Ana Julia, ocho horas en los juzgados y una multitud al grito de «¡asesina!»

FRAN GAVILÁN

La salida de la detenida de la Ciudad de la Justicia obligó a la Policía Nacional a realizar verdaderos esfuerzos para frenar a un centenar de personas

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁN

Nadie recuerda la última vez que la avenida Padre Méndez de Almería capital, lugar donde se encuentra el garaje de la Ciudad de la Justicia por donde acceden los furgones policiales, se cortó al tráfico por la declaración de un detenido ante un juez.

La salida de los juzgados de Ana Julia Quezada, de 43 años y autora confesa del crimen del pequeño Gabriel, obligó a la Policía Nacional a realizar verdaderos esfuerzos para que una multitud «furiosa», contrarios al mensaje de serenidad que lanzó Patricia Ramírez el pasado martes en el funeral multitudinario de su hijo, no interceptara la furgoneta de la Guardia Civil que trasladaba a la detenida de regreso a la Comandancia tras prestar declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, el juez Rafael Soriano.

La Guardia Civil ya había previsto los problemas de seguridad que planteaba trasladar a los juzgados a la autora de un crimen que ha conmocionado a todo un país. Por ese motivo, los agentes de la Benemérita encargados de las conducciones de los arrestados y presos decidieron trasladar a Ana Julia a las siete de la mañana y por la puerta trasera de la Comandancia de Almería, totalmente ajena a los numerosos medios de comunicación que se agolpaban desde primeras horas en el acceso principal.

Esta estrategia, sin embargo, no impidió que algo más de un centenar de personas se agolpara pasadas las doce del mediodía en la puerta por donde «tarde o temprano» saldría la autora confesa tras rendir cuentas ante el magistrado.

«¡Tiene que salir por aquí!», gritaba una mujer de mediana edad que portaba una pancarta en la que se podía leer: «Justicia para Gabriel. Te queremos, 'pescaíto'». Esta vecina llegó al inmueble judicial acompañada por algo más de una docena de personas, pero la afluencia creció hasta convertirse en una masa «furiosa» al grito de «¡asesina, criminal!» o «¡cadena perpetua!», lo que obligó a los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional a establecer un dispositivo de seguridad y a trasladar a los congregados a la cera de enfrente.

No obstante, el operativo no impidió que decenas de personas trataran de alcanzar el furgón policial con el claro objetivo de agredir a Ana Julia. Una escena de tensión que puso punto y final a la declaración que realizó la autora confesa del crimen del pequeño Gabriel tras una hora y media delante del magistrado Rafael Soriano.

De nuevo ante el juez

La escena se podría volver a repetir durante esta jornada, ya que Ana Julia deberá comparecer nuevamente ante el juez a partir de las 12 horas de esta mañana. Esta nueva comparecencia se producirá después de que el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería decidiera prorrogar su detención durante un periodo de 24 horas tras el hallazgo de nuevos indicios en el marco de las pesquisas que llevan a cabo los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Entre estas nuevas pruebas se encuentra la recuperación del hacha con el que Ana Julia dio «un mal golpe» en la cabeza al pequeño Gabriel, lo que provocó que el niño de tan sólo ocho años sufriera un traumatismo craneoencefálico lateral.

Más

Fotos

Vídeos