Una espigada silueta como símbolo para Cabo de Gata

Las barcas a los pies del campanario dan constancia de su proximidad respecto a la playa./IDEAL
Las barcas a los pies del campanario dan constancia de su proximidad respecto a la playa. / IDEAL

La Iglesia de Las Salinas es una de las construcciones almerienses más reconocibles a simple vista por los visitantes

J. L. PASCUALALMERÍA

Si hay una silueta inequívoca que defina a Cabo de Gata, al margen de la que forma su magnífico litoral, esa es sin duda la Iglesia de Las Salinas, situada entre las barriadas de La Almadraba de Monteleva y de San Miguel, en la ciudad de Almería. Su reconocible forma espigada da la bienvenida desde lejos a quienes van en busca de las playas de la zona.

Para conocer el porqué de su construcción, hay que echar la vista atrás, hasta finales del siglo XIX. En esta época, las salinas que hasta entonces habían sido propiedad del Estado, pasaron a ser gestionadas por empresas privadas. En 1882 fueron adquiridas por una sociedad francesa y bajo su control se llevaron a cabo importantes reformas. No obstante, una mala administración y condiciones meteorológicas adversas llevaron el negocio a la quiebra. Puestas a la venta, serían compradas por Doña Isabel Oliver y de Cueto, pasando luego a sus herederos, la familia Acosta. Recibieron el nombre de 'Salinas de Almería', también conocidas como 'Salineras de Acosta'. Esta nueva gestión trajo consigo importantes beneficios que redundaron en el equipamiento urbano para los trabajadores salineros, construyéndose así la iglesia en 1907 para el culto religioso católico de los trabajadores de las salinas.

A diferencia de las viviendas de los salineros, el templo se levantó dentro de un rectángulo perimetral y sobre una plataforma para evitar la entrada de agua y arena, elevación que le confiere cierto aíre de superioridad simbólica. Su fachada principal, que se orienta hacia el sudeste mirando al pueblo salinero, integra el elemento más característico del templo: su campanario.

Su construcción tuvo como fin el culto religioso de los trabajadores de la explotación salina

Consta de seis niveles con forma de cubo y está adosado a la derecha de la nave del templo. Sus cuatro fachadas fueron decoradas de forma irregular, con óculos y ventanas rectangulares distribuidos aleatoriamente en cada uno de sus lados. La cubierta consiste en una pirámide de base regular con cuatro lados en forma de triángulo isósceles con revestimiento de estuco, que ha cambiado de color en diferentes ocasiones. En el vértice superior fue colocada una cruz de hierro por los mismos trabajadores de las salinas, que se derrumbó en diciembre de 2009 por una fuerte tormenta.

En la parte posterior del templo se sitúa un patio cementerio en que se abren dos puertas opuestas entre sí, una de ellas mirando al mar, al lado de la cual se construyeron tres hileras horizontales de nichos, con once vanos cada una.

El interior del edificio cuenta con coro y sacristía, decorados con falsas columnas y cenefa labrada en piedra. Este templo no está consagrado a ninguna divinidad, pero se veneran con especial fervor las imágenes de Nuestra Señora del Carmen, patrona de los marineros y la de Santa Bárbara, que lo es a su vez de los mineros (trabajadores), fundadores (propietarios) y arquitectos.

Desde aquella época hasta nuestros días ha vivido diferentes épocas, algunas de esplendor y otras de decaimiento. El 25 de diciembre de 2004 se ofició misa por última vez debido al deteriorado estado del edificio. Tras varios años cerrada a los fieles y muchos meses de obras de rehabilitación, la iglesia de Las Salinas de Cabo de Gata abrió las puertas y reanudó su actividad el domingo 23 de septiembre de 2012. En ella, siempre con permisos especiales del Obispado, se celebran ceremonias religiosas, como bodas y bautizos.

Debido a su inusual aspecto y su llamativo emplazamiento, además de a la estrecha relación de la provincia almeriense con el cine, la iglesia de Las Salinas ha sido también protagonista en la gran pantalla apareciendo en multitud de películas, vídeos musicales o anuncios publicitarios, como 'Patton' o la reciente 'Assassin's Creed'.

Fotos

Vídeos