Los policías locales de nueve localidades ya pueden hacer test de drogas masivos

Los policías locales de nueve localidades ya pueden hacer test de drogas masivos
ALMERÍA

Un total de 25 agentes han recibido la formación necesaria de la DGT para hacer estos controles en los respectivos cascos urbanos de la provincia

F. GAVILÁN

Un total de 25 agentes de las policías locales de nueve municipios almerienses ya están listos para llevar a cabo controles de drogas en los respectivos cascos urbanos de sus localidades. Así lo confirmaron ayer fuentes de la Jefatura Provincial de Tráfico a este periódico, al tiempo que resaltaron que estos policías se han formado durante dos días en el centro que tiene la Dirección General de Tráfico (DGT) en la capital para realizar este tipo de controles.

En concreto, los agentes de las respectivas policías locales que ya están autorizados para realizar estas pruebas contra el consumo de estupefacientes al volante pertenecen a las localidades de El Ejido, Vícar, Huércal de Almería, Viator, Níjar, Mojácar, Vera y Almería capital. A ellos se suman los policías municipales de Roquetas de Mar, quienes también recibieron un curso especializado a través de Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (EPSA).

Los 25 agentes, que han recibido formación durante el lunes y martes pasado de manos de distintos especialistas en la materia, esperan ahora a que los distintos Consistorios que han participado en la formación compren el material necesario para llevar a cabo estas pruebas de manera aleatoria.

Los municipios que contarán «muy pronto» con la tecnología necesaria para hacer estos test junto a las pruebas de alcohol son Roquetas de Mar y la capital. No obstante, está previsto que las policías locales del resto de municipios antes mencionados cuenten con los aparatos necesarios a «lo largo del próximo año», indicaron fuentes consultadas por este diario, quienes señalaron que hasta ahora sólo realizaban estos controles la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Fenómeno del policonsumo

La formación impartida y coordinada por la Jefatura Provincial de Tráfico de Almería busca principalmente reducir la siniestralidad laboral en cualquier carretera, incluidas las localizadas en casco urbano, detectando el fenómeno del policonsumo –ingesta de sustancias combinadas– por parte de los conductores.

Cabe recordar que más de la mitad de los conductores sometidos a controles preventivos antidroga durante el pasado año en la provincia de Almería llevaba restos de estupefacientes en su organismo. En concreto, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil registraron positivos en el 58,1% de los test de drogas practicados en la red de carreteras del territorio almeriense. Traducido en cifras: fueron un total de 455 las pruebas de estupefacientes las que arrojaron un resultado positivo de las 783 practicados durante el pasado año, según los datos facilitados por la DGT.

Entre los conductores que dieron positivo al test, el 55% conducía bajo la influencia del consumo del cannabis (THC), el 23,32% lo hacía tras haber consumido cocaína y el 11,74% había tomado anfetaminas. Asimismo, se detectaron conductores que habían tomado metanfetamina, opioides y sedantes como benzodiacepinas.

Esta cifra vuelve a poner de manifiesto que muchos conductores se lanzan a la carretera, principalmente durante los fines de semana, tras haber consumido estupefacientes. Cabe recordar que la DGT ha decidido incrementar de forma exponencial en los dos últimos años los controles sobre el consumo drogas. «Pruebas en cualquier carretera y a cualquier hora», ese es el lema que persigue Tráfico a tenor de los datos.

Fotos

Vídeos