Un mapa de los centros «más conflictivos» luchará contra las agresiones a sanitarios

Recreación de una agresión a un sanitario por un paciente./R. L. P.
Recreación de una agresión a un sanitario por un paciente. / R. L. P.

Un protocolo de Interior buscará mejorar las medidas de protección del personal y crear un canal de comunicación directo con Policía y Guardia Civil

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁNAlmería

El Gobierno central va a poner en marcha un protocolo de actuación policial ante agresiones a sanitarios que contempla, entre otras medidas, la realización de un mapa de riesgos de la provincia que identifique los centros y áreas «más conflictivas» en las que se precisen actuaciones «inmediatas» para prevenir agresiones a los profesionales.

Así lo anunció ayer el subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, tras mantener una reunión de trabajo con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la Junta de Andalucía y representantes del sector sanitario de la provincia. Según apuntó el máximo representante del Gobierno central en la provincia, una vez se haya procedido a la evaluación de los centros se determinará qué respuesta se da en cada zona ante la preocupación del sector sanitario ante los casos de agresiones.

El dato

37
son las agresiones que denunció el pasado año el personal sanitario en la provincia de Almería, de las que fueron físicas (22) y el resto (15) verbales.

Cabe recordar que el personal sanitario de la provincia de Almería denunció el año pasado un total de 37 agresiones, la mayor parte de ellas (22) físicas y el resto (otras 15) no físicas, como amenazas, gestos de intimidación e insultos.

En este sentido, la delegada de la Junta en Almería, Gracia Fernández, abogó por abordar desde la «educación» la prevención de agresiones a autoridades médicas e incluso educativas. Según apuntó, «es imposible» que los médicos estén acompañados siempre por «un policía o un guardia» ya que los trabajadores «se mueven mucho» fuera de los centros. No obstante, Fernández reconoció que medidas como las «dobles salidas en las consultas» o los «botones antipánico», así como los acompañamientos en determinadas situaciones son «imprescindibles».

La delegada reclamó, asimismo, «tolerancia cero» ante las agresiones a profesionales médicos y sanitarios, quienes «están cuidando de la salud de las personas», por lo que instó a los propios facultativos a «denunciar» estas situaciones, toda vez que ha recordado que la Consejería de Salud ya cuenta con un protocolo ante las agresiones de este tipo.

Interlocutor policial

Una de las novedades que incluye el plan de Interior es la figura del 'interlocutor policial territorial sanitario', quienes se encargarán de tener un contacto «fluido» y «directo» con los profesionales. Así, en el caso de Almería y El Ejido dicho interlocutor será el inspector jefe de Seguridad Privada, Ulises Moreno, mientras que para el resto de la provincia será el teniente coronel de la Guardia Civil, José Hernández Mosquera.

Por su parte, Antonio Moreno, elegido presidente provincial del Sector Sanidad de CSIF, sindicato que estuvo ayer en la reunión junto al Colegio Oficial de Médicos de Almería, Colegio de Enfermería, Satse, Simeal Saseco, SAE, FATE, CC OO y UGT, trasladó ayer la necesidad de «atajar la cultura agresiva entre los pacientes» y proteger la integridad de todo el personal sanitario, incluidos los administrativos o los celadores.

Fotos

Vídeos