El PP denuncia el «desabastecimiento» de cerca de 140 fármacos en Almería

Amós García en rueda de prensa. / PP DE ALMERÍA

La Junta niega la falta de medicamentos y alega que ninguno del listado está en la subasta de productos de prescripción por principio activo

M. C.ALMERÍA

El diputado autonómico del PP de Almería Amós García denunció ayer el desabastecimiento de más de 140 medicamentos en las farmacias de la provincia desde el pasado 1 de junio, una situación que viene provocada, indicó el parlamentario, por la «incapacidad» de algunos laboratorios adjudicatarios de las subastas para suministrar medicamentos de forma continuada, lo que estaría repercutiendo en «numerosos perjuicios a los pacientes».

Para García Hueso este problema «rompe el principio de igualdad» y deja a los pacientes de Almería «en inferioridad de condiciones que en el resto del país», por ello instó al Gobierno andaluz a que ofrezca «una explicación a este desabastecimiento, en vez de ocultarlo», y conminó a la Consejería de salud a que «trabaje para que los almerienses tengamos las mismas condiciones para acceder a los medicamentos que el resto de comunidades», a la vez que aprovechó para arremeter contra la subasta de fármacos: «en otras comunidades autónomas pueden elegir libremente el medicamento como es el caso por ejemplo de Murcia», relató.

Según el relato de García, la situación de desabastecimiento contrasta con el hecho de que la Junta «niega su existencia», contradiciendo «incluso» los informes emitidos por diferentes entidades como el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. «Aunque Susana Díaz apueste por la subasta de medicamentos, ya ha quedado claramente demostrado que suponen un retroceso para el sistema sanitario, sobre todo para los pacientes, ya que se reduce la calidad de la prestación farmacológica, se dificulta la adherencia a los tratamientos y se generan inequidades en el servicio de salud, convirtiendo a los almeriense en pacientes de segunda».

«En la Sanidad no puede imperar el sistema del precio más bajo», aseveró Amós García, remarcando que la calidad de los medicamentos que financia la sanidad andaluza es de «peor calidad» ya que los adjudicatarios suelen ser empresas farmacéuticas de Europa del Este o de Asia, que se han convertido en las principales proveedoras en Andalucía. Además relató supuestos efectos adversos de la prescripción por principio activo y la administración de fármacos vencedores de la subasta.

«Se trata de un modelo totalmente economicista en el que no prima para nada la calidad de los fármacos, ya que al ciudadano se le suministran medicamentos de peor calidad, variando la concentración del principio activo, y es en esas dosis en las que algunos laboratorios juegan para abaratar costes, suministrando en cada dosis más excipientes, que son más baratos e influyen en el efecto», dijo el parlamentario.

Además, el popular criticó que con medidas como la subasta farmacológica se está produciendo una descentralización de laboratorios que antes tenían sede en Andalucía mientras que en el territorio se ha producido un «despido masivo de personal». «Los laboratorios adjudicatarios no crean empleo porque no tienen personal en nuestra comunidad, por lo tanto, ¿quién está destruyendo empleo en Andalucía?», cuestionó.

Ninguno de la subasta

La Consejería de Salud, por su parte, afeó la «absoluta irresponsabilidad y profundo desconocimiento» por parte del diputado almeriense «al cuestionar la calidad de los fármacos de la selección pública de medicamentos, ya que todos los fármacos que se dispensan en España son autorizados por la Agencia Española de Medicamentos».

En un comunicado, el departamento de salud pública andaluz recordó que la Agencia Española de Medicamentos publica periódicamente los desabastecimientos que se producen a nivel nacional y que en la última actualización podía constatarse, con datos oficiales, «y no con afirmaciones demagógicas e interesadas», calificaron, que de los 216 medicamentos en desabastecimiento a nivel nacional «ninguno de ellos era de la subasta andaluza». «En cualquier caso, ante problemas puntuales de desabastecimiento que pudieran producirse, éstos no afectan a los tratamientos de los usuarios ya que los medicamentos no disponibles pueden ser sustituidos por otros con igual principio activo, dosis y forma farmacéutica», abundó el departamento de Salud.

«Al igual que han hecho en otras ocasiones sus compañeros de filas, Amós [García] intenta desprestigiar una medida de la Junta de Andalucía que sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, puesto que el organismo internacional promueve y defiende la prescripción por principio activo, frente a la prescripción por marcas comerciales determinadas», insistieron.

Fotos

Vídeos