La reparación del Cable Francés, detenida por falta de maquinaria

Unos ciudadanos observan el estado actual del Cable Francés, cuyas obras están paralizadas desde hace semanas. /Sergio González Hueso
Unos ciudadanos observan el estado actual del Cable Francés, cuyas obras están paralizadas desde hace semanas. / Sergio González Hueso

Tras el desprendimiento, lo único que se ha hecho es asegurar la zona para que nadie pueda acceder a una infraestructura que está en malas condiciones

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOALMERÍA

La Autoridad Portuaria de Almería se ha visto obligada a detener las obras de reparación del Cable Francés después de que la empresa que realizaba estas labores de consolidación de la entrada le haya solicitado unos días hasta poder conseguir una «maquinaria» que necesita para continuar.

Esta es la versión que desde el Puerto de Almería trasladaron a IDEAL después de que se interesase por el curso de la intervención que a finales del mes de marzo provocó el desprendimiento de parte del cargadero de mineral al mar. Tal y como informó en su momento la Autoridad Portuaria en una nota, las obras tenían como objetivo hacer una pequeña actuación para asegurar el área de entrada del Cable, en un avanzado estado de deterioro desde su abandono.

Ocurrió el pasado 27 de marzo y no hubo que lamentar heridos a pesar de lo aparatoso de un desprendimiento que propició la imagen del día. Cuando la empresa adjudicataria de la consolidación del Cable comenzó a trabajar, una de las casetas de obra se le vino abajo así como también parte de la primera sección cayendo al mar. Desde entonces todo permanece inamovible. Si bien tras el derrumbe lo que sí se hizo por parte de la empresa fue asegurar mediante un vallado la entrada para que nadie pudiera ponerse en peligro.

Un nuevo contrato

Poco después de esta intervención de urgencia y al menos hasta el día de ayer, no hay quien vea movimientos en esta zona. Los operarios han desaparecido de una escena en la que se puede seguir viendo en mitad del mar toda la suciedad que provocó el derrumbamiento. Hay cascotes por todos sitios y a la vista de las miles de personas que pasean frente al viejo cargadero cada día. La empresa que tenía adjudicadas las obras de consolidación de la puerta ha dejado de trabajar eventualmente hasta que no consiga unas máquinas que puedan librar la nueva realidad del Cable Francés.

Asimismo, la presidenta del Puerto, Mari Carmen Ortiz, explicó que debido a los problemas que surgieron se hace necesaria la contratación de unas nuevas obras. En esas está la administración, que justifica así el hecho de que aún esté buena parte del viejo Cable en el agua. «Hay que hacer una actuación complementaria cuya contratación estamos acelerando», informó Ortiz, que recordó que el Puerto de Almería realizará su labor de mantenimiento en esta infraestructura del mismo modo que lo hizo hace unos meses con el Cable Inglés.

Mientras las nuevas obras comienzan y las que habían en curso se reinician, queda saber cuándo el Ayuntamiento de Almería va a dar el paso definitivo para convertir esta infraestructura en un atractivo más del paseo marítimo. Antes habrá que reformarlo a fondo, algo que superaría el millón de euros.

Fotos

Vídeos