Ideal

«Las Capitulaciones fueron un experimento de entrega pactada»

Visitante acude a la muestra en el Museo de Almería.
Visitante acude a la muestra en el Museo de Almería. / Javier García Martín
  • El historiador Valeriano Sánchez defiende este jueves en el Museo de Almería la «benevolencia» del texto en una charla sobre la exposición

La exposición del original de las Capitulaciones de Almería sigue protagonizando la agenda cultural. Sin ir más lejos, a las 19 horas, el historiador Valeriano Sánchez ofrece este jueves una conferencia en el Museo Arqueológico que acoge la muestra. La charla, titulada 'Almería, tierra de capitulaciones', versará esencialmente sobre esa forma jurídica, original en España.

«Las capitulaciones deben entenderse como una negociación por parte de las autoridades musulmanas con las cristianas», señala Sánchez, quien argumenta en este sentido las «prisas» de los contendientes por terminar cuanto antes la costosa guerra.

El documento, asumido en 1489 por los Reyes Católicos y rubricado de su puño y letra, recoge una serie de derechos para la población de la antigua ciudad mora con motivo de su incorporación a la Corona castellana. «Se trata de un documento muy benévolo que preserva la lengua, la religión o las mezquitas», resalta el historiador. En este sentido, el especialista defiende que es un elemento original que no se dio en otros lugares como Málaga y que explica «la pervivencia de la cultura islámica durante un siglo más».

Los mudéjares, no obstante, terminarían sublevándose ante el incumplimiento de esa tolerancia garantizada sobre el papel, lo que motivó la reedición de unas segundas capitulaciones, algo más restrictivas y redactadas tras sofocar la rebelión. «En ellas se fuerza a ser cristiano, por lo que se convierten en moriscos, pero todavía perviven aspectos culturales como la lengua, la gastronomía, el vestuario o sus danzas». En la conferencia, el público que asista podrá además conocer la historia de este tipo de «experimento jurídico», que más tarde terminaría por exportarse también a las Américas. De hecho, las de Almería fueron una más en un contexto de pactos que los monarcas cristianos fueron probando con los distintos caudillos musulmanes. Prueba de ello es que las hay más restrictivas hasta las «muy ventajosas de Granada». «Esta última es fruto de lo realizado en Almería», remacha.