Ideal

El 'Pituco' más vanguardista se puede ver en 108 obras en el Museo de Arte

La concejala de cultura con el director del museo y familiares del pintor
La concejala de cultura con el director del museo y familiares del pintor / IDEAL
  • La exposición se suma a la muestra sobre paisajes inaugurada en el Patio de Luces de Diputación y la edición de un libro conmemorativo

Extensa y completa. El Museo de Arte de Almería en su 'Espacio 2' abrió las puertas a la nueva exposición centrada en la figura de Francisco García Giménez 'Pituco'. Una inauguración emotiva pues, además de la concejala responsable del Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería, Ana Martínez Labella, y del director del Museo de Arte, Juan Manuel Martín Robles, asistieron numerosos familiares del pintor almeriense, su viuda, sus hijos, primos y nietos. 'Pituco, Vanguardia Indaliana' reúne un total de 108 obras que muestran el gusto por la modernidad del artista, alejado en esta selección de los conceptos más puros del movimiento indaliano y que se podrá visitar hasta el 19 de marzo, producida por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino.

«El Museo de Arte de Almería Espacio 2 se está convirtiendo a pasos agigantados en el mejor testimonio de la gran cantidad de talento que se ha desarrollado en nuestra provincia en lo que a la pintura se refiere, tanto en el pasado como en el presente y estoy convencida que así será con los artistas del futuro», afirmó Ana Martínez Labella.

En esta muestra se puede disfrutar de pinturas y dibujos de distintas técnicas (óleos sobre lienzo, óleos sobre tabla, tinta sobre papel, lápiz sobre papel.) que se han reunido gracias a la colaboración de Galería Acanto, José Manuel Marín Durbán, Viuda e hijos de Francisco García Giménez 'Pituco', Familia Puertas Galice y otros coleccionistas particulares «a los que desde el Área de Cultura le damos públicamente las gracias», apunto la concejala.

Gran producción

El director del Museo explicó que «estas obran reflejan la admiración que sentía por la inconmensurable figura de Picasso, la vanguardia postcubista y las propuestas de ruptura con la tradición academicista que durante las primeras décadas del siglo XX emergieron en toda Europa. Una propuesta en la que Pituco nos muestra una obra de plenitud poética; una apuesta inconfundible cuyos ecos de modernidad nos hablan de un artista en evolución continua que en ningún caso reniega de sus vínculos telúricos, sino que los transforma para ofrecernos una obra esencial en las formas y el color».

Tanto la muestra del Espacio 2, como la que se puede visitar en el Patio de Luces de la Diputación Provincial, más cercana al movimiento indaliano, y la edición de un libro conmemorativo realizado por Martín Robles, «permiten recuperar su figura y poner en valor una obra que desde 1982, cuando Pituco expuso su obra de forma individual por última vez en Almería, había permanecido en el olvido», dijo.

Sobre 'Pituco'

Vinculado al Movimiento Indaliano desde 1949 -tan sólo un año después de que los siete indalianos expusiesen en el VI Salón de los Once en Madrid-, 'Pituco' se inició en el Arte en el taller de Perceval, tal y como el artista confesaba en 1954: «empecé a trabajar en la pintura cuando estudiaba en el Instituto de Segunda Enseñanza de Almería. Hacía las ilustraciones de los periódicos murales. Uno de estos periódicos fue visto por Jesús de Perceval. Me ofreció trabajo en su estudio de escultura y dorado, que yo acepté, al terminar los estudios de aquel año. Allí conocí a todos los pintores del Grupo Indaliano y de Almería. Practiqué, durante seis años, el oficio del dorado y su técnica, así como la preparación de pinturas, tableros y lienzos, y la policromía de esculturas e imágenes, iniciando a la vez, estudios de modelado, vaciado y talla en madera de esculturas e imágenes».

Presente en la mayoría de las exposiciones indalianas celebradas tras su incorporación al grupo primigenio formado por Perceval, Capuleto, Rueda, Alcaraz, Cantón Checa, López Díaz y Cañadas -con quien colaboró en varias pinturas murales, como las de la Estación de Autobuses-, desde 1953 Pituco alternó su carrera artística con su trabajo como conservador del Museo Arqueológico Provincial y dibujante del Gabinete Pedagógico de Bellas Artes de Almería.