Con la llegada de IKEA se crearán 750 empleos y se recuperarán dos canteras de la zona

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Almería, Rafael Esteban, interviene durante el pleno./S. G. H.
El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Almería, Rafael Esteban, interviene durante el pleno. / S. G. H.

En el curso de la tramitación administrativa la Junta catalogó como BIC el contexto que rodeará al gigante comercial

Sergio González Hueso
SERGIO GONZÁLEZ HUESOAlmería

El Ayuntamiento de Almería, a través de su aprobación en sesión plenaria, dio ayer el visto bueno definitivo al Estudio de Detalle de la parcela afectada por el desarrollo comercial que promueve la mercantil Belenram S. L. y en la que está prevista que se asiente la multinacional sueca IKEA, cuya apertura propiciará la creación de 750 puestos de trabajos directos.

Con el de trámite de ayer, la ciudad de Almería está más cerca para que el gigante de los muebles de diseño se instale en la capital, lo que a juicio del teniente alcalde de la ciudad, Miguel Ángel Castellón, va a hacer que Almería «abandone su estado de pesimismo histórico que siempre nos ha acompañado al hacerse con un proyecto único, llegándoselo a arrebatar a ciudades como Granada», aseguró el también concejal de Vivienda y Desarrollo Urbano durante su intervención en el pleno.

En su discurso de la jornada de ayer quiso trasladar el convencimiento de todo el equipo de gobierno de que el futuro para Almería es esperanzador en lo que tiene que ver son su vertiente más comercial. Sobre esta, esperan que a lo largo del año 2019 la ciudad pueda convertirse en un polo de atracción de primer orden no sólo con IKEA sino también con la apertura del Centro Comercial Torrecárdenas, que abrirá sus puertas teniendo de su lado a los principales operadores del sector.

Entre ambas catedrales del consumo, que ocupan en total casi 30.000 metros cuadrados de suelo, podrán crearse más de 2.000 empleos, a tenor de las previsiones que maneja ya el Ayuntamiento de Almería. «Con todas estas buenas noticias en el horizonte es lógico pensar que por fin dejaremos atrás aquel recuerdo de cuando los almerienses teníamos que ir a Murcia o a Granada a comprar», señaló Castellón.

Frente a estos datos y buenos pronósticos para Almería, desde IU se quiso contraponer un 'pero'. O más bien dar un aviso: el de que no haría bien el Ayuntamiento con obnubilarse con la llegada de estas grandes superficies pues «siempre que se abre una de estas catedrales comerciales tenemos que lamentar el cierre del pequeño negocio, el de toda la vida», expuso el portavoz de IU en el Ayuntamiento, Rafael Esteban, que también mencionó los «contratos precarios» que suelen ir aparejados, según él, a la implantación de los centros comerciales.

Las canteras

Fue el portavoz de Cs en el Consistorio almeriense, Miguel Cazorla, quien agradeció a la empresa que haya sido capaz de acordar la llegada de un operador internacional tan importante y que además se vaya a encargar de la adecuación de varias cuevas que se encuentran afectadas por el proyecto.

En el periodo en el que ha durado la tramitación administrativa, a la Junta le ha dado tiempo a declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el sistema de cuevas que se encuentra salpicando la corona Norte de la capital, en una catalogación que ha venido ligada también a la de otras canteras de mayor entidad como las de época califal ubicadas en el barrio de La Chanca-Pescadería, de donde se extrajeron las piedras para construir el Conjunto Monumental de la Alcazaba.

La declaración autonómica obliga por Ley al propietario de los terrenos afectados a salvaguardar el bien monumental. Como quiera que hasta dos de las cuevas catalogadas caen sobre el proyecto ligado a la llegada del IKEA, los promotores se han visto a rehacer, entre otras cuestiones, la urbanización que tenían pensado desarrollar. Las variaciones las han tenido que hacer figurar en el Estudio de Detalle. En él subyace que uno de los viales proyectados ha tenido que sufrir una modificación en su extremo más cercano a una de estas cuevas.

Según explicó el concejal de Vivienda y Desarrollo Urbano, el promotor, en la urbanización de la zona tiene que dibujar un sendero de acceso al bien patrimonial, el cual también debe adecentado para recibir visitas.

La estimación es que estas actuaciones cuesten alrededor de unos 700.000 euros, tal y como dio a conocer Miguel Cazorla, que se mostró muy satisfecho por el acuerdo y también agradecido con los propietarios en nombre de su grupo por la «sensibilidad» que habían demostrado por el patrimonio en el proyecto. Por su parte, desde filas socialistas se quiso hacer ver a Cs que el hecho de poner en valor un BIC no se hacía por puro altruismo sino porque lo dicta la Ley de Patrimonio. Asimismo, el portavoz del PSOE, Juan Carlos Pérez Navas, apuntó que la revalorización de estas canteras le viene muy bien al promotor en cuanto a lo que representa el valor inmaterial del legado histórico como polo de atracción de turistas y visitantes.

Con el trámite cumplimentado ayer, sólo resta que la mercantil presente el proyecto de edificación para que la Gerencia municipal de Urbanismo pueda otorgarle la licencia constructiva como paso previo al inicio de los trabajos. Por lo pronto, será la empresa municipal 'Almería XXI' como agente urbanizador quien comience la encomienda dada por la empresa para ejecutar la urbanización de toda la pastilla de suelo.

Según avanzó el primer teniente de alcalde de Almería, estas actuaciones comenzarán en el primer trimestre del año que viene y se prolongarán durante el 2018. Algo más habrá que esperar para que IKEA pueda abrir sus puertas donde está previsto, en Rambla Belén. Lo hará entre 2019 si se tiene en cuenta las previsiones municipales, o en 2020 según la empresa promotora de un proyecto que ya está en marcha.

Fotos

Vídeos