Ideal

MÁS DEPORTES

URA le dice a la División de Honor B que ya está aquí

Ensayo de Lucas durante el partido disputado por URA que, con la victoria, empieza a mirar a la salvación.
Ensayo de Lucas durante el partido disputado por URA que, con la victoria, empieza a mirar a la salvación. / IDEAL
  • Los cruzados no hacen su mejor partido pero logran una amplia victoria que les permite meter tierra de por medio con el descenso y ganar respeto entre sus rivales

  • Segundo triunfo consecutivo de los almerienses para ver la luz al túnel

No se puede ser más contundente a la hora de lanzar un aviso que con un rotundo marcador como el producido en el Estadio de La Juventud-Emilio Campra. Unión Rugby Almería se centró en si mismo, en su propio juego y, pese a dos bajas sensibles como las de Tom Armstrong e Ismael Varas, pasó por encima de las esperanzas de Helvetia, primero de victoria y después de lograr un punto bonus. Los que sí se hicieron con el pleno fueron los hombres de Pablo Jiménez, que lograron un triunfo de cinco puntos para alcanzar la veintena, subir un puesto en la tabla clasificatoria y tener a tiro de piedra la séptima plaza. El público, un fin de semana más, no falló pese a las inclemencias meteorológicas.

Comenzó muy enchufado Unión Rugby Almería y para el minuto dos ya había hecho su primer ensayo a través de una acción con varias fases y el talento de Lucas, que al final del choque había depositado tres veces el balón en la zona de marca sevillana.

Metido en su papel

Los gritos del 8 de los cruzados ordenando o animando a sus compañeros se hicieron una constante y, pese a que hubo algunos errores muy castigados al propiciar los tres ensayos de Helvetia, el cuadro almeriense se metió en su papel. Así, no dejó escapar la oportunidad de devolver la moneda cosechada en la primera vuelta, cuando se encajó una derrota que no cabía en unas cuentas de la permanencia ya rehechas de nuevo.

Cerca estuvo de ensayar Graciarena, pero hubo paciencia y el que lo hizo fue Lucas con transformación sencilla del propio Graciarena. Pintaba bien, pero Helvetia se aprovechó de dos errores en la marca y dio la vuelta al marcador con dos ensayos en los minutos 8 y 11, de los que transformó solamente el segundo para un marcador de 7-12. Recortó con un golpe de castigo Graciarena en el minuto 16, iniciando de nuevo una inercia de dominio local que se culminó con otro ensayo de Lucas, en el minuto 23, transformado en esa ocasión por Nacho de Luque. Otra buena jugada, esta vez por la derecha y después de una enorme progresión de Joaquín Pérez, sirvió para otro ensayo de Mwale.

Era el minuto 26 cuando Nacho de Luque, transformando la patada, hizo que Unión Rugby Almería doblara en el marcador a Helvetia (24-12). Quedaba todavía algo más de anotación antes de irse al descanso, ya que Nacho otra vez estuvo certero a palos con un golpe de castigo que ponía en el intermedio quince puntos entre unos y otros (27-12). Nunca en rugby un partido está claro y de hecho el cuadro sevillano nunca se bajó los brazos. Recortó a los cinco minutos de la segunda mitad con otro error por la banda que acabó en ensayo transformado. Quedaba mucho por delante y el tanteo se apretó hasta el 27-19. Desde ese momento, y pese a que el colegiado añadió 8 minutos, Helvetia se quedó sin anotar más en el partido.

Reacción local

No tardó mucho en reaccionar URA y Lucas hizo su tercer ensayo particular, punto bonus ofensivo en caso de victoria, por el costado derecho y tras romper con inteligencia la defensa 'helvética'. La patada era muy complicada y Nacho de Luque no la acertó, pero se sacó muy bien la espina con un golpe de castigo en el 69 y con el último ensayo local en el 83. Antes, Unión Rugby Almería supo sufrir en defensa, dejando atrás los errores, y secando las tentativas visitantes incluso a pocos metros de la zona de marca. El gran partido de Graciarena se vio recompensado en lo particular con un ensayo en el 73 servido por Nacho de Luque.

Igual sucedió con el almeriense, que tuvo igual premio siendo muy listo en un golpe que él mismo sacó rápido para apretar los dientes y no tener a nadie que lo cazara hasta depositar el oval para el 47-19 final, puesto que también apuntó bien la posterior transformación. La satisfacción general estaba bien justificada pese a que no había sido un desarrollo de tanto nivel como en El Puerto de Santa María, pero se llega al parón de Navidad con 20 puntos, cuartos por la cola, con la séptima plaza a tiro de una victoria más bonus y a falta de cuatro triunfos más para lograr la permanencia. URA gritó que ya está aquí y se haya en un momento de forma muy bueno y con gran solidez en el bloque.

Los cruzados alcanzan su máxima puntuación desde su debut en División de Honor B ante un rival directo y Pablo Jiménez, el exigente preparador, mostró alegría por el trabajo hecho antes de irse al parón navideño pero al mismo tiempo quiso no olvidar los errores que propiciaron que Helvetia hiciera 12 de los 19 puntos totales en el partido. Tras las complicaciones iniciales, hay que sentirse satisfecho de haber sido capaces de reaccionar y salir de una situación bastante complicada, pero con los pies en el suelo para lo que resta.