Un cortocircuito podría estar detrás del incendio en el microbús

Un bombero hace frente a las llamas que rodean al microbús.
Un bombero hace frente a las llamas que rodean al microbús. / B. A.

El vehículo, dotado con 38 plazas, circulaba vacío tras dejar a los escolares y el conductor paró la marcha antes de que las llamas se extendieran por su interior

Fran Gavilán
FRAN GAVILÁN

Un microbús escolar quedó ayer prácticamente calcinado al sufrir un incendio cuando circulaba por el Camino del Bobar. Afortunadamente el siniestro se saldó sin heridos ya que el conductor del autobús, que acababa de dejar a los alumnos en el CEIP Ferrer Guardia y volvía a la base, comenzó a «oler a quemado» y decidió parar el vehículo inmediatamente.

Según señalaron ayer fuentes del Parque de Bomberos de Almería, un particular fue quien alertó en torno a las 10.20 horas de la mañana de que había divisado una «gran columna de humo negro» junto al campus de la Universidad de Almería. Hasta el lugar acudió una camión autobomba y los bomberos observaron como el vehículo escolar, dotado con 38 plazas, estaba «completamente rodeado de llamas».

Tras comprobar que no había nadie en su interior, los efectivos observaron que las llamas del vehículo se habían desplazado hasta unos matorrales cercanos y a un lateral de un invernadero, cuyo cerramiento de plástico también sufrió graves daños.

Los bomberos tuvieron que actuar rápidamente ya que encima del vehículo incendiado había una línea eléctrica de media tensión, por lo que solicitaron refuerzos al Parque de Bomberos para hacer frente a las llamas y al escape de combustible del tanque de gasolina del microbús.

Gracias a la rápida intervención, los bomberos consiguieron extinguir el incendio en apenas quince minutos mientras que varios agentes de la Policía Local, también desplazados al lugar, controlaron el tráfico hasta que finalmente el vehículo siniestrado fue retirado de la vía.

«Un cortocircuito»

Las primeras hipótesis de la investigación que llevan a cabo los bomberos de Almería indican que el fuego del autobús se inició en la parte trasera, donde está ubicado el motor, y que «un cortocircuito» habría sido el detonante de las llamas que han calcinado el vehículo.

Desde Autocares Bernardo S. L., firma propietaria de este microbús de 38 plazas, indicaron ayer que el vehículo había pasado «todas las revisiones» obligatorias y que cumplía con las condiciones para realizar el transporte escolar cada día. «Pensamos que ha podido ser un problema eléctrico y que se ha producido de manera fortuita», destacaron desde esta empresa almeriense, al tiempo que indicaron que esperaran conocer pronto la investigación que los efectivos del Cuerpo de Bomberos de la capital realizan para esclarecer los hechos.

Fotos

Vídeos