«El fraude genera un sobrecoste en la factura y lo pagamos todos los usuarios»

Los enganches ilegales provocaron un encarecimiento de 150 millones de euros en la factura eléctrica total de los españoles en 2015

F. G.ALMERÍA

«El impacto negativo del fraude no repercute en lo esencial sobre las compañías eléctricas, sino que, al igual que sucede con el fraude fiscal, afecta directamente a los ciudadanos». Así lo señalan fuentes de Endesa a este periódico, quienes señalan que sólo en el barrio de Pescadería la compañía ha tenido que invertir más de 75.000 euros para reparar el cableado y las instalaciones dañadas por culpa de los fraudes a la red eléctrica este año.

«Los suministros irregulares generan siempre un sobrecoste en la factura y los pagamos todos los ciudadanos», indica un responsable de la compañía en Almería.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el fraude eléctrico supuso un encarecimiento de 150 millones de euros en la factura eléctrica total pagada por los consumidores españoles en el año 2015.

El Puche, Pescadería, Torrecárdenas y Los Almendros acumulan la mayoría de incidencias

En términos físicos, este fraude ascendió, según estimaciones de Endesa, a 3,5 millones de teravatios-hora de electricidad, es decir, una cantidad equivalente al consumo eléctrico anual de la ciudad de Sevilla y de toda su área metropolitana.

Organizaciones criminales

La mayoría de estos fraudes a la red eléctrica, que suponen un delito penal de defraudación de fluido eléctrico, que en los casos más graves puede acarrear hasta penas de prisión, están estrechamente relacionados con grandes cultivos de marihuana de tipo 'indoor', que necesitan mucha iluminación para que las plantas puedan crecer.

Y detrás de este negocio se encuentran organizaciones criminales perfectamente estructuradas.

Sólo el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Guardia Civil de Almería ha desmantelado en dos años a más de una veintena de bandas criminales en Almería dedicadas al cultivo y distribución de este estupefaciente.

No es casualidad. El cultivo de marihuana es mucho más rentable que el tráfico de otras drogas como el hachís o la cocaína. «Nos encontramos a narcotraficantes habituados a traficar con hachís o cocaína, que ahora se dedican de lleno a la marihuana porque les reporta más beneficios y es mucho menos costoso». Así lo señaló a a este periódico un sargento del EDOA de Almería, quien añadió que detrás de las grandes plantaciones de marihuana desmanteladas en los últimos años se encuentran organizaciones criminales, «muy estructuradas y jerarquizadas», con capacidad para exportar el estupefaciente a otros países de la Unión Europea.

Por este motivo, el papel de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y su estrecha colaboración con Endesa juegan un papel muy importante contra los enganches fraudulentos.

Fotos

Vídeos