La oposición culpa al equipo de gobierno del nuevo retraso en la obra de la Plaza Vieja

Un hombre observa el curso de las obras estructurales del antiguo Ayuntamiento./
Un hombre observa el curso de las obras estructurales del antiguo Ayuntamiento.

El alcalde espera a que los técnicos decidan respecto a la solicitud de OHL, que por tercera vez ha solicitado una prórroga para acabar

S. G. H.ALMERÍA

El hecho de que la empresa (Obrascón Huarte Laín) que ejecuta las obras de rehabilitación del antiguo Ayuntamiento haya solicitado una nueva prórroga (sería la tercera) ha levantado una ola de indignación y sorpresa entre los partidos de la oposición, que no entienden cómo es posible que una actuación que tendría que haber acabado en once meses termine prolongándose por un periodo de casi tres años.

Con la prudencia que obliga el que la solicitud acabe de llegar al seno municipal, desde las tres formaciones políticas que fiscalizan la acción de gobierno del Partido Popular se culpa a la Administración de no estar encima del desarrollo de una actuación que es central para los intereses almerienses. Así lo cree el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, Juan Carlos Pérez Navas, quien a través de un comunicado se valió de varias circunstancias para explicar estas dilaciones: entre ellas la adjudicación de las obras, que se produjo con una baja del 40% respecto al presupuesto base de licitación y la falta de celo municipal para controlar si el ritmo de ejecución era el adecuado.

En base a las primeras impresiones de la concejala Ana Martínez Labella, en las que apuntaba a que el nuevo retraso es exclusivamente imputable a la empresa, Pérez Navas instó al primer edil a que «ponga orden». «Espero que aliente a su concejala a estar más atenta de motu propio (sic) a cómo se ejecuta a pie de obra el proyecto después de que haya llegado hasta a quejarse de los pocos operarios que estaban trabajando, y a actuar con firmeza si lo que corresponde es sancionar a la mercantil que se está haciendo cargo de las obras», añadió el socialista, quien conminó al equipo de gobierno a ser más diligente a partir de ahora y a incluir en futuros contratos cláusulas para primar a las empresas que no incumplan los plazos previstos.

Una demora «inadmisible»

Por parte de Ciudadanos Almería se trasladó ayer el mensaje de que la nueva demora era «totalmente inadmisible». Lo dijo con estas palabras el portavoz Miguel Cazorla, quien es consciente de que con el nuevo aplazamiento el final de la obra se irá a más allá del año de retraso sin contar con el tiempo en el que estuvieron paralizadas las actuaciones a causa de la elaboración del modificado.

Desde Cs acordaron ayer que al equipo de gobierno le preguntarán por el precio que va a costar este nuevo retraso, por cuál es el compromiso adquirido por parte de la empresa y sobre el por qué de todos estos aplazamientos. «Una vez que investiguemos todas estas cuestiones, ya veremos a ver dónde están las responsabilidades», dijo Cazorla, quien cree respecto a esta obra que no se puede «seguir engañando a los almerienses».

En la misma línea se manifestó el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Almería, Rafael Esteban. «Esto parece una novela por entregas», ironizó. Para él, está claro que una obra no puede estar a expensas de que una empresa que se ha comprometido a cumplir plazos, y que ha concurrido así a un concurso, se permita llevar un ritmo que no se adecue con lo que debe hacer. «No es permisible que constantemente haya retrasos, no es serio y crea malestar, inquietud o sensación de incredulidad entre los ciudadanos», apuntó el de IU, quien culpó al equipo de gobierno del Ayuntamiento por no estar pendiente de una ejecución tan importante como estas

Fotos

Vídeos