«La denuncia es básica para activar la protección policial a una víctima»

Agentes de la Comisaría Provincial de Almería se suman a los actos contra la violencia machista./CNP
Agentes de la Comisaría Provincial de Almería se suman a los actos contra la violencia machista. / CNP

Más de 1.600 mujeres están protegidas en la provincia por las Fuerzas de Seguridad del Estado ante sus agresores, de las que casi medio millar residen en la capital

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁNALMERÍA

Un total de tres mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas y dos han resultado gravemente heridas en territorio almeriense en lo que llevamos de año. Esta cifra lamentable es sólo la punta del icerbeg, ya que actualmente hay muchas mujeres en la provincia que conviven con el miedo y las amenazas de muerte de aquellos que un día formaron parte de sus vidas. Salir a la calle, disfrutar de un café en una terraza o hacer cosas tan cotidianos como ir de compras, se antoja tarea difícil para algunas mujeres amenazadas por la sombra de la violencia de género.

Según estadísticas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un total de 1.662 mujeres víctimas de la violencia de género viven actualmente bajo la protección de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, de las que un total de 31 tienen una edad comprendida entre 14 y 17 años.

«La violencia de género no comprende de edad o estatus social». Así lo indica a este periódico el inspector Enrique F. y coordinador de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaría Provincial de Almería, al tiempo que señala que «la denuncia es básica para activar la protección a las víctimas de la violencia de género».

Sólo en la capital, la unidad que dirige este inspector tiene encomendada en la actualidad la protección de 425 víctimas de malos tratos y cada mes este grupo de la Policía Nacional recibe una media de 150 denuncias por casos de violencia de género. «Hay más concienciación sobre esta lacra, cada vez hay más personas del entorno de la víctima que deciden poner una denuncia», atiende el inspector de la UFAM.

El agente señala que las órdenes de protección se otorgan cuando existen indicios fundados de la comisión de actos contra la vida, la integridad física o moral, la libertad sexual, la libertad o la seguridad de quien sea o haya sido esposa o compañera sentimental, siempre que resulte una situación objetiva de riesgo para la mujer y que requiera la adopción de algunas medidas de protección contempladas en la ley.

No obstante, el agente de la Policía Nacional incide en señalar que la denuncia es fundamental -las dos mujeres heridas gravemente este año en Almería no habían presentado denuncia previa-. «A partir de ahí la protección es inmediata», puntualiza el inspector. Es en ese momento cuando entran en acción los policías que componen la UFAM. Los agentes que integran esta unidad también son los encargados de establecer las medidas de protección específicas que recibirá cada mujer.

Lo siguiente es que el juez conozca y analice sus circunstancias para que dicte la orden de alejamiento o protección pertinente. Cuando las víctimas reciben una orden de protección en caso de que la seguridad de la mujer esté en un nivel de 'riesgo extremo', se les asigna un agente que les acompaña. «Se le asigna un funcionario con el que mantiene una entrevista, están conectados telefónicamente y realiza labores de acompañamiento».

La UFAM establece unas valoraciones de la víctima. «Riesgo extremo sería cuando el agente se pone en contacto cada 72 horas, alto es cada siete días, medio cada mes y bajo cada dos meses», indican desde la Policía Nacional.

Riesgo extremo

En el caso que implique un riesgo extremo para las mujeres, la Policía Nacional puede facilitar un servicio de teleasistencia a las víctimas. Consiste en un teléfono móvil con un localizador GPS. El terminal telefónico de Policía nacional se activa marcando solo una tecla, aunque dispone de tres: uno para contactar con el policía asignado, otro para llamar a la sala del 091 y un tercero que avisa vía satélite a una central de Madrid que a la vez comunica con las dependencias policiales. Un seguro para estas mujeres que conviden día a día con el miedo impuesto por sus agresores.

Fotos

Vídeos