Ideal

GIRO DE ITALIA

Nairo Quintana conquista el Blockhaus

El colombiano Nairo Quintana, nuevo líder del Giro de Italia.
El colombiano Nairo Quintana, nuevo líder del Giro de Italia. / Afp
  • El colombiano se escapa de Nibali, que sufrió mucho en la subida, y se convierte en el nuevo líder

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) ganó en solitario la novena etapa del Giro de Italia, este domingo en la llegada en alto del Blockhaus, haciéndose con la ‘maglia rosa’ de líder antes de la segunda jornada de descanso de la carrera. Quintana, que toma el primer puesto que tenía desde el martes el luxemburgués Bob Jungels (Quick-Step), llegó con una ventaja de 24 segundos sobre el francés Thibaut Pinot y el holandés Tom Dumoulin, segundo y tercero, respectivamente.

En la general, Quintana tiene 28 segundos de ventaja sobre Pinot y 30 respecto a Dumoulin. «Ha demostrado que es el más fuerte hoy, pero todavía hay muchas cosas que van a pasar en el Giro», señaló el francés sobre el nuevo líder. «Todos mis compañeros hicieron un gran trabajo y pudimos ganar. Ahora queda mucho Giro, pero estoy bien», dijo el colombiano antes de subir al podio para recibir su ‘maglia rosa’.

El ganador de la última edición de la carrera, el italiano Vincenzo Nibali, que sufrió mucho en la subida final para entrar quinto en meta a un minuto, quedó en quinta posición en la general, a un minuto y 10 segundos. El cuarto puesto fue para el holandés Bauke Mollema (a 51 segundos).

Ganador del Giro en 2014 y gran favorito en esta edición, Quintana, de 27 años, demostró su excelente estado de forma con varios ataques en el último puerto, cuando rodaba con Pinot y Nibali. Finalmente hizo daño a falta de cuatro kilómetros, cuando se marchó solo hacia la cima.

«Sabía que era importante abrir algo de distancia con los otros rivales de cara a la crono (el martes). Después del primer ataque he visto que Pinot y Nibali me seguían, pero lo he seguido intentando una y otra vez hasta que he podido finalmente abrir y seguir hacia adelante», analizó Quintana. Antes de quedarse solo con los hombres fuertes del pelotón, el equipo Movistar llevó en volandas a Quintana, destacando su compatriota Winner Anacona y el costarricense Andrey Amador.

Caída masiva por una moto

La etapa quedó marcada por una caída masiva cuando se iniciaba la ascensión al Blockhaus, a unos 14 kilómetros de la meta. Una moto de la policía aparcada a un lado de la carretera cortó el paso de un primer ciclista, el holandés Wilco Kelderman, que se cayó arrastrando a una quincena de corredores.

Entre los que se fueron al suelo estaba el británico Geraint Thomas (Sky), segundo de la general a seis segundos del líder Jungels al principio de la etapa, que retomó la marcha a más de dos minutos de la cabeza de carrera, así como su compañero español Mikel Landa, el otro líder de la formación británica.

También se vio implicado en la caída el británico Adam Yates, cuarto en el pasado Tour, que también continuó en la etapa, aunque con dolores y mucha desventaja con los hombres de cabeza. Cedió más de cuatro minutos y medio en meta.

«Esto no debería ocurrir, no sé qué decir, es ridículo. Un ciclista delante mío fue cortado por esa moto, en la caída mi hombro se ha dislocado. Me sentía bien hasta la caída, ahora mi carrera ha acabado», dijo Thomas, ahora a más de cinco minutos del líder en la general.

Este lunes es la segunda de las tres jornadas de descanso de la carrera, que vuelve el martes con la primera contrarreloj, casi 40 kilómetros entre Foligno y Montefalco (centro del país). Dumoulin, uno de los mejores especialistas del pelotón, tendrá la oportunidad de asaltar el liderato.