Ideal

Moisés Cézar se muestra expectante ante la próxima celebración de la Superliga, a disputar en Los Planos el próximo 7 de diciembre.
Moisés Cézar se muestra expectante ante la próxima celebración de la Superliga, a disputar en Los Planos el próximo 7 de diciembre. / J. J. A.

UNICAJA ALMERÍA

Imposible no pensar ya en la Supercopa

  • El central brasileño destila confianza en el trabajo que hasta ahora está desarrollando Unicaja Almería

No tuvo demasiada historia la victoria conseguida el pasado fin de semana sobre CV Mediterráneo, o sí, según se quiera mirar. En la observación que un equipo campeón debe tener sí hay un matiz que reafirma el recorrido emprendido y es que la intensidad y la concentración en el juego del líder no bajaron ningún grado en los tres sets disputados frente al débil conjunto castellonense. Eso es muy bueno como test de fortaleza mental, y es una de las cuestiones que más destaca el central brasileño Moisés Cézar de lo que va de curso cuando realiza una primera mirada retrospectiva. «Lo más importante no es mirar al otro equipo sino cómo jugamos nosotros, como dice Piero».

El jugador suramericano reconoce que se esperaba «más dificultades» ante los castellonenses, porque siempre se prepara muy bien pensando que «todos los partidos son complicados sea cual sea el rival». En ese sentido, «todos vienen a ganar a Unicaja Almería como un reto», por lo que lo obligado es «jugar mejor siempre, con la máxima concentración, independientemente de quién sea el adversario, porque si pasa una tontería se va el partido».

Marchar cortas

Ante CV Mediterráneo no hubo marchas cortas, sino un ritmo que fue demoledor para las ilusiones del penúltimo equipo de la clasificación de la Superliga Masculina. «Fue sencillo, jugamos concentrados para no bajar el nivel». Es más difícil de lo que parece.

No es fruto de la casualidad, y con su sólida formación moral aplica lo de que 'el trabajo dignifica' al relatar el sentimiento de la plantilla. «Nosotros como equipo estamos muy contentos, siete de siete, y eso es porque hasta ahora Unicaja está demostrando que es un bloque que trabaja mucho, que lucha siempre en la cancha, y estamos muy satisfechos con esto». Es el mejor modo de afrontar las dificultades de la temporada, como las que precisamente aparecen en el horizonte más cercado. «Nos llegan dos semanas complicadas de partidos con la Supercopa en medio, y pienso que tiene que ser una cosa de cada vez».

Esa es la teoría, sin que en la práctica las sensaciones quieran cumplirla. «Primero la Liga, claro, pero es imposible no pensar que vamos a jugar tres partidos en estas dos semanas y que llega el primer título». Es muy importante pasar página y renovar la ilusión. «La verdad es que me pongo contento con lo que conseguimos el año pasado, pero este año es otra historia, es otra temporada, e ir a disputar un título para nosotros como jugadores siempre supone más motivación».

Palmarés individual estrenado de verde, Moisés Cézar no se conforma con tres entorchados. «No quiero pensar, pero ya estoy imaginando ese título», el cual se disputa el próximo día 7 de diciembre, en Los Planos.

Antes toca visitar a Vecindario ACE Gran Canaria en una pista en la que han caído Ca'n Ventura y antes lo hizo CV Teruel precisamente, el rival en la gran final de la Supercopa de España en Los Planos. Por partes, ahora sí, máxima precaución ante el conjunto insular. «Será un equipo difícil y sabemos que tienen mucha ilusión en ganarnos a toda costa, pero lo más importante es lo que ya he comentado, lo que pide Piero, mirarnos a nosotros, trabajar bien durante la semana en todo lo que tenemos que hacer, ataque, defensa y saque, para que no nos llegue una sorpresa allí, teniendo en la cabeza que lo darán todo para vencernos».

Motivación añadida

Pero la plantilla ahorradora usa como motivación añadida el prestigio de defender la camiseta del club más laureado de la historia. «Recordamos que llevamos el nombre de Unicaja». También es motivación aferrarse a la condición de invicto. «Llevamos siete de siete y tenemos que seguir así».

Un hándicap a tener en cuenta es que el horario es distinto, nada habitual para el conjunto ahorrador. «Extraño porque nunca he jugado a mediodía del sábado, el año pasado tampoco, y será complicado, pero vamos a ver qué pasa». Tampoco se podrá contar con la afición, que «ojalá que siga viniendo más y más porque ayuda a jugar mejor».

En cancha turolense sí habrá una mancha blanquiverde en medio de la marea naranja que empujará a su equipo para clamar venganza y arrebatar la Supercopa a Unicaja Almería. No asume el papel de favorito, porque hay borrón y cuenta nueva, unas circunstancias especiales, si bien se encuentra sorprendido por los pinchazos en la Superliga de los de Rivera. «En especial que perdiera con Melilla, porque sabemos que es un equipo fuerte, que el año pasado nos llevó hasta el quinto partido, una escuadra buena formada por un gran plantel de jugadores, que lucha siempre, con buena estructura como club. no sé que le está pasando este año, pero seguro que no importa».

No le cabe la mejor duda al central brasileño de que CV Teruel va a apretar mucho y a pelear por ser campeón, así que una vez más tocará aplicar la filosofía propia de los verdes. «Tenemos que estar concentrados». En su ayuda van los matices de las sensaciones. «La verdad es que es bueno estar aquí -en Unicaja Almería- el sentimiento, y la ilusión que tenemos renovada es que este año estamos haciendo las cosas muy bien». Las bases están puestas y ahora toca rematar el trabajo.