Delfines, fiestas y palmeras

El pequeño delfín había perdido la vida. No se pudo hacer nada por él. Aquellas palabras pronunciadas desde un megáfono, cayeron como una losa para los que esperábamos expectantes otro desenlace

DAVID BAÑOSALMERÍA

Un servidor de ustedes ya está de vacaciones ¡Ya era hora! Se ha hecho 'larguillo' este año laboral. No obstante, me he comprometido a no faltar ningún domingo a mi cita con IDEAL. No conviene desconectar por completo de la actualidad. Para celebrarlo, el viernes me fui a Mojácar con la familia. Desde hace años, el verano no es lo mismo sin pasar por este pueblo blanco del levante almeriense. Amigos, risas, playa, gastronomía,... ¿qué más se puede pedir? En nuestra provincia hay muchos lugares cargados de magia, de encanto, y éste es uno de ellos. Después de almorzar de maravilla en un sitio nuevo, frente al mar, con un precio asequible y una enorme variedad de platos en el menú, tocaba baño en el Mediterráneo ¡Sorpresa! Todo el mundo se concentraba en el mismo punto de la playa. El mar estaba vacío. La gente miraba desde la orilla a tres bañistas, los cuales parecían tener algo entre las manos. Los operarios de salvamento trataban de impedir que la gente se bañara y la policía local también hacía acto de presencia. Al rato pudimos ver al protagonista: una cría de delfín. Había llegado hasta la orilla, herida y desorientada. Entonces aparecieron los miembros de Equinac. Se trata de una entidad sin ánimo de lucro, especializada en atender los varamientos de tortugas marinas y cetáceos en el litoral almeriense. Para llevar a cabo esta tarea cuentan con la autorización del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. ¡Malas noticias! El pequeño delfín había perdido la vida. No se pudo hacer nada por él. Aquellas palabras pronunciadas desde un megáfono, cayeron como una losa para los que esperábamos expectantes otro desenlace.

Cosa de profesionales

Equinac ha dado un toque de atención a todos los bañistas a través de su cuenta de Facebook: «Cría lactante de delfín aparece viva en una playa de Mojácar. Cientos de personas sobre ella para tocarla y hacerle fotos. Finalmente el animal ha muerto antes de que pudiéramos socorrerla. Seguimos igual, no hay forma, veis un delfín vivo y la obsesión por tocarlo y fotografiarlo os hace a muchos pasar de todo, pasar del sufrimiento y el estrés que sufren estos animales, pasar del respeto y consideración». Desde la entidad reconocen la dificultad de haber conseguido sacar adelante este delfín listado, pero a la vez subrayan que «lo habríamos intentado». Los amigos de Equinac se enfrentan a una doble batalla. Por un lado, la noble tarea de salvar la vida de aquellos animales que se encuentran en problemas. La otra consiste en concienciar a la sociedad en el respeto de estas especies marinas. Allí, junto a la orilla de la playa de El Lance, todos aprendimos esa tarde que si alguna vez nos encontramos una especie marina en peligro, debemos dejarla a su aire y dar aviso a quienes sepan ocuparse de ella, lo antes posible. Había muchos niños en la zona, aunque fue un chasco para ellos lo ocurrido con el delfín, seguramente habrán aprendido la lección mejor que los mayores.

Fiestas seneseras

Cambiamos ahora el mar por el interior de la provincia. Nos situamos en la Sierra de Los Filabres, hasta donde me desplacé el fin de semana pasado para conocer las fiestas de moros y cristianos seneseras. Aquí priman la palabra y el verso sobre los desfiles majestuosos de otras fiestas. Aún se mantienen textos de larga tradición, dedicados a la aparición del patrón del pueblo: el Divino Rostro. Otro rasgo característico son las cuartetas o los diálogos que dos personajes, vestidos de forma estrafalaria, dedican con sátira e ironía a los acontecimientos más destacados del año en el municipio. Gracias a nuestros anfitriones disfrutamos al máximo de la representación histórica y del buen ambiente que había. Además, tuvimos tiempo para pasear por sus calles empinadas, conocer sus rincones con más encanto y acercarnos a su historia. Me encantan las casas tradicionales con tejados fabricados a base de lascas de pizarra. El pueblo conserva todo su encanto y además cuenta con modernos servicios: museo, piscina, instalaciones deportivas, sala de exposiciones,... Senés puede presumir de tener la tercera alcazaba en importancia de la provincia. Sin embargo, la erosión y el paso de los años han hecho mella en ella. Hoy todavía se mantienen en pie gran parte de sus muros de pizarra, como testigos de lo que en otro tiempo fueron estas tierras a mil metros sobre el nivel del mar. Junto a la fortaleza se han encontrado restos de grafías árabes. Donde hoy se levanta la iglesia se hallaron pilares de la antigua mezquita y hasta una lápida perfectamente conservada, que se puede ver junto a la pila bautismal. En el Museo de Almería también se expone alguna pieza de gran valor procedente de esta localización serrana. Prometo volver, ya sea en fiestas o en cualquier otro momento del año ¡Senés me ha conquistado!

Turismo de 'fiestas'

De vuelta a casa, en el coche, se me ocurrió preguntarme ¿por qué razón no explotamos más y mejor todo el potencial turístico que tiene el calendario de fiestas populares estivales en la provincia? Nuestra geografía está repleta de pueblos con encanto y la mayoría de ellos están a unos pocos kilómetros de una autovía, luego son bastante accesibles. Cada uno tiene su propia identidad y tampoco hay dos fiestas iguales. La diversión está garantizada en sus plazas con las verbenas, a lo largo de todo el verano. Además son aptas para todos los públicos, lo que las convierten en una actividad ideal para familias de todo tipo ¿Existe una guía de fiestas? Sinceramente, creo que sería un buen complemento al Sol y Playa en un destino con una oferta complementaria más bien escasa. Con esta iniciativa daríamos contenido a los visitantes y más vida a los pueblos de interior. Sé que la idea, así en bruto, le puede asustar a algunos ¿Podríamos llegar a saturar estas pequeñas poblaciones? El caso es que las administraciones de turno deberían dotar de los recursos necesarios a los respectivos ayuntamientos, garantizando los accesos, aparcamientos, transporte público y otros servicios fundamentales. ¿Qué les parece la idea?

Sin palmera

No puedo terminar hoy sin acordarme de la palmera casi centenaria del paseo. Le ha pasado como al pequeño delfín de Mojácar. Ya no está entre nosotros. Imagino la alarma entre los vecinos al ver el dispositivo montado para talarla. Corte de tráfico, grúas, operarios, sierras, cascos,... para tumbar un ejemplar de más de 20 metros de alto, junto al 'abuelo' de todos los ficus ¡Menuda se ha montado! No es para menos, en un lugar en el que la tradición siempre ha sido la de llevarse por delante aquello que molestaba o interesaba a unos pocos. El historial de árboles talados es largo y el de edificios antiguos derribados también. En Almería lo histórico siempre se ha 'confundido' con lo viejo y lo hemos sustituido de un plumazo por algo nuevo, 'reluciente'. Quizás por eso, a muchos les cuesta ahora creerse la versión oficial que ha dado el Ayuntamiento para justificar el 'sacrificio'. No dudo de los informes técnicos y tampoco creo que ningún político en su sano juicio vaya a cargarse algo así por capricho. Sin embargo, estoy convencido de que no ha sido la mejor forma de proceder. Ante un caso como éste habría sido mejor informar antes de ejecutar. Una buena explicación sobre los riesgos y la urgencia de la actuación habría ayudado a asumir esta mutilación vegetal en la principal vía de la ciudad. Porque las redes sociales pueden servir para recibir críticas, pero también para disipar dudas y evitar el posterior 'estacazo'.

Fotos

Vídeos