La Gerencia de Urbanismo estrenará su nueva sede administrativa a principios del año 2019

Los ediles atienden a la explicación de las obras por un técnico./M. C.
Los ediles atienden a la explicación de las obras por un técnico. / M. C.

Las obras traerán consigo la apertura de la calle Pósito y un nuevo espacio de hostelería en la terraza del inmueble con vistas al Casco Histórico

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

La nueva Gerencia Municipal de Urbanismo abrirá sus puertas a principios del año 2019. En total, quince meses a contar desde ayer, cuando el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco Monterreal (PP) dio el pistoletazo -institucional- a los trabajos constructivos sobre el aparcamiento municipal de la plaza Marín.

Las obras tendrán un coste de 3,8 millones de euros. Pero el equipo de Gobierno insisten en su rentabilidad para abaratar la cartera de alquileres. Concretamente, el de la Gerencia Municipal de Urbanismo -dos plantas en un edificio de reciente construcción en la avenida de Federico García Lorca- tiene un coste aproximado de 350.000 euros al año.

El nuevo edificio, en el solar que dejara tras de sí el 'Centro Cine', contará con una superficie construida de 3.043,60 metros cuadrados y, partiendo de la planta existente, que da acceso al aparcamiento, el nuevo edificio contará con tres alturas más sobre rasante y un casetón superior.

Además, el proyecto a realizar incluye además la urbanización del entorno, lo que añade a la obra un elemento determinante: la apertura de la calle Pósito. Con ello, se abre una vía directa de conexión entre la Puerta de Purchena y la Alcazaba por las faldas de San Cristóbal y La Hoya: una vía alternativa que permeabilizará esta zona histórica de Almería.

El edificio se complementa con un local comercial -en la cuarta planta y el terrado- preparado para un restaurante. Un espacio que el Consistorio pretende sacar a concesión administrativa y que redundará en la centralidad del entramado de callejuelas en torno a la plaza Vieja como una zona de ocio y esparcimiento relacionado con la hostelería. «Ambos usos serán independientes en sus accesos, núcleos de comunicación vertical, circulaciones, instalaciones, etc., permitiendo usos diferenciados», aclaraban desde el propio equipo de gobierno.

El nuevo edificio cuenta con un diseño de la UTE 'Lotoarq', Juan López Torres y Juan López González, que resultaron ganadores del concurso de ideas convocado por Almería XXI y que contó con cierta polémica vecinal por tener gran parte de la superficie del mismo de acero corten -un elemento que algunos colectivos creen que no integra el inmueble con el entorno histórico-.

El edificio cuenta con dos vestíbulos de acceso independientes, desde la plaza Marín. Ambos vestíbulos se separan con una mampara acristalada, que posibilita una percepción conjunta de ambos espacios. La posición de los núcleos de ascensores y escaleras se configura de tal manera, que una reforma posterior en su distribución permitiese unificar ambos elementos -las oficinas y el local de hostelería-. En planta tercera, de hecho, se posibilita una conexión controlada de la zona administrativa y el local comercial previsto para restaurante.

Además, se ha proyectado una sala de usos múltiples con una capacidad de 80 personas sentadas, dotada de medios técnicos audiovisuales y acceso exclusivo que permite un uso para actividades complementarias de manera independiente y autónoma al uso administrativo del edificio. «Seguimos apostando por la revitalización y regeneración del Casco Histórico, llevando a esta parte de la ciudad, un edificio singular y vanguardista», dijo el regidor Pacheco.

Fotos

Vídeos