Recogen firmas online para que no se corte el tráfico ferroviario en Almería capital

Un ciclista coincide con un coche en su tránsito por el paso a nivel de El Puche./F. GAVILÁN
Un ciclista coincide con un coche en su tránsito por el paso a nivel de El Puche. / F. GAVILÁN

La campaña ciudadana se inició en el día de ayer y miembros de la Mesa del Ferrocarril estuvieron difunfiéndola por redes sociales

S. G. H.ALMERÍA

Una campaña ciudadana virtual pide desde ayer firmas para que los miembros de la sociedad Almería Alta Velocidad -Grupo Fomento, Junta y Ayuntamiento- no decidan finalmente cortar el tráficio ferroviario en Almería capital, después de que esta haya sido la alternativa escogida para desarrollar los trabajos relativos a las obras de soterramiento del paso a nivel de El Puche.

Estas labores van a provocar que la estación de referencia pase a ser la de Huércal-Viator en vez de la de Almería durante 10 meses, con lo que los usuarios del tren que tengan como destino la capital tendrán que ir a la citada estación viéndose obligados a coger un bus lanzadera para concluir su viaje. Este hecho está teniendo una fuerte contestación tanto política como también social. Fruto de ello es la postura de la Mesa del Tren, la plataforma en pro de la modernización del trazado ferroviario de Almería, o la de los partidos de la oposición, que esta misma semana se han unido en el pleno para instarle al Ayuntamiento a replantearse la elección de una alternativa en la que no se contemple el corte de tráfico del ferrocarril.

Asimismo, del seno de la sociedad civil también están emergiendo las primeras voces disonantes con la decisión tomada por Almería Alta Velocidad. En el día de ayer se puso en marcha a través de la web de adhesiones online 'Change.org' una campaña de recogida de firmas para 'presionar' al equipo de gobierno para que no traslade la estación de Almería a Huércal. Para el ciudadano que ha creado la iniciativa, que lleva ya recogidos más de medio centenar de apoyos, este hecho es del todo «intolerable».

Define de esta forma la «pérdida de la intermodalidad» de la estación, a su juicio, como «la gota que ha colmado el vaso» de unos políticos que con sus decicisones pretenden, según él, «aislarnos y mantener Almería sumida en el agujero de mediocridad ferroviaria que venimos viviendo». Según expresa en la exposición de motivos, la estación de Huércal está «obsoleta y deteriorada, no está en condiciones y es demasiado pequeña». En segundo lugar, critica el «desplazamiento» de cualquier ciudadano que tenga que coger un tren hasta Huércal o el «fastidio» que supone para aquellos ciudadanos de otros municipios el tener que hacer trasbordo entre diferentes líneas de «un servicio de autobús precario y deficiente», para poder llegar a la estación, argumenta. Es por eso que pide ayuda para evitar este «sinsentido», dice.

La campaña ayer ya circulaba con facilidad por varios foros especializados y era difundida por los propios miembros de la Mesa del Ferrocarril, que así queman uno de sus últimos cartuchos antes de que las obras sean una realidad a lo largo del año que viene.

Fotos

Vídeos