FAAM atiende a 27 alumnos con discapacidad en aulas de Almería

Uno de los alumnos, realizando una actividad de Lengua en una de las tablets. /IDEAL
Uno de los alumnos, realizando una actividad de Lengua en una de las tablets. / IDEAL

El programa educativo se está desarrollando en cuatro centros y aprovecha las nuevas tecnologías para favorecer la inclusión

J. L. P.ALMERÍA

Promover la inclusión del alumnado con discapacidad en el aula ordinaria es el objetivo principal del proyecto Incluye+D que FAAM, Federación Almeriense de Asociaciones de Personas con Discapacidad y su Fundación desarrollan desde principios de año en cuatro centros de la capital. Un programa educativo ejecutado a través de COCEMFE que cuenta con financiación con cargo al IRPF del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y que está beneficiando a un total de 27 menores en edad escolar con distintos tipos de discapacidad y sus familias.

El Centro de Educación Infantil y Primaria Ginés Morata, el Centro de Educación Infantil y Primaria Luis Siret, la Escuela Infantil Mediterráneo y el Centro de Educación Infantil y Primaria Antonia Artigas son los centros hasta los que se desplaza cuatro veces por semana la profesional especializada en audición y lenguaje de FAAM encargada del proyecto.

Encarnación Pérez explicó que la importancia de este proyecto radica no sólo en la atención individualizada de cada alumno, receptores de talleres específicos en función de sus necesidades «sino que las herramientas usadas en las distintas terapias encuadradas en Tecnologías de la Comunicación están permitiendo conseguir avances importantes». Este proyecto también ha contemplado la dotación de los centros con material tecnológico como un ordenador portátil y un I -pad mini al CEIP Luis Siret, teclados y ratones al CEIP Ginés Morata y tres tablets para el resto.

Entre las acciones desempeñadas por el técnico destacan el desarrollo, la investigación y la adaptación de las herramientas que precisan los alumnos para su trabajo diario tanto dentro como fuera del centro. «A lo largo del proyecto hemos ido proporcionando soporte tecnológico e instalación de herramientas y aplicaciones tanto en las tablets como en ordenadores y pizarras digitales», afirmó Encarnación Pérez quien describió que la tecnología ha proporcionado en muchos niños la verdadera inclusión y normalización, ya que durante su uso se sienten como el resto de compañeros en el manejo de las tablets u ordenadores.

Sin duda lo que más ha despertado el interés de los alumnos han sido las mesas de luz y las gafas de realidad aumentada. A través de la primera de las herramientas la profesional ha potenciado los aspectos sensoriales y manipulativos trabajando también la asociación, el rastreo visual así como los números, las letras y el vocabulario.

Y todo ello complementado con los dispositivos móviles y las aplicaciones que según las capacidades de cada alumno se han ido adaptado a cada caso concreto para alcanzar los objetivos. En el caso de las gafas de realidad aumentada, usadas entre los alumnos con parálisis cerebral y movilidad reducida «ha supuesto para ellos un estímulo muy grande ya que es la primera vez que, por ejemplo, se subían a una montaña rusa o caminaban entre dinosaurios».

Fotos

Vídeos