Sólo un tercio de los jóvenes menores de 35 años está emancipado en Almería

El encarecimiento de la vivienda de alquiler está elevando la barrera que separa a muchos jóvenes de la emancipación./FERNANDO GÓMEZ
El encarecimiento de la vivienda de alquiler está elevando la barrera que separa a muchos jóvenes de la emancipación. / FERNANDO GÓMEZ

El paro, la temporalidad en el empleo y el ascenso del precio del alquiler son tres de los principales motivos por los que los almerienses salen más tarde del hogar familiar

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

La mejora de la economía y la reducción de las tasas del paro durante los últimos cinco años (el máximo, según la Encuesta de Población Activa para Almería se alcanzó en otoño de 2013) no han permitido que los jóvenes almerienses alcancen uno de los principales proyectos vitales: la emancipación. Según los datos oficiales del Gobierno de España -basados en la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística- apenas un tercio de los jóvenes menores de 35 años de edad que viven en la provincia están emancipados.

El dato lo aporta el Ejecutivo ante una pregunta parlamentaria lanzada por los diputados socialistas andaluces Miguel Ángel Heredia, Juan Jiménez, María del Mar Rominguera y Sonia Ferrer. Según estas cifras, frente a una población de 142.565 personas de entre 20 y 35 años de edad residentes en Almería, sólo 54.531 viven por sus propios medios y en un domicilio diferente del de sus progenitores. Los datos, del año 2016, recalcan una tendencia que ya venía siendo detectada por el Consejo de la Juventud de España (CJE). De hecho, el último documento, elaborado durante el primer trimestre de 2017, insiste en una tendencia que para nada está siendo revertida pese a que los datos macroeconómicos pudieran invitar a pensar lo contrario.

«Desde finales de 2008», advierte el CJE, la tendencia «se podría sintetizar en un retraso continuo del momento de abandonar el hogar familiar para establecerse en una vivienda independiente». Pero no sólo eso, «este abandono», en muchas ocasiones «ha dejado de constituir un paso irreversible y sin vuelta atrás para marcar el inicio de unas trayectorias residenciales fragmentadas, irregulares y para nada lineales». Esto es: que en muchas ocasiones la caída en el paro o el cambio de otras situaciones vitales de calado les obligan a retornar a casa de la familia. De hecho, apuntan a que los jóvenes que con menos de 30 años logran emanciparse son numéricamente «una minoría vinculada a ciertos grupos sociales o responden a casuísticas muy particulares».

Los datos utilizados en ambas referencias son distintos. En el caso de los revelados por el CJE son jóvenes de entre 16 y 29 años, mientras que los remitidos por el Gobierno son jóvenes de entre 18 y 35 años. Esto provoca que las referencias del CJE sean aún menores, situando los niveles de emancipación juvenil por debajo del 18% para Andalucía. Hace tan sólo nueve años, en 2008, la cifra superaba con creces el 22%.

El Consejo de la Juventud apunta a varios motivos para esta ralentización. El paro, la precariedad, la sobrecualificación... pero también el precio del alquiler. «Cada vez son más las personas jóvenes emancipadas que residen en viviendas de alquiler, es justamente en este segmento del mercado inmobiliario donde se están registrando las mayores subidas de precio». Un joven asalariado debía dedicar de media un 73,7% de sus ingresos al pago del alquiler de una vivienda en Andalucía en 2017, un 9,88% más que el año anterior. Es más del doble del 30% recomendado para gastos en alojamiento (alquiler o hipoteca).

Fotos

Vídeos