Ideal

'El Hortelano' regresa a la estrellas

José Alfonso Morera Ortiz, más conocido como el Hortelano.
José Alfonso Morera Ortiz, más conocido como el Hortelano. / R.C.
  • Precursor y superviviente de la Movida, el pintor valenciano fallece a los 62 años víctima de un cáncer

  • Con Ouka Leele, Ceesepe y Alberteo García Álix, alimentó la estética efervescente de los ochenta

Fue él quien creó la imaginaria estrella de Ouka Lele, pintando su constelación en una de sus primeras telas. Y Ouka Lele fue el nombre artístico adoptado por Bárbara Allende, la fotógrafa y compañera de 'El Hortelano', pintor y agitador cultural, pionero y superviviente de la movida madrileña, fallecido este martes en Madrid a los 62 años a causa de un cáncer de pulmón. José Alfonso Morera Ortiz era el nombre real del autodidacta artista valenciano, precursor y referente de la movida uno de los más activos y en los efervescentes años ochenta.

"Quiero compartir con los que habéis conocido a nuestro querido amigo Pepito 'El Hortelano', que hace un ratito ha comenzado su viaje hacia el cielo y que ha sido tranquilo y en paz. Que siempre estará en nuestro corazón lleno de vida y alegría, Pepito Maravillas", escribió Ouka Leele, su primera mujer y cómplice de tantas y tantas aventuras plásticas, para comunicar la muerte del pintor y su viaje de vuelta a las estrellas.

Dueño de un estilo propio, a caballo entre la figuración surrealista y el cómic de inspiración naif y punkarra, 'El Hortelano' destacó entre los pintores de la movida, mucho más escasos que los músicos. Un grupo heterogéneo que conformaron Ceesepe, Guillermo Pérez Villalta, Sigfrido Martín Begué o Las Costus y que compartirían inquietudes, estudios, y en algunos casos incluso piso.

Nacido en Valencia el 6 de agosto de 1954, con apenas diez años descubrió su vocación de artista, tras superar unas fiebres de malta que le obligaron a pasar casi dos en la cama. Dejó luego los estudios de Farmacia y creo en 1970 el personaje del 'El Hortelano' a imagen de sus admirados 'El Greco' y 'El Bosco'. Llegó a Madrid para hacer la mili con 20 años, en 1974, con Franco aun vivo y cuando los futuros protagonistas del la movida comenzaban a conocerse y agruparse en torno a los puesto de fanzines del Rastro y en legendarios bares como La Bobia.

Irreverente y subido a la ola contracultura, había realizado ya algunas ilustraciones para la revista 'Ajoblanco' y dibujaría para publicaciones como 'Star', 'El viejo Topo' y 'Triunfo' y en mil fanzines de enorme fuerza y efímera vida. En su permiso de la mili contactó con el también pintor Ceesepe y con el fotógrafo Alberto García Alix a quienes admiraba desde Valencia y que vendían cómics en un puesto, la 'Cascorro Factory', en la Ribera de Curtidores, la arteria principal del Rastro.

Factory de Arganzuela

Los tres se fueron a vivir juntos a un piso del Paseo Imperial, cerca del estadio Vicente Calderón y la Puerta de Toledo que se convertiría en una suerte de Factory de Arganzuela, cañí y castiza, en la que se cocinó en buena medida la estética que marcaría una época. 'El Hortelano' y Ceesepe con sus pinceles y García Álix con su cámara comenzaron a retratar la efervescencia de aquellos años y dar visibilidad a la 'fauna urbana' con la que compartían drogas, conciertos, escenarios, motos, estilo, ropas, inquietudes, juergas y garitos como 'El Pentagrama', 'La Vía Láctea o 'El sol'. Cineastas, músicos y artistas entonces en ciernes como Pedro Almodóvar, Alaska, Carlos Berlanga, Montxo Algora, Fabio McNamara, o la propia Ouka Lele que acabaría añadiendo otra e a su nombre cósmico para renacer como Ouka Leele.