La Policía advierte de un nuevo método de robo en comercios con falsos revisores

Dos agentes pasean por un comercio en la capital./IDEAL
Dos agentes pasean por un comercio en la capital. / IDEAL

Agentes de la Comisaría Provincial se reúnen con empresarios y comerciantes para que tomen medidas ante esta «novedosa modalidad»

F. G.ALMERÍA

La Policía Nacional de Almería ha alertado a los comerciantes de la capital sobre una nueva modalidad de robo que ha aumentado en los últimos meses con motivo de las compras de Navidad. En este sentido, agentes de la brigada de Participación Ciudadana están informando a las distintas asociaciones de comerciantes y en locales como joyerías, estancos, administraciones de loterías, entidades bancarias o peleterías de este nuevo procedimiento.

Según indicaron fuentes de la Comisaría Provincial, los ladrones envían un falso técnico con la excusa de revisiones rutinarias para analizar las medidas de seguridad del local comercial y de fincas colindantes. Suelen cortar las comunicaciones con la central de alarmas y cometer el robo un par de semanas después, en la mayoría de las ocasiones mediante el procedimiento del butrón. A través de un folleto informativo, los agentes recomiendan comprobar la acreditación de supuestos técnicos y cotejar con la compañía y, en caso de una visita fraudulenta, avisar a la Policía.

1
- Extremar precauciones ante visitas inesperadas de técnicos y comprobar la acreditación que portan.
2
- En caso de detectar una visita de falsos técnicos o una acreditación fraudulenta, se debe avisar inmediatamente a la Policía.
3
- Nunca informar a personas desconocidas sobre los sistemas de seguridad instalados en el establecimiento.
4
- Instalar un sistema de alarma sonora con línea telefónica protegida, no visible y separada del resto de líneas.
5
- No almacenan un volumen considerable de dinero en metálico en los establecimientos.

El 'modus operandi' de estos delincuentes «es novedoso», señalan desde la Policía Nacional, al tiempo que explican que consiste en realizar visitas a los comercios haciéndose pasar por técnicos de empresas de telecomunicaciones o suministros, para ello alegan una revisión de la instalación, comprobaciones rutinarias o supuestas averías.

Pero el verdadero objeto de la inspección «es estudiar los sistemas de seguridad del local comercial y de las fincas colindantes, para posteriormente realizar un robo, bien mediante un butrón o entrando directamente en función de las medidas de seguridad observadas».

Uniformes y acreditaciones

Para lograr dar el pego sin levantar sospechas, estos cacos se disfrazan de personal técnico, del cual disponen la uniformidad completa e incluso falsas acreditaciones de las compañías que dicen representar. Además, aprovechan la visita para cortar la comunicación entre la central de alarmas y el comercio, de manera que impiden que se genere el aviso a la Policía el día del robo. También evitan ser identificados realizando el robo pasados al menos 15 días después de la visita de los falsos revisores y destruyendo la grabación de imágenes.

En este sentido, la Policía Nacional recomienda a cualquier propietario de un comercio que no borre las imágenes acumuladas en las cámaras de seguridad con el objetivo de poder identificar a los responsables.

Fotos

Vídeos