tomaron la salida en la carrera popular de Cruz Roja

Hace ya 15 años que Cruz Roja Almería apostó por una carrera popular que fomentara la convivencia en una población tan multicultural como la almeriense y el evento, desde entonces, no ha parado de crecer. Hoy ha cumplido años y lo ha hecho reinventándose, con un recorrido completamente nuevo y ampliando las opciones lúdicas y recreativas para que esta prueba no se ciña a lo habitual y esté abierta a todas las familias que tuvieron grandes propuestas para pasar un domingo muy divertido. Alrededor de un millar de personas tomaron a primera hora de la mañana Las Almadrabillas para formar parte de esta Carrera por la Convivencia que tuvo dos trayectos, uno, el absoluto, con siete kilómetros de extensión, otro, el reducido, con 3.5, para aquellas personas que quisieron tomárselo de una manera un poco más relajada. Fue el caso de Alberto Molina que contó antes de iniciar la marcha que «me parece una iniciativa estupenda por parte de Cruz Roja y, sobre todo, como lo trabajan, porque estamos acostumbrados a correr en pruebas que parecen iguales o con pocos alicientes y aquí hay un ambiente sensacional».

Desde Vera llegó Manuel Cano que confesó que «voy a hacer la carrera corta porque ando tocado en el gemelo. Soy amigo de gente de la organización, vengo todos los años y no quería perderme esta edición, pese a no estar demasiado bien». Aunque la prueba se celebró hoy, la carrera empezó a tomar forma desde ayer sábado, con la instalación de la Feria del Corredor y la realización de todo tipo de actividades, desde espectáculos infantiles, con la actuación de Papanú, hasta talleres o grupos de animación. De esta forma, los participantes pudieron recoger su dorsal sin esperar a la salida de esta mañana y las aglomeraciones de última hora, mientras disfrutaban de los expositores y el ocio. Juan Luis Sepúlveda, de Cruz Roja, se mostró muy satisfecho en la previa, recordando que «es una carrera que está completamente consolidada en el tiempo. Comenzamos esta andadura como un proyecto muy interesante para tratar la relación entre las personas, más en una provincia como Almería».

Muchas novedades

Cruz Roja Almería quiso que esta edición tuviera un sabor especial entre los más fieles y organizó una prueba muy diferente a lo que había venido siendo habitual. Si, hasta ahora, el Paseo Marítimo había sido centro neurálgico del evento, en esta ocasión la actividad se trasladó hasta Las Almadrabillas y aprovechó otros espacios y recursos de la ciudad para ganar en atractivo y vistosidad. Los corredores se dirigieron hasta la rotonda de La Gloria por la rambla Federico García Lorca, para allí hacer un cambio de sentido.

Los que optaron por hacer la prueba absoluta, una vez bajada la rambla, pusieron rumbo a la rotonda de Pescadería, mientras que los de la corta volvieron de forma directa al Cable Inglés.

Como destacó Antonio Alastrue, vicepresidente de Cruz Roja Almería, el objetivo era «que todo el mundo que quiera correr pueda hacerlo, ya sea andando, patinando o a su modo. Los corredores de los siete kilómetros tienen sus clasificaciones y entrega de trofeos y yo destacaría la Feria del Corredor que se ha llevado a cabo durante el fin de semana y las diferentes actividades que se han llevado a cabo por parte de los voluntarios de la Cruz Roja».

El vicepresidente de Cruz Roja resaltó la importancia de este evento dentro del calendario de actividades que la organización viene desarrollando en Almería durante todo el año y el carácter transversal de este evento, en el que colaboran la práctica totalidad de las áreas que la conforman. Alastrue declaró, en este sentido, que «es una fecha muy especial e importante para nosotros y por eso hemos incluido novedades en esta edición con el objetivo de diferenciarlas de otras. Queremos ser referentes de muchos deportistas de diversas edades y culturas». Otro apunte destacable lo realizó Juan Mateos, uno de los habituales en las carreras populares almerienses que nos señaló que «no son muchas las posibilidades a lo largo del año para correr por el centro de Almería, de hecho son muy pocas. Solamente en ocasiones muy excepcionales como ha sido hoy puedes disfrutar de un lugar como la rambla para hacer atletismo».

En categoría masculina se hizo pronto un grupo de cabeza, antes de llegar a La Gloria, con un José Antonio García Verdegay que tiró fuerte y que, además, llegó algo más fresco a los últimos metros para acabar imponiéndose por escaso margen a Juan José Rodríguez y a Mohamed Buzagou que le acompañaron en el pódium. En féminas, Ester Palenzuela hizo buenos los pronósticos y se anotó el triunfo mandando desde los primeros metros y marcando un ritmo imposible para sus rivales. A tres minutos entraron Paula Rodríguez y Cristina Martínez.