Ideal

Carmen Thyssen y Cultura se dan tres meses para reformular la cesión de la colección

video

La baronesa Thyssen, Carmen Cervera (izq.). / Efe I Atlas

  • Se discutirá un nuevo marco legal para prorrogar la cesión gratuita de los cuadros de la aristócrata al Estado

  • Sus abogados reclaman que le permitan exponer en muestras internacionales al menos 60 piezas de las 430 de la colección

Acuerdo de mínimos entre la baronesa Carmen Thyssen y el Ministerio de Cultura. La cesión gratuita de los cuadros de Tita Cervera se prorroga por tres meses «a la espera de lograr un tipo de acuerdo que satisfaga a ambas partes», confirmó en la tarde del martes el titular de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. «Hay buena voluntad y buen ánimo. Tenemos tres mese para hablar, proponer y matizar y fijaremos nueva fecha» aclaró Méndez de Vigo tras hablar con la baronesa «para comunicarle la buena disposición y el ánimo del Ministerio para encontrar una solución beneficiosa para todos».

«Hemos quedado para seguir hablando» reiteró el ministro, que confirmó que la aristócrata reclama «que la colección pueda salir a otros países y tenga más vida que la que tiene ahora» y «otras consideraciones que discutiremos». «Queremos actuar con flexibilidad, pero dentro de la Ley del acuerdo firmado en 2002 que establece la relación», acotó el ministro. Resaltó que «no son condiciones económicas» las que exige la baronesa. «Los cuadro son suyos y los cede desde 2002, de modo que vamos a ver si podemos encajar ambas posiciones. Hay buena voluntad y veremos si podemos seguir hablando», concluyó el ministro.

«Mi pasión es el arte y mi deseo es que mi colección pueda exhibirse en España siempre que esté amparada en un marco legal, justo y global», había expuesto Tita Cervera unas horas antes, tras amagar de nuevo con llevarse los cuadros que tiene cedidos al Estado si no se modifican algunas condiciones del acuerdo. Quiere un pacto que «respete y proteja» el valor de la colección, garantice su «accesibilidad y movilidad» para realizar «exhibiciones en todo el mundo» y dotarla de «mayor visibilidad».

Reclama la baronesa que le permitan exponer unas 60 piezas en muestras temporales dentro y fuera de España. «Deseo profundamente que mi colección pueda seguir en España de forma permanente siempre y cuando tenga un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única, que garantice la accesibilidad y movilidad de las obras para poder llevar a cabo exhibiciones en todo el mundo y para dotar a la colección de mayor visibilidad», explicaba por la mañana Cervera en un comunicado difundido por su abogados.

Solicita «un marco jurídico equiparable al que ofrecen las grandes pinacotecas internacionales». Entiende que el futuro de la cesión y de la colección «ha entrado en una situación de inseguridad jurídica, sometida a renovaciones anuales cortoplacistas y sin abordar aspectos esenciales para su futuro como el régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales de las obras; el régimen fiscal de la cesión y de mi dedicación a la misma, y las funciones de desarrollo cultural previstas en el acuerdo con el Ministerio de suscrito el 24 de febrero de 2000».

Asegura que el convenio suscrito el 15 de febrero de 2002 y sus sucesivas prórrogas «están obsoletos y requieren una actualización que contemple la cesión de la colección de una forma global». Reitera que su gran preocupación es «el mantenimiento, conservación y crecimiento de la colección que recibió, en parte como legado del Barón Thyssen, aumentándola sustancialmente desde entonces y llegando a las 1.300 obras».

Mesa conjunta

Recuerda la baronesa que solicitó en diciembre de 2016 la creación de una mesa conjunta con el Ministerio, la Fundación Thyssen-Bornemisza y el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. «Por razones que desconozco no ha sido posible crearla, lo que me ha obligado a solicitar al Ministerio de Cultura la puesta marcha de los mecanismos administrativos para iniciar el traslado de mi colección a otras sedes o países», revela.

«Durante los últimos 40 años me he esforzado y me ha apasionado ser mecenas cultural dando a conocer mi colección por todo el mundo», añade la baronesa. Destaca que colaboró con Tomás Llorens en más de 40 las exhibiciones internacionales o que fue pionera exponiendo en Shanghái y Pekín. «Siendo una coleccionista privada, lo que no he hecho nunca es tener los cuadros para mi disfrute personal y siempre me ha gustado compartirlos con el público» ya que «los pintores, para mí, no pintan para uno sólo». En su colección hay obras maestras de Gauguin, Monet, Degas, Toulouse-Lautrec, Brueghel, Edward Hopper o Pablo Picasso.

De sus 460 obras, 250 se exhiben en el museo «Suya es la colección y ella hará lo que crea conveniente. En todo caso quiero agradecer a doña Carmen que nos haya prestado la colección estos años. Ha sido una enorme suerte» dijo el ministro.

El acuerdo de cesión se rubricó en 1999 con Mariano Rajoy como ministro de Cultura y Miguel Ángel Cortés como secretario de Estado. El protocolo se formalizó en 2002 por once años, plazo que se fue renovando año tras año, no sin tensiones, hasta 2016, cuando la prórroga se hizo por seis meses, debido a la situación de interinidad del Gobierno.

En los años 90 el Estado adquirió la colección del barón, que reúne 800 cuadros que acoge el Museo Thyssen-Bornemisza en el Palacio de Vistahermosa «que son muy importantes y propiedad del Estado español», destacó el ministro. «Están en la colección permanente del museo con enorme éxito y son un complemento magnífico del Prado y del Reina Sofía. El año pasado tuvieron un éxito notable, como todos los museos de España, por cierto», recordó Méndez de Vigo.