Ideal

Miguel Ángel de Amo, en una colocación, se salió ante el Barça.
Miguel Ángel de Amo, en una colocación, se salió ante el Barça. / J. J. A.

UNICAJA ALMERÍA

El amo de la Superliga de voleibol

  • Unicaja Almería consigue una contundente victoria con otro gran partido de Miguel Ángel de Amo

Unicaja Almería pasó como un rodillo por el Pavelló Can Carbonell de Cornellá y consiguió una gran victoria frente a un FC Barcelona que había dado mucha guerra a los rivales que habían pasado por su pista. Pero los blanquiverdes realizaron un partido casi perfecto, muy a la medida del celebrado en la primera vuelta, donde también hubo repaso ahorrador. Ayer, sin embargo, no hubo lugar para calibrar el rendimiento rival, porque fue Unicaja Almería quien lo hizo todo.

Los almerienses jugaron casi sin error, en un duelo en el que Piero Molducci puso en pista a todos los disponibles, pero el que puso en marcha al equipo fue un Miguel Ángel de Amo que se convirtió en el 'mago', con un gran rendimiento en colocación y saque, pero sin olvidar la aportación de otros como Moisés Cézar, que volvió a hacer de las suyas en bloqueo, o un Juanmi González que tiró del 'carro' en el ataque por punta para ser el máximo anotador del partido.

Un rodillo

Unicaja Almería comenzó imponiendo el trabajo defensivo para colocarse pronto con ventaja en el marcador ante el equipo de David Lorente, que conseguía sus puntos con bastante dificultad. Los blanquiverdes, con un bloqueo de Borja Ruiz, se colocaron con tres puntos de diferencia (2-5), alimentada con el paso del set con variedad en ataque, por más que el saque de Petrov Blagovest inquietó a los de Molducci.

Los bloqueos de Miguel Ángel de Amo y Moisés Cézar -doble del brasileño- y un punto directo del primero dieron estabilidad en el marcador a los blanquiverdes (5-10), obligando al técnico local a solicitar el primer tiempo muerto, ante la dificultad para controlar el saque del colocador almeriense, que puso el tanteo en 5-12 al llegar al tiempo técnico.

Los almerienses eran una apisonadora en su juego, compactos y efectivos en ataque, sobre todo por punta, con Juanmi González y Alemão, que hacían imposibles los intentos blaugranas por meterse en el partido, también como consecuencia del error. Un ataque de Borja Ruiz puso el 7-17, que avisaba sobre la proximidad del triunfo parcial blanquiverde. Llegó porque no cambiaron las cosas. El FC Barcelona jugó con error, todo lo contrario que Unicaja Almería, con gran trabajo en la red que sirvió para puntuar de forma directa o por contraataques, tras otro bloqueo de De Amo (11-21), que obligó a Lorente a parar de nuevo el partido. Tras un saque del mejor jugador blanquiverde, Miguel Ángel de Amo, se cerró la primera manga (14-25), en 24 minutos.

Solidez

No hubo cambio de comportamiento en el inicio del segundo set. El saque de Mario Ferrera hizo daño a la recepción blaugrana, incapaz de armar juego de ataque, que moría en el bloqueo o directamente fuera. Juanmi González, por punta, mantenía las diferencias, imposible pararle (1-4). El onubense se apuntó a la fiesta con su saque para poner distancias (4-9). De todas formas, a Alemão le costaba pasar el bloqueo de Ivan Vlasev y Galindo, que le frenaron por dos veces antes de llegar al tiempo técnico (7-12).

Los cinco puntos de diferencia permitieron a Unicaja Almería jugar cómodo, a la par que tensionó al cuadro blaugrana, más de lo permitido porque buscó el riesgo que generalmente se convirtió en error, bien aprovechado por los de Piero Molducci para aumentar las diferencias con un ataque y un bloqueo de Mario Ferrera (11-18). De Amo siguió haciendo las suyas, en distribución y saque. Uno suyo puso el 12-20 que hizo saltar una nueva alarma en los blaugranas, incapaces de mejorar. Con 15-24, un ataque de Juanma González puso el definitivo punto, tras 27 minutos de juego.

Compacto

Sin fisuras, con prisas, Unicaja Almería fue marcando las pautas de comportamiento en el envite, dispuesto a cerrar pronto la tercera manga, para administrar esfuerzos. Cerró en bloqueo y mandó en ataque con el 'amo' del partido como estrella. Lucimiento del colocador almeriense que llevó al equipo en volandas hacia el triunfo (1-7).

Los almerienses continuaban con su excelente comportamiento, buena lectura en bloqueo y escaso error para colocar las diferencias en torno a los ocho puntos al llegar al tiempo técnico (4-12). El bloqueo de Moisés Cézar terminó por desquiciar a los blaugranas, cuyo técnico se vio obligado a pedir tiempo muerto (5-15).

No varió. Eran muchos las diferencias de nivel entre el conjunto almeriense y el barcelonés. Los de Molducci, gracias a su gran rendimiento en todos los fundamentos, no encontraron dificultades para seguir construyendo la victoria, que llegó con un primer tiempo de Moisés Cézar, que puso el 13-25, en 23 minutos.