El 64% de los jóvenes prefiere envases de cartón o madera para fruta y verdura

Un joven compra verduras en un supermercado.
Un joven compra verduras en un supermercado. / IDEAL

Para cuatro de cada diez compradores de entre 18 y 35 años, el envasado es decisivo a la hora de adquirir productos hortofrutícolas

JOSÉ ESTEBAN RUIZALMERÍA

Las opciones más populares, en cuanto al envase, entre los compradores jóvenes, denominados 'millenials' (aquellos que nacieron entre 1981 y 1995) a la hora de adquirir en sus centros habituales frutas y hortalizas, son el cartón o la madera, según un estudio elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), con la colaboración de la Asociación Española de Fabricantes de Envases y Embalajes de Cartón Ondulado (Afco) y del sello de calidad UNIQ.

Los resultados plasmados en el informe llevado a cabo tras dicho análisis detallan que el 64% de este grupos de jóvenes compradores, que entraron en edad adulta más allá del año 200, prefiere envases de cartón o madera cuando hace la compra, frente a un 15% que se decanta por el plástico.

La sostenibilidad juega un papel determinante en la elección de estos compradores a la hora de ir a la compra. Y es que, «los jóvenes entre 18 y 35 años optan por las cajas sostenibles porque consideran que así benefician al medio ambiente».

'Potencial del millennial como shopper de frutas y hortalizas' es el nombre de este informe que nace, explicaron desde Aecoc, Afco y UNIQ, «con el objetivo de conocer el comportamiento de una generación que definirá al consumidor del futuro».

El producto no es el único factor decisivo para estos jóvenes en su opción preferida de compra. Y es que, según trasciende del análisis, «cuatro de cada diez compran estos frescos dependiendo del packaging». El envasado es concluyente siempre y cuando sea sostenible y, además, comporte un producto de calidad, apuntaron los autores del estudio.

En cuanto a los tipos de envases y embalajes, el de cartón y papel es, según este estudio, el que logra una mayor asociación con la sostenibilidad, a la vez que trasmite calidad mejor que ninguna otra alternativa. No en vano, un 38% de los encuestados, de hecho, «reconocen que les gustaría encontrar envases que tuvieran un menor impacto medioambiental».

Esta encuesta, realizada a un total de 1.000 personas entre 18 y 35 años responsables de las compras de frutas y verduras en toda la geografía española, muestra que a pesar de que «un 88% cree que es básico consumirlas para tener buena salud, sólo un 37% lo hace a diario».

Las mujeres más adultas de esta generación consumen más frutas y hortalizas, aunque en general «solo seis de cada diez consultados consideran que tienen una alimentación sana», informaron los impulsores de este estudio.

Sobre el desperdicio, se concluye que «es el principal motivo que explica este bajo consumo: un 39% alega que no compra más porque se le estropea en casa, siendo de nuevo las mujeres las que consumirían un 43% más si los alimentos tuvieran una vida más larga».

A pesar del limitado consumo, «el barómetro observa una vuelta a las raíces en la manera de hacer la compra». Casi la mitad de los 'millennials' «consumen productos locales y las fruterías de barrio junto a los mercados ganan protagonismo, ya que un 60% de los encuestados dice buscar un trato personal a la hora de hacer la compra». Sin embargo, añadieron, «sólo uno de cada diez compra en tienda ecológica, cooperativas o compra directa al proveedor, porcentaje similar al de la compra por Internet, que no termina de despegar en el caso de los frescos: solo un 13% de los jóvenes compra habitualmente frutas y verduras en tiendas online».

Con estos datos, 'Potencial del millennial como shopper de frutas y hortalizas' concluye que «para que esta generación aumente el consumo de estos frescos, debería haber más presencia de productos saludables, formatos individuales, envases más sostenibles y una oferta mayor de productos ecológicos y biológicos pero cuidando siempre el precio».

Leopoldo Santorromán, presidente de Afco manifestó que «con este barómetro, el millennial nos demuestra que es un comprador que busca los beneficios reales de los productos y que debate y piensa sobre lo que le están proponiendo. Tiene una gran conciencia medioambiental y está preocupado por el desperdicio alimentario. Por ello, debemos hacer un mayor esfuerzo por apostar por cajas agrícolas más ecológicas, reciclables y respetuosas con el medio, que alarguen la vida útil del producto fresco, y que además puedan ir impresas para aportar información al consumidor. Los jóvenes prefieren cajas de cartón porque responden a sus exigencias».

Por su parte, Maite Arrizabalaga, gerente de la Cadena Agroalimentaria de Aecoc, comentó a partir de las conclusiones del estudio que «para incrementar el consumo de frutas y hortalizas en los 'millennials', la clave está en la comunicación de lo saludable, así como en la ilustración de formas de preparación y recetas sencillas y rápidas. Los millennials son conscientes de la importancia de nutrirse: 4 de cada 10 consumen frutas y hortalizas a diario, y reconocen que son parte clave para una buena salud. El aspecto, el precio por kilogramo, así como el hecho de que el producto sea de temporada, son clave en la compra de frutas y hortalizas».

Fotos

Vídeos