Ideal

'La asamblea de mujeres' llena el Auditorio de público, risas y muy buen teatro

Lolita y Pedro Mari Sánchez en una escena sobre las tablas del Auditorio Maestro Padilla.
Lolita y Pedro Mari Sánchez en una escena sobre las tablas del Auditorio Maestro Padilla. / Ideal
  • La representación contó con un reparto integrado por rostros populares como Lolita, María Galiana, Míriam Díaz Aroca y Sergio Pazos

Los clásicos son también para el gran público. Es lo que reflejó el sábado el Auditorio Maestro Padilla, repleto de un público dispuesto a disfrutar con el humor de esta obra escrita por Aristófanes en el año 392 A. de C. y dirigida por Juan Echanove. Era el estreno de Echanove en la dirección, venía precedida del prestigio que supone formar parte del Festival de Mérida y la atracción de contar con un reparto de rostros populares de televisión como Lolita, María Galiana, Míriam Díaz Aroca, Pedro Mari Sánchez, Sergio Pazos, Luis Fernando Alves, Concha Delgado, Bart Santana y Santiago Crespo.

La respuesta encima del escenario ha sido muy divertida. Grandes actuaciones personales, un desarrollo que entretiene y, al final, dos horas de buen teatro clásico. El argumento cuenta una revolución femenina, en la que las mujeres toman el poder en el Parlamento de Atenas para poner en práctica una democracia real y social. Lolita lidera la revolución, en una excelente interpretación que refleja lo bien que se ha adaptado al teatro, en su papel de Praxágora. Junto a ella unas divertidas y desvergonzadas Míriam Díaz Aroca como Clytia, la gran maestra María Galiana como Althea y Concha Delgado como Lavinia. Por su parte, Pedro Mari Sánchez, como sufrido marido de Praxágora y siempre vestido de mujer, también crea algunas de las escenas más hilarantes.

La adaptación de Bernardo Sánchez hace claros guiños a la realidad política contemporánea, en una crítica hacia el poder y reclama que se gobierne pensando siempre en el pueblo. También en los diálogos se hacen ciertos homenajes del cine clásico, como 'Con faldas a lo loco' o situaciones personales muy populares vividas por la propia Lolita.

La obra se estructura en tres momentos. Primero, la toma del poder por las mujeres, más reivindicativa, en la que se reclaman los derechos de las mujeres. Una segunda, más sensual, una hilarante fiesta, con interpretación de un baile erótico por parte de Concha Delgado, donde son las mujeres las que deciden en las relaciones sexuales. Y ya el desenlace, que no contaremos para no hacer 'spoiler'. Además, dada la época que se avecina, los actores se despidieron al estilo de las chirigotas y con una canción carnavalesca.

El resultado ha sido una comedia muy divertida, que ha dado la oportunidad de ver el trabajo interpretativo de maestras como María Galiana y la labor coral del gran elenco de actores. Fueron despedidos con el público de pie y con grandes aplausos, en esta obra enmarcada dentro del 'Invierno Cultural' del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería.