Ideal

La Plaza de Toros de Talavera se pone en venta por tres millones de euros

La Plaza de Toros de Talavera se pone en venta por tres millones de euros
  • En este histórico coso taurino murió el mítico Joselito cogido por Bailador

Los tres millones de euros que los propietarios de la histórica Plaza de Toros de Talavera de la Reina (Toledo) piden por ella pueden ser simple calderilla para el Wanda Group, el conglomerado empresarial chino que ha puesto sus ojos en el Atlético de Madrid. Quien posea esos tres millones y quiera hacerse con una plaza construida a finales del siglo XIX, declarada Bien de Interés Cultural y en la que perdió la vida el mítico Joselito en 1920 no tiene más que ponerse en contacto con sus dueños: los herederos de Felicísimo Tejedor.

Los dueños se han dirigido primero al Ayuntamiento de Talavera y se han reunido con el alcalde, Jaime Ramos, del PP, que estudia la oferta y está dispuesto a ofrecer algo más de la mitad: 1,6 millones. El problema es doble: esa cantidad se aleja de lo que pide la propiedad de la plaza y pueden llegar otras ofertas y, además, el PP no gobierna por mayoría absoluta en Talavera y los demás grupos podrían poner objeciones para adquirirla. De momento, Ganemos ha expresado un no rotundo bajo el argumento de que "hay otras prioridades en Talavera", un municipio de unos 90.000 habitantes que tiene el triste honor de ser la ciudad de Castilla-La Mancha con mayor tasa de paro. El PSOE, por su parte, propone alquilar la plaza con opción a compra durante dos o tres años para organizar en su interior todo de actividades y analizar su rentabilidad en ese tiempo.

La Caprichosa

La Plaza de Toros de Talavera, conocida como La Caprichosa, lleva años sufriendo una decadencia continua que se traduce en contados festejos de relativa importancia. Su época dorada la vivió en las primeras décadas del siglo XX. Inaugurada en 1890 con una corrida que contó con el concurso de los toreros Fernando Gómez Gallo y Antonio Arana 'Jarana', su momento histórico llegó el 16 de mayo de 1920 con la muerte en la arena de una leyenda, el sevillano José Gómez Ortega 'Joselito'.

Esa tarde, el cartel original lo integraban Rafael Gómez 'El Gallo', Ignacio Sánchez Mejías y Larita pero a última hora se incluyó a Joselito para un mano a mano con su cuñado Sánchez Mejías.

Cuentan las crónicas de la época que aquel día la mismísima reina Victoria Eugenia, esposa de Alfonso XIII, se encontraba entre los asistentes en uno de los palcos. Joselito, que solía arriesgarse con el “salto de la garrocha”, lo practicó con el quinto toro, Bailador, sin que lo viese la reina, distraída en otras cosas. Enterado el torero, decidió repetirlo pero Bailador lo embistió corneándolo mortalmente por el vientre.

Desde entonces, la Plaza de Toros de Talavera se llama La Caprichosa y, también desde entonces, todos los 16 de mayo las cuadrillas que hacen el paseíllo en la plaza de toros de Las Ventas, de Madrid, lo realizan con montera en mano y guardan un respetuoso minuto de silencio. A Joselito no le haría ninguna gracia ver a La Caprichosa en manos de los chinos o de cualquiera que ponga 3 millones de euros sobre la mesa.