La mejoría en la construcción no se traslada aún a la vivienda como inversión financiera

La mejoría en la construcción no se traslada aún a la vivienda como inversión financiera

Almería está entre las provincias con una peor evolución de la renta por alquiler y con un mayor riesgo de la inversión en bienes inmuebles

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESAlmería

Si tiene un dinero ahorrado que aún no se ha 'comido' con la crisis y se había planteado la inversión en bienes inmuebles -cuyos precios, tras el brutal ajuste provocado por el pinchazo de la burbuja, se han podido convertir en un incentivo más que atractivo- piénseselo muy bien. No sólo por los precedentes, sino porque la rentabilidad actual, al menos en Almería, no es aún boyante.

Un informe de la Sociedad de Tasación, una de las principales empresas del sector de la valoración de inmuebles en España, sobre la tendencia del sector inmobiliario durante este año 2018 advierte de que Almería sigue siendo, a causa del lastre provocado por la burbuja, una de las provincias en las que los inmuebles tienen una rentabilidad inferior a la media nacional y en la que el riesgo a asumir por parte del comprador inversor sigue siendo todavía más elevado que la media nacional.

Concretamente, y tras una «rigurosa monitorización» de la oferta y la demanda en el mercado inmobiliario elaborado por urbanData Analytics por encargo de dicha sociedad, Almería está considerada como una provincia con «bastante riesgo» de inversión inmobiliaria. Su situación -pese al incentivo que supone ser una provincia costera, atractiva para la segunda residencia o para la vivienda turística- continúa peor que la media nacional y en una situación bastante distante de otras provincias también costeras y turísticas del entorno del sureste español. Es el caso de Málaga o Alicante, calificadas como de «poco riesgo» en el primer caso y «riesgo normal» en el segundo. Ahora bien, y después de un drástico ajuste de la oferta durante la última década, ha conseguido auparse a otras provincias con un menor stock de viviendas construidas y sin vender (es el caso de Jaén o Huelva, con peor calificación que Almería).

Pero si, además, su planteamiento no pasa por la adquisición para la reventa sino por una compra para la salida al mercado del alquiler, debe saber que la rentabilidad de estos inmuebles ha caído en la provincia un 6,8% en el último año. Es, de hecho, la provincia en la que los propietarios de inmuebles de alquiler han reducido más su rentabilidad en los últimos doce meses. Más incluso que en Barcelona, donde la crisis independentista y los atentados de verano provocaron una caída drástica de las reservas turísticas -que se llevan gran parte del pastel del alquiler-.

A día de hoy, la rentabilidad de los alquileres en la provincia de Almería se sitúa en un 5,9%. Para que se haga una idea, es 1,4 puntos menos que la rentabilidad nacional (7,29%) e inferior a las provincias de su entorno más inmediato (Murcia, 6,9%; Granada, 6%; o Jaén, 6,4%) pero en la línea de otras provincias turísticas en las que la competencia obliga a ajustar precios (Alicante, 5,8%; o Málaga, 5,7%).

Según el análisis de la Sociedad de Tasación, las provincias que vaticinan un mejor comportamiento para este año (poco riesgo, rentabilidad alta y una evolución notable respecto al año anterior) son Madrid, Málaga, Valencia y Alicante, todas ellas provincias en las que el alquiler vacacional -por semanas o días- supone un elevado componente en cuanto al arrendamiento total. Barcelona, por su parte, con una evolución interanual negativa de su rentabilidad en alquiler, entra sin embargo en un nuevo ciclo de tendencia de precios de compraventa y alquiler. Es, justamente, la tendencia que ha seguido Almería -pero sin que esto se haya producido debido a agentes externos, como la crisis independentista, sino a la propia dinámica del ajuste inmobiliario-.

Pese a esto, la tendencia observada por la sociedad de tasación va en línea con un incremento suave de los precios debido a la pérdida del miedo en el flanco de la demanda y a un ajuste absolutamente drástico de los precios en el de la oferta. En el último año, el valor de los bienes inmuebles ha experimentado un incremento del 5% en España, algo similar a lo ocurrido en periodos anteriores. Además, la confianza en la evolución del sector inmobiliario se mantiene por encima del 50% desde mediados de 2015, elevándose de forma sostenida desde entonces.

En Almería, sin ir más lejos, se han dado ya algunos indicadores que hablan de una mejoría del sector. La primera es la visual: la creciente observación de nuevas promociones en desarrollo en algunas de las más importantes ciudades de la provincia (Almería, Roquetas de Mar, El Ejido, Níjar, Vícar o en los municipios del Levante). Pero también en una importante reducción del paro en el sector de trabajadores de la construcción. En los últimos doce meses, el paro en este ámbito cayó en un 18%, liderando la tendencia al descenso generalizado e intersectorial.

LA CIFRA

5%
han crecido los precios inmobiliarios de media en España tras el drástico ajuste de los precios en oferta y la pérdida del miedo a la compra con la mejoría de la situación del empleo. Se trata de una cifra similar a los últimos años, lo que invita a pensar en una estabilización del sector.

Fotos

Vídeos