Ideal

Toni Llabrés destaca las ganas de aprender y la motivación de Antonio Casimiro. :: Ideal
Toni Llabrés destaca las ganas de aprender y la motivación de Antonio Casimiro. :: Ideal

VOLEIBOL

Los líberos de Unicaja, a por el doblete

  • Toni Llabrés y Antonio Casimiro confían en un plantel que sigue imbatido en la Superliga. El balear sigue siendo uno de los grandes líderes del equipo mientras el almeriense trata de ganarse más minutos en cancha

Toni Llabrés, libero de Unicaja Almería realizó un balance positivo del arranque de la Superliga en la que el conjunto almeriense cuenta sus partidos por victorias, lanzando un serio aviso a sus rivales de que, un año más, es el máximo favorito para ganar tanto el torneo de la regularidad como la Copa del Rey.

«Tiene doble mérito por la pretemporada que hicimos, con pocos entrenamientos», aseguró el balear, protagonista de todos los títulos blanquiverdes de los últimos tiempos y que, además, es optimista de cara al futuro más inmediato porque «el equipo ha ido evolucionando mucho; sí es verdad que el tropiezo en la Supercopa puede restar un poco de credibilidad a la hora de decir esto, pero creo de verdad que el equipo ha evolucionado bien y que es la dinámica en la que tenemos que seguir».

Los números ratifican esa impresión y de «haber perdido solo un set nos da mucha confianza en el trabajo que hemos hecho y en la labor en los partidos». La propuesta de Toni Llabrés es «seguir como hasta ahora para alargar esta racha lo máximo que se pueda», consciente de que muy poco marca la diferencia para ganar o perder, pero a la vez reduciendo al máximo las opciones de lo segundo a base de sacar siempre la mejor versión posible.

«Igual que se perdió la Supercopa se pudo haber ganado; no sé si no éramos conscientes de la dificultad por la diferencia en la clasificación, no sé si eso influyó un poco, pero bueno, un partido puede pasar, igual que ganamos todo en año anterior, este año la balanza se decantó para Teruel y nos sirve para aprender y para seguir adelante».

Lecciones de nivel

Antonio Casimiro no está dejando la ocasión de tomar toma de Llabrés, con el que ha tenido la suerte de coincidir. «Para mi Toni es increíble, no solo como persona, que es excepcional, sino como jugador, ya que tiene un talento muy grande». El pupilo igualmente es reconocido por el maestro, ya que «siempre está súper dispuesto a aprender, con una actitud muy buena, está muy motivado, hasta el punto de que algún día en el que yo puedo estar más flojo, lo miro a él y me motiva para entrenar». Casimiro dice de Llabrés que «es el mejor líbero que podía tocar para aprender y disfrutar», y Llabrés de Casimiro asegura que «si sigue así llegará a un gran nivel porque tiene unas condiciones muy buenas». No se queda en palabras, sino en hechos, todo basado en el respeto entre ambos como el que expresa Casimiro que aseguró que «es muy buen rival y compañero, bien entendido porque no hay rivalidad sino todo lo contrario».

Esto se contextualiza en ganas de comerse el mundo, como es obligado en alguien que empieza. «Mi balance es claramente positivo; colectivamente el equipo está rindiendo a un nivel excepcional, y todo viene a que trabajamos día a día muy duro, viéndose en los resultados y estando invictos en la Superliga; individualmente, queriendo más minutos, lógicamente, pero aprendiendo mucho y mejorando, con las mismas ganas que el primer día».

El que se conoce la Superliga a la perfección es Toni Llabrés, que por ello tiene bagaje suficiente para confirmar que efectivamente «ha subido de nivel, se ha metido ahí Palma, Ibiza está fuerte también y obviamente Teruel». De todos modos, sabe que capitanea un grupo de ganadores y que «el club desde que estoy yo aquí nunca nos ha pedido ganar, sino que estemos en las finales, pero es cierto que a los jugadores que venimos aquí, con estar en las finales no nos basta, queremos ganarlas y por ello trabajamos fuerte». Dicho esto, está claro que a 2017 le pide «ganar la Copa del Rey y la Superliga y estar en el Campeonato de Europa con España». No hace castillos en el aire, sino que conoce sus posibilidades y sabe que son muchas. En ese sentido, todo lo deseado es factible y «Es posible y entrenamos duro todos los días para ello; la Copa del Rey en febrero es un objetivo bonito y obviamente muy real; la Superliga, más adelante ya veremos, como la lista de la Selección; los tres son alcanzables y me motivan muchísimo».

Ese día a día es el que usa Casimiro para ir cuajándose, consciente del gran plantel en el que milita. «Puede ser que algún día vayas de bajón a tu casa diciendo 'quiero jugar más', pero si te pones a pensarlo fríamente, es un equipazo, y entonces me veo a un nivel muy alto ahora mismo, la recompensa». Los éxitos y los fracasos son de todos, porque el equipo es de 12 jugadores que pasan más horas de entrenamiento que de partido. Toni Llabrés ya lo dijo cuando se recibió a Palma que «el segundo equipo, por decirlo de alguna manera, es muy importante porque es el que da trabajo todos los días; si tienes un segundo equipo muy flojo la exigencia del equipo titular no es la misma, así que es fundamental».

No solo eso, sino que cualquiera está capacitado para saltar a la cancha. «La seguridad de que da la gente cuando sale desde el banquillo; sabes que si un compañero no está bien, va a haber otro con un buen nivel».

De ahí que las ganas de Casimiro sean perfectas para Unicaja: porque «he sido siempre ambicioso en el deporte, pero ahora con paciencia porque tengo que tener muy claro que en el equipo en el que estoy es difícil tener minutos, deseando ganar los títulos y que colectivamente sigamos rindiendo al mismo nivel». Lección de madurez anticipada, apoya lo que Llabrés dice de los entrenos y de la calidad de los mismos. «Mi partido está en los entrenamientos, ahí es donde juego cada día».