Proyecto Hombre expone su modelo terapéutico en una reunión de la ONU

La soprano Ainhoa Arteta ejerció como portavoz de 905 ONGs en Viena./EFE
La soprano Ainhoa Arteta ejerció como portavoz de 905 ONGs en Viena. / EFE

Presenta el proyecto de un estudio conjunto que demuestra la importancia y la necesidad de las comunidades terapéuticas

A. M.ALMERÍA

A nivel mundial, cinco de cada seis personas con adicción al alcohol y otras drogas no tienen acceso a tratamiento. Por ello, la Asociación Proyecto Hombre junto a otras 905 organizaciones han presentado una declaración conjunta con propuestas concretas a los estados miembros para garantizar un tratamiento disponible, accesible, temprano y asequible, poniendo el foco en las poblaciones más marginadas.

En el marco de la 61ª Sesión de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas, que comenzó el lunes, se ha presentado esta declaración firmada por 905 organizaciones internacionales que anualmente ayudan a más de 700.000 personas con problemas de adicción. Estas instituciones cuentan con la fuerza de 32.500 profesionales acreditados.

La Asociación Proyecto Hombre -entidad con Estatus Consultivo Especial ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC)- ha coorganizado el Evento Especial 'Promoviendo el conocimiento de las Comunidades Terapéuticas', junto a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

Durante el mismo se presentó un análisis de la situación actual con la intervención de las principales redes internacionales, integradas por organizaciones que utilizan el enfoque biopsicosocial con la ayuda mutua y el acompañamiento profesional orientado a la reinserción social.

Asimismo, intervinieron Gilberto Gerra, Jefe de Salud y Prevención de ONUDD, la máxima autoridad experta en Naciones Unidas, y Mario Garcés Sanagustín, Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en apoyo a las Comunidades Terapéuticas. Además, la soprano Ainhoa Arteta leyó un manifiesto conjunto firmado por 905 ONG internacionales dedicadas a la prevención y tratamiento de adicciones. La soprano española representa los valores de constancia y superación a través de la música, que Proyecto Hombre considera clave para transmitir a los más jóvenes como medida para el crecimiento integral de la persona, dejando al margen el uso de sustancias.

Las organizaciones firmantes reclaman desempeñar un papel más activo con la ONUDD-OMS y los Estados Miembros, en la formulación y aplicación de políticas para reducir la demanda de drogas. Además, señalan que pueden convertirse en verdaderos aliados para alcanzar los objetivos cruciales de la Declaración Política y el Plan de Acción de 2009, sin mencionar los planes que han de elaborarse en el futuro. «Necesitamos trabajar juntos, complementándonos mutuamente con los mismos fines», subrayan.

Proyecto Hombre es copartícipe de un estudio internacional en alianza con la ONU y KETHEA, cuyo diseño se presentó, que demostrará la eficacia de las Comunidades Terapéuticas, uno de los modelos de tratamiento más comunes en el mundo. Desde sus orígenes en 1958, han ido adaptando su trabajo a las necesidades de las personas con adicción, especialmente cuando éstas y sus familias tienen que afrontar condiciones adversas.

En ellas se aplica un modelo de tratamiento basado en un enfoque biopsicosocial, cuyo objetivo final es la reinserción social, restaurar la dignidad y bienestar personal, a la vez que se promueven sociedades más saludables y sostenibles.

Las ONG firmantes subrayan su compromiso en desarrollar más investigaciones en colaboración con ONUDD-OMS, los Estados Miembros y otras agencias gubernamentales, demostrando los resultados significativos de este modelo a largo plazo, así como su impacto en la sociedad en general.

El trabajo de las Comunidades Terapéuticas se desarrolla de acuerdo con los Estándares Internacionales para el Tratamiento de Trastornos por Uso de Sustancias de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las adicciones constituyen un problema de salud y seguridad pública, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. En general, están asociadas a una variedad de condiciones de vulnerabilidad individual y factores sociales como la pobreza, la exposición a la violencia, el crimen y la exclusión social. Fortalecer la prevención y el tratamiento para las personas que sufren drogodependencias es una estrategia esencial para la reducción de la demanda y de una gran importancia para la salud pública.

Fotos

Vídeos