Investigan si se cometió una negligencia médica tras morir una bebé de Almería

En una operación presuntamente se pudo producir una negligencia que provocó daños en la válvula mitral del corazón

EFEMÁLAGA

El Juzgado de Instrucción número 7 de Málaga investiga un posible homicidio imprudente tras la muerte de una bebé de cuatro meses que fue intervenida para realizarle un cateterismo, operación en la que presuntamente se pudo producir una negligencia que provocó daños en la válvula mitral del corazón.

La pequeña falleció el pasado 30 de septiembre y el juzgado que instruye el caso ya ha tomado declaración en calidad de investigado al médico que le intervino quirúrgicamente para determinar si pudo haber una mala praxis médica, según la denuncia, a la que ha tenido acceso Efe.

La niña nació por parto natural el pasado 12 de mayo de 2017 en Almería pero al tercer día le diagnosticaron una dolencia cardiaca, concretamente una cardiopatía congénita de la válvula aórtica, por lo que fue derivada al Hospital Materno Infantil de Málaga, donde fue intervenida el 21 de junio de una valvuloplastia percutánea de estenosis aórtica.

Dos días más tarde, se decidió intervenir nuevamente a la pequeña para "reparación de la válvula mitral, la cual estaba francamente dañada por la mala praxis médica", según se recoge en la denuncia que fue presentada ante el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Almería.

Tras distintos tratamientos, incluida la sustitución de la válvula mitral por una prótesis mecánica el 13 de julio y la implantación de un marcapasos el 26 de julio, la menor fue dada de alta el 13 de septiembre en el Hospital Materno Infantil de Málaga, siendo derivada al Hospital Torrecárdenas, en Almería, donde permaneció internada de forma continuada hasta que falleció el 30 de septiembre.

En la denuncia se recoge que la menor cuando fue intervenida, el 21 de junio, de la lesión coronaria en la válvula aórtica hubo una mala praxis médica y que incluso así se recoge en el informe de alta de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Materno Infantil.

Tras un proceso médico de constantes recaídas, intervenciones y asistencias médicas, la menor no pudo superar "las graves lesiones producidas por la lesión o mala praxis médica", por lo que pidieron de carácter urgente la práctica de la autopsia para determinar la causa de la muerte.

El juzgado instructor de Málaga ya ha tomado declaración en calidad de investigado al médico y a la doctora que le asistió y se intenta dirimir si durante el cateterismo que se le hizo el 21 de junio se provocó un daño en la válvula mitral.

Un portavoz de la familia ha explicado que los padres están destrozados ya que al día siguiente del cateterismo les dijeron que iban a intentar reparar la válvula dañada pero el médico que la intervino "nunca dio la cara".

Debido a ello las siguientes operaciones fueron realizadas por otros cirujanos pero "al estar tan dañada la válvula no pudieron hacer nada".

La familia ha lamentado que nunca el médico hablara con ellos y han afirmado que posteriormente incluso se ha dotado al Hospital Materno Infantil de un ecógrafo que detecta con mayor rapidez la cardiopatías en los niños.

Actualmente están a la espera del informe médico forense para determinar si hubo dicha mala praxis y también se ha solicitado al juzgado que el médico cirujano que posteriormente intervino a la pequeña, declare en calidad de testigo para que explique cómo se encontró la válvula y cómo la intentó arreglar.

Fotos

Vídeos