Ideal

El equipo almeriense, durante un partido como local.
El equipo almeriense, durante un partido como local. / IDEAL

RUGBY

El rugby sigue creciendo de la mano del URA

  • Miguel Palanca, presidente del club más importante que tiene la provincia en esta disciplina, se muestra orgulloso de todo lo que están consiguiendo

El Unión Rugby Almería se ha colado en el panorama deportivo provincial para sonar cada vez con más fuerza. Lo que hasta hace escasos años era un deporte desconocido para la mayoría de almerienses, ahora es capaz de llenar las gradas del estadio de La Juventud, llevar el nombre de Almería por los distintos campos de la división de plata del rugby nacional o hacerse con el recinto más representativo del deporte local: el Juan Rojas, que será habilitado en los próximos meses para que el URA pueda jugar sus encuentros en él. Las obras, que tenían que haberse llevado a cabo ya, están sufriendo retrasos.

Miguel Palanca, presidente del club, habla orgulloso de lo mucho que están logrando en estos años. «Nosotros llevamos en nuestro nombre la palabra 'unión', y no es un mero adorno, sino la pura realidad. El unirnos nos ha hecho, evidentemente, más fuertes y eso, a su vez, nos ha hecho más visibles, lo que nos está dando la vitamina para crecer más rápido. Es una sucesión de hechos, todos bajo la premisa fundamental de la unión, real y efectiva, en la que todo el que quiera, cuenta y aporta», relata el máximo mandatario almeriense.

Palanca hace hincapié en que «la clave del rugby en Almería es la unión. No lo veo como un proyecto personalista. De hecho, no lo es, y está demostrado. Empezó la Universidad y después continuó Costa de Almería con Juan de Luque, José Cuadrado, Pablo Jiménez, Jorge Giménez y un montón de rugbiers que nos han traído hasta hoy. Algo más tarde empezó El Ejido y hoy hemos conseguido unir un modo de vida alrededor del Proyecto URA.

Además, se van uniendo veteranos de muchas procedencias, de Madrid, Granada, Murcia, Sevilla, Cádiz, Asturias o Cataluña, así como muchos argentinos residentes en Almería, y esto nos hace más fuertes, más diversos y plurales, más grandes, más URA. Por eso, ahora estamos en División de Honor y por eso desde los 4 a los 18 años se han cubierto los huecos para que los niños puedan hacer rugby permanentemente desde la edad temprana hasta que sean adultos. La unión ha permitido escuelas en Almería, Roquetas, Aguadulce, El Ejido y Balerma, nos ha traído brotes en Huércal-Overa y Adra, y provocó que Carboneras se volviera a federar».

Un año positivo

Miguel Palanca está satisfecho con la trayectoria que lleva el equipo sénior, ascendido hace dos temporadas a División de Honor B y la pasada consiguió una valiosa permanencia, objetivo por el que lucha en esta. «Desde luego que el balance de año es muy positivo. Nunca habíamos llegado a esta categoría y lo cierto es que, deportivamente, es un éxito de todos, porque todos estamos ayudando en todas las parcelas en las que podemos y, sobre todo, hemos hecho crecer a jugadores de Almería. Nos dimos cuenta de que íbamos excesivamente justos y abrimos la filosofía de traer algún jugador de fuera que marcara la diferencia. Estoy muy contento con la reacción de todos los deportistas que están en URA, con la cantidad de jugadores que estaban en su casa y han vuelto, y también con el femenino. En general, con el aumento progresivo y exponencial entre las personas practicantes de este deporte», explica el presidente.

Eso sí, el 2017 llega con muchos retos en el horizonte. El primero, conseguir al fin que el Juan Rojas sea habilitado para la práctica del rugby. «Nuestro mayor objetivo vuelve a ser la instalación. Esa es la que nos va a permitir seguir creciendo y la vamos a utilizar como un centro de unión. Tenemos más niños, personas y servicios cada vez, y eso tiene la imperiosa necesidad de tener una instalación nueva. También le hemos pedido al nuevo año que sea una realidad la creación de una fundación, que también hace necesaria una sede estable. En definitiva, necesitamos una base de operaciones desde la que seguir con la promoción de Almería por toda España desde la honestidad, el respeto, la integridad y el trabajo en equipo», destaca el presidente.

En el ámbito meramente deportivo, Miguel Palanca afirma que «lucharemos por la permanencia y la conseguiremos, pero no es prioritario. Antes antepondría otras cosas, sin perder la cabeza, como un proyecto de formación de monitores y entrenadores, por ejemplo. Tengo el sueño de ver a URA algún día en División de Honor A, y estoy seguro de que se hará realidad, pero será con las cosas bien hechas y unas bases muy sólidas. No queremos cometer errores».

Para ello, el presidente sigue pidiendo apoyos. «Siempre he pregonado que hace falta una ley de mecenazgo en condiciones y que no haya apoyo público. Las administraciones deben estar para otras cosas y apoyar al deporte base, pero una vez que reparten, no puede ser que a unos sí y a otros no, sino que deben ser ecuánimes. El rugby está haciendo cosas que no hacen los demás, y siendo los últimos en llegar. Llegará una gran empresa que se dé cuenta de que representamos todo lo que quiere que le represente ante la sociedad», vaticina Palanca. De momento, su club está dando cobijo a los cientos de aficionados al rugby que hay en la provincia y eso, ya de por sí, es todo un éxito. El crecimiento de esta disciplina es más que patente.