Especialistas enseñan en un colegio de Almería técnicas que pueden salvar vidas

Un médico actúa en el 'ahogamiento' de un niño. /IDEAL
Un médico actúa en el 'ahogamiento' de un niño. / IDEAL

Profesionales del Hospital de Alta Resolución El Toyo se trasladan al colegio Madre de la Luz para impartir el taller

A. MALDONADOAlmería

Un equipo de profesionales del Hospital de Alta Resolución El Toyo ha impartido un taller sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) básica en el Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Madre de La Luz, de la capital. El objetivo de esta formación, en la que han participado miembros del profesorado y un grupo de alumnos, es que los participantes aprendan a reconocer una situación de parada cardiaca y a actuar adecuadamente.

El taller ha sido impartido por los facultativos Enriqueta Quesasa y Francisco de la Casa y el enfermero Antonio Ramos. En el programa formativo se han incluido los conocimientos necesarios para identificar una situación de parada cardiorrespiratoria y otras situaciones de emergencia, así como las pautas para actuar adecuadamente, alertando a los servicios sanitarios y efectuando las maniobras básicas de reanimación. Igualmente se ha instruido a profesores y alumnos en el uso de los desfibriladores externos semiautomáticos (DESA).

La especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital de Alta Resolución El Toyo, Enriqueta Quesada explica que "el grupo que ha participado en esta actividad ha quedado muy satisfecho". Quesada señala que "salvar una vida está en manos de todos, por lo que es necesario que cada vez más ciudadanos estén adecuadamente formados para actuar ante una situación de riesgo vital".

Cadena de supervivencia

Los cinco minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son claves para el afectado y por ello es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata poniendo en marcha la cadena de supervivencia, llamando al 061 en primer lugar para que acudan los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardiaco externo.

La disponibilidad de un equipo de desfibrilación eléctrica precoz, que puede ser utilizado por personal ajeno a la profesión sanitaria con la realización de un curso básico de entrenamiento, añade el recurso más eficaz para restablecer el ritmo cardiaco viable y reducir al máximo el riesgo de muerte.

El papel de los testigos presenciales en estas situaciones críticas es clave, y es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata, alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardiaco externo.

Fotos

Vídeos