C's logra que Mabel Hernández se quede tras prometerle cambios en el grupo municipal

S. G. H.

Queda por ver cómo se articula esta marcha atrás en el Consistorio y las decisiones que tome Juan Marín, que viene en una semana

SERGIO GONZÁLEZ HUESO

El mes de julio que está legando para la capital el Grupo Municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almería quedará para los anales de la historia política. Y aún quedan casi dos semanas para que llegue agosto. Si hace quince días el portavoz de esta formación política se descolgaba solicitando al Gobierno popular una revisión del pacto de investidura que ambos habían firmado, la semana pasada, también otra edil de C's, sorprendió a todos con un inesperado anuncio: se iba del partido para incorporarse al Grupo Mixto harta de aguantar a su compañero Miguel Cazorla.

Cuando parecía tras su anuncio que la decisión era firme y que, efectivamente, la formación 'naranja' iba a quedar menguada en el pleno y sin influencia, un día antes de que se oficializase tal desastre un nuevo giro de los acontecimientos volvía ayer a poner todo patas arriba. Mabel Hernández no se iba. Todo lo contrario, presentaba por la mañana a primera hora un nuevo escrito esta vez solicitando que no se tuviese en cuenta el anterior. Es decir, que ya no quería pasarse al grupo de no adscritos sino que rectificaba en base al «sentido de la responsabilidad», tal y como ella mismo expresó en una rueda de prensa convocada de manera urgente al final de una mañana que fue de 'locos'.

Por «sentido de la responsabilidad» y sobre todo por la labor de la diputada autonómica Marta Bosquet, quien le ha prometido cambios, auspiciada por el líder regional, Juan Marín, en el seno del grupo municipal en Almería. Y los habrá porque Hernández no entiende la manera de proceder de un portavoz al que ayer le quitó las prerrogativas en apenas dos frases a los medios: «C's no es el proyecto del portavoz. Somos todos uno», reflexionó en alto la concejala.

Hernández hizo público lo que lleva reclamando desde el inicio de la Corporación municipal: «Que todo el mundo en el partido reme para la misma dirección», señaló. Frase con mil y una lecturas y que deja a las claras la mala sintonía que existe en el seno de Ciudadanos motivada por el excesivo protagonismo de un Miguel Cazorla que ayer no se le vio por la sede de su partido a la hora en la que se convocó a los medios.

Sin dar detalles acerca de la relación que une a ambos, lo cierto es que la concejala quiso hacer ver que antepone los intereses de los ciudadanos de Almería y de los votantes de Ciudadanos por los suyos propios. Precisamente pidió disculpas a aquellos que no «han entendido» lo que ha ocurrido en unos días que los calificó de «duros». «Agradezco desde aquí a los que han estado a mí lado», añadió Hernández.

Los cambios

Pese a que ambas comparecientes destacaron la firma a favor de cada uno de los integrantes de la agrupación local para el reingreso de la concejala, lo cierto es que queda mucho por coser en un partido en el que el ambiente era tan caldeado como para acabar estallando tal y como lo ha hecho. El caso Hernández dejará tras de sí una serie de cambios en el engranaje del partido en la capital que hacen otear en el horizonte nuevos vaivenes y dificultades.

Por el momento, el número uno del partido en Andalucía tiene previsto viajar a la capital para tomar decisiones. Vendrá el próximo martes y comunicará al grupo que las cosas no pueden seguir por estos derroteros. Cabe recordar que a la salida (por unos días) de Mabel se le añaden otras anteriores en el seno del grupo. Hasta dos eventuales decidieron abandonar el lugar donde se sentaban cada mañana con motivaciones parecidas a las de la concejala.

Estos problemas, además de otros más de índole profesional, coloca al portavoz de la formación en la capital en una difícil situación respecto a los gerifaltes de su partido. Según adelantó Bosquet en el día de ayer, una de las medidas que se tomarán a partir de la reunión de la semana que viene es la tutela, por parte de la agrupación provincial, del grupo municipal. Sin detallar absolutamente nada, la diputada no quiso tampoco avanzar otras medidas que podrían estar planteándose en el partido de Rivera. Una de ellas sería la de no permitir que Miguel Cazorla repita como cabeza de lista en las siguientes elecciones municipales, y otra tercera, que se cambiara la portavocía para lo que resta de mandato.

Ambas cuestiones, preguntadas por los periodistas, no fueron despejadas ayer por la parlamentaria, que se limitó a decir que habrá cambios aunque emplazó a la semana que viene para conocerlos.

¿Se puede dar marcha atrás?

La mañana de ayer fue un caos en algunos despachos y pasillos del Ayuntamiento de Almería. Seguros de que hoy se iba a oficializar la «irreversible» decisión de Hernández de pasar al grupo de no adscritos, tras el nuevo escrito presentado toda la maquinaria jurídica y administrativa se puso a trabajar para analizar si es viable o no la marcha atrás teniendo en cuenta que hoy se da cuenta en el pleno.

Al cierre de esta edición, aún quedan muchas dudas de lo que sucederá en una sesión cuya convocatoria continúa vigente. Existen dos posturas a nivel interno. La primera la defiende la asesoría jurídica municipal, que ha realizado un informe asegurando que la concejala tiene que quedarse como no adscrita. Sin posibilidad de revertir la situación. La segunda la abandera el secretario del pleno que, según ha analizado, lo que se ajusta más a la normativa sería dar cuenta hoy de la renuncia de Hernández al grupo de C'S, tal y como consta ya en el orden del día. Pero que, en una oportunidad posterior, se haga lo mismo con respecto al nuevo escrito, que haría efectivo su ingreso de nuevo al grupo municipal tras haber obtenido todo el apoyo de sus compañeros de partido.

Desde Ciudadanos creen que la situación es reversible por esta circunstancia y están dispuesto a defenderlo allá donde fuera preciso. Lo confirmó ayer Marta Bosquet en su comparecencia pública. «Llegaremos hasta el final para que el primer escrito no tenga validez», señaló la diputada, que no descartó acudir a los tribunales de justicia para que diriman. Por su parte, en el seno municipal están completamente desconcertados, tanto a nivel administrativo como político. Al respecto, el alcalde Ramón Fernández-Pacheco casi rogó ayer en declaraciones a los medios «que se volviese a la normalidad cuanto antes», dijo.

Fotos

Vídeos