Los técnicos investigados por El Chuche alegan que los mojones no estaban al empezar las obras

Zona de El Chuche, entorno en el que se hicieron las obras. /R. I.
Zona de El Chuche, entorno en el que se hicieron las obras. / R. I.

Los declarantes insisten al juez en que las obras se hicieron en suelos de servidumbre y que desconocían que había un yacimiento

M. C.ALMERÍA

Dos de los cuatro técnicos -tanto del Ministerio de Fomento como de las empresas contratistas- investigados por unas obras de conservación de carreteras en la Nacional 340 que habrían afectado a la zona de El Chuche, un yacimiento arqueológico declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y con vestigios de más de 5.000 años de antigüedad, alegaron ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Almería desconocer que en la zona existían restos arqueológicos protegidos. Pero, más aún, trasladaron a IDEAL fuentes cercanas a la investigación, insistieron en remarcar que, cuando se ejecutaron las obras - a principios del año pasado- ni tan siquiera existían mojones de señalización que advirtieran de la existencia de dichos restos.

En su declaración en instrucción, ambos técnicos insistieron en que las obras tenían como objetivo imposibilitar el acceso a un tramo de carretera inutilizado tras la construcción de una rotonda aledaña y que, hasta el momento, era utilizado de forma irregular para el vertido de desechos -tanto escombros de obra como otros materiales como neumáticos-. Dichas obras se habrían ejecutado en todo momento dentro de la zona de servidumbre de la carretera, razón por la que en principio no se requería de más permisos que los de la propia administración promotora de las obras. Además, remarcaron, desconocían la presencia en la zona de restos arqueológicos y, en cualquier caso, negaron haber visto los mojones de señalización que, según un informe de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, existían en la zona para señalizar el entorno protegido como Bien de Interés Cultural.

Cabe recordar que la investigación nace de una denuncia ante la Fiscalía por parte de la Asociación de Amigos de la Alcazaba de Almería, ante un posible delito contra la Ley de Patrimonio Histórico por la «destrucción parcial» de la zona arqueológica de El Chuche. Según advirtió el colectivo conservacionista, las obras de supresión del acceso a este tramo de carretera ya sin servicio habrían supuesto el desmonte y allanamiento de casi 8.000 metros cuadrados, obras que habrían «invadido prácticamente los 1.000 metros cuadrados del yacimiento arqueológico prehistórico, ibérico, púnico y romano de El Chuche», precisó en su momento la presidenta de dicho colectivo, María Teresa Pérez.

Desde la entidad conservacionista se apuntó que la actuación afectó a una zona «protegida, delimitada y amojonada como Bien de Interés Cultural desde mayo de 1999» en la que «se ha destruido, al menos, una tumba tipo Millares de la Edad del Cobre, excavada entre 1971 y 1972 por los investigadores Ochotorena, Perceval y Francisco García 'Pituco', cuyos materiales arqueológicos guarda el Museo Arqueológico de Almería».

En una respuesta parlamentaria a la pregunta de los diputados socialistas almerienses Juan Jiménez y Sonia Ferrer, el Gobierno de España advirtió que no tenía conocimiento del yacimiento de El Chuche cuando realizó las obras en la Nacional 340 y que, además, su intención era la de ocultar un vertedero con las tierras que obtuvieron de un desmonte aledaño. «Con el objetivo de mejorar el entorno de la carretera, se consideró conveniente acopiar parte de las tierras procedentes de la excavación sobre el referido tramo residual de carretera que tiene la consideración de terrenos de dominio público», insistieron.

Las diligencias previas incoadas a instancias de la Fiscalía investigan en la causa de El Chuche a un técnico de la demarcación de Carreteras en Almería, así como a otras tres personas relacionadas con las subcontratas que ejecutaron los trabajos en esta zona.

Fotos

Vídeos