«El sistema patriarcal busca estrategias para eliminar lo que no le conviene, que es el feminismo»

Ana y Leire. Ana Garrido y Leire Durán varios días antes de celebrar el Día Internacional de las Mujeres./M. SOLER
Ana y Leire. Ana Garrido y Leire Durán varios días antes de celebrar el Día Internacional de las Mujeres. / M. SOLER

«Cuando ves que lo que piensas y sientes desde hace tiempo tiene nombre, que se llama feminismo, te sientes liberada» Leire Durán y Ana Garrido estudiantes, feministas Plataforma 8M

MARTA SOLERALMERÍA

Ana Garrido y Leire Durán son dos de los rostros de la Plataforma Provincial 8M Almería. Como tantas otras, no sospechaban que la huelga convocada con motivo del Día Internacional de las Mujeres en más de 177 países iba a convertirse en lo que ha sido: un hito. La convocatoria mundial era una huelga de cuidados, consumo, estudiantil, laboral y asociativa, con el fin defender nuestros los derechos de las mujeres conquistados y visibilizar el trabajo que realizan las mujeres de todo el mundo, imprescindibles para el funcionamiento de la sociedad. La Plataforma Provincial 8M Almería es un espacio de constituido por asociaciones, colectivos, organizaciones sindicales, políticas y personas a título individual para preparar la huelga feminista. Esta plataforma es parte de una coordinadora estatal hacia la Huelga del 8 de marzo. En la provincia cuentan ya con más de 77 miembros y confían en que todo no quede aquí, sino que marque un antes y un después. Ana Garrido y Leire Durán estudian el ciclo formativo de Igualdad de Género implantado hace dos años en el IES Alhadra. Es el tercero que se imparte en Andalucía pero el único en modalidad Dual. En la clase, dicen, sólo hay mujeres.

-¿Cómo nace la Plataforma en Almería?

-Nace como una rama de la plataforma estatal y lo hace ante la demanda de la huelga que se organizó el pasado año en diversos países. Este año se vio la necesidad de hacerlo en más países y aumentar, por tanto, la presencia de las mujeres en las calles y la huelga femenina. Hay muchas asociaciones y también mucha gente que nunca ha sido activista, pero los argumentos de la huelga hacen que se hayan animado a participar.

«Vas dejando muchas cosas pasar y cuando te sientes fuerte, te alejas de alguna gente»«

-¿Cuántas personas o colectivos la integran?

-Actualmente, somos cerca de 80 de toda la provincia. Desde la capital se mueve y dinamiza al colectivo, aunque contamos con presencia en El Ejido donde también se ha organizado una concentración con motivo del 8M. La plataforma está teniendo gran aceptación, la gente se está moviendo mucho por las redes sociales, en los medios de comunicación, desde donde nos están ayudando mucho para que se consiga movilizar al mayor número de gente posible. Participa mucha gente y muy diversa, lo que es un honor para nosotras.

Somos cerca de 80 en la Plataforma y hemos conseguido un gran éxito de participación»

-No sólo han llamado a la movilización y huelga con motivo del 8M. También han organizado un calendario de actividades de carácter previo. ¿Qué objetivos perseguía?

-Sobre todo informar y darnos a conocer, además de crear climas de convivencia. No nos queríamos quedar en una mesa informativa, solamente. Así, hemos celebrado mesas informativas, exposición fotográfica, cuentacuentos, photocall, talleres de mandiles, pancartas y chapas en barrios, conciertos, charlas informativas, etc.

-¿Cuáles son las principales reivindicaciones de la Plataforma?

-Entre las principales reivindicaciones de la plataforma provincial de Almería se encuentran visibilizar los trabajos de cuidados no remunerados ni socialmente valorados pero fundamentales para sostener la vida, como las cuidadoras o las amas de casa; denunciar la precariedad y brecha laboral en el empleo, como puede suceder entre las trabajadoras del manipulado, camareras de piso, artistas, investigadoras, agricultoras, etcétera; apoyar el papel de dinamización vecinal de las mujeres en muchos barrios como el Puche, denunciar el acoso sexual, los feminicidios, discriminaciones y las distintas violencias hacia las mujeres, rechazar formas educativas y de consumo desiguales y discriminantes o la creciente feminización de la pobreza.

«La perspectiva de género es desconocida. El feminismo no es, para nada, nuevo»

-Y cuando todo acabe. El día 9 de marzo, ¿qué?

-Todo el mes de marzo, por lo que significa por la organización y el eco posterior al 8 de marzo, es el mes de la mujer. Se trata de hacer conciencia con todas las acciones que se llevan a cabo. Tenemos los pies en la tierra y sabemos que no se van a hacer cambios efectivos de inmediato, pero pretendemos mover a la gente, que tengan curiosidad por lo que está sucediendo a su alrededor, de que algo nuevo está pasando y que puedan informarse, aprender e ir cambiando poco a poco. La manifestación no deja de ser algo simbólico y significativo de que algo no va bien y por eso queremos parar. Si parasemos todas las mujeres se visibilizaría de manera bestial nuestro papel y que movemos el mundo. Comprendemos que no todas pueden hacerlo, puesto que existen muchas circunstancias y muy diversas, aunque este año se está haciendo mucha fuerza. No solamente desde Almería, sino en todo el país y en muchos países.

-Ambas estudian el ciclo de grado de Igualdad de Género en el instituto Alhadra. ¿Era lo que esperaban?

-Es nuestro primer año y seremos la segunda promoción, sí. Era lo que esperábamos, más o menos. El planteamiento y las asignaturas están bien. Falta mucho por conocer sobre la perspectiva de género y el feminismo que no es una ideología nueva, pero es desconocida. Estamos muy contentas con el ciclo y sólo se puede estudiar aquí en modalidad dual. Se estudia, sin ser dual, en Huelva y Málaga, sólo.

-¿Siempre han tenido conciencia feminista?

-Siempre hemos tenido muy claro que no éramos menos por ser mujeres y no queríamos seguir el camino que dicen que se ha de seguir por ser mujer. Poco a poco, te vas metiendo en redes sociales, lees, investigas, hablas, te informas y ves que te interesa. Ana hizo prácticas en la asociación Mujeres en zona de conflicto y eso marcó un punto de inflexión en su conciencia feminista.

-¿Qué opinan sus familias, cómo se comportan con ustedes y su lucha?

-Estamos tratando de crear conciencia. Para nosotras supuso una liberación conocer el feminismo y a otras personas que comparten esta ideología. Es un cambio importante porque siempre pensabas cosas, las tenías en tu cabeza, pero no sentías la confianza para contarlo y cuando descubres que tiene un nombre y que otras personas piensan igual que tú, sientes una liberación. Nuestras acciones van por ese camino. En casa nos llaman exageradas, incluso que somos pesadas.... Lo que menos soportamos es cuando nos dicen, donde sea, lo de «yo no soy machista ni feminista». Eso es imposible. O se es lo uno o se es lo otro.

«Tenemos los pies en la tierra y sabemos que los cambios de mentalidad no van a ser inmediatos»

-Y amistades, ¿han perdido por el feminismo?

-Perdido no, pero sí he decidido alejarme de determinadas personas porque he visto que no me beneficiaba esa relación. Durante tu vida dejas pasar ciertas cosas, sobre todo, cuando no estás tan situada, pero cuando empiezas a sentir más fuerte la ideología feminista y estás más segura y fuerte vas dejando de lado determinadas relaciones. Por salud. Discusiones o disgustos no he tenido, por suerte. Muchas de nuestras profesoras nos dicen que ya están cansadas de tanto discutir con la gente, que no les conduce a ningún lado, según qué casos. Es una economía de esfuerzo. Comprendo que haya gente que ya esté cansada de tener que dar explicaciones, pero nosotras sí estamos en ese momento, creo. Estamos en el momento de discutir y de intentar convencer a la gente. Ojalá de aquí a veinte años no hiciera falta tener que explicar nada de esto.

-¿Qué significa para ustedes el 8M?

-Es un momento, una fecha en la que recordar que tenemos que seguir deconstruyendo la sociedad patriarcal y machista. Seguimos conociendo el feminismo y relacionándonos con feministas.

Fotos

Vídeos