El Consistorio cofinanciará la Ley de Dependencia para subir los salarios de ayuda a domicilio

El Consistorio cofinanciará la Ley de Dependencia para subir los salarios de ayuda a domicilio

Lo anuncia en el pleno durante el debate de una moción del PSOE encaminada a apoyar en sus reivindicaciones a estas trabajadoras

SERGIO GONZÁLEZ HUESOAlmería

Con palmas a unos y abucheos a otros. Así despidieron las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio a la Corporación municipal a su salida del Ayuntamiento después de finalizar un pleno en el que su participación fue decisiva, como viene siendo su actividad de los últimos días, para que el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, les anunciase durante la sesión que sí, que pese a las dificultades que va a implicar hacerlo, ha decidido que la Administración que encabeza va a cofinanciar la Ley de Dependencia por primera vez.

Lo hará en el marco de las negociaciones que implica la nueva redacción del pliego de condiciones del contrato de este servicio, que es el momento en el que el comité de empresa ha aprovechado para solicitar al Ayuntamiento que haga como ya hacen otros consistorios en Andalucía y que apruebe una partida que complete la carga salarial que actualmente soporta la Junta de Andalucía en un 80% y el Gobierno de España en un 20%.

Antes de que el alcalde interviniese para dar a conocer su postura, el PSOE defendió en el pleno una moción a favor de las reivindicaciones de las trabajadoras de este servicio, que son en un 95% mujeres. Como ya anunció en días precedentes, la concejala socialista Inés Plaza evidenció los «precarios» sueldos que perciben estas empleadas, que se encargan de realizar las labores domésticas a las personas mayores en situación de dependencia. A pesar de ser una labor muy reconocida moralmente por la sociedad, la situación derivada de la unificación del convenio colectivo tras la aparición de la Ley de Dependencia y la desaparición del Plan Concertado, había provocado un empeoramiento en sus condiciones laborales.

La hora del servicio está en 13 euros desde entonces, lo que no es suficiente para que la inmensa mayoría de los empleados de esta prestación «llegue a final de mes». Según explicó Plaza, las nóminas de jornada completa no alcanzan más de 800 euros y para más inri el mayor porcentaje de estas empleadas trabajan a jornada partida. «Por lo que a duras penas ganan 300, 400 o 500 euros», apostilló la edil del PSOE, quien recibió el apoyo tanto de Izquierda Unida como también de Ciudadanos.

El del PP vino con algún que otro ‘pero’. Los mismos que primero la concejala del ramo, Rafaela Abad, y después el propio alcalde, contextualizaron en la «responsabilidad que implica la acción de gobernar», apuntó. Abad dijo estar de acuerdo en subir el salario a la plantilla del servicio de ayuda a domicilio pero verbalizó las dificultades que entrañaba aceptar el conjunto de las demandas puestas encima de la mesa. Lo que se está solicitando es un incremento de casi 200 euros acompasado en los próximos tres años hasta llegar a los 1.000 para la jornada completa.

Además, se persigue por parte del comité de empresa una subida en el número de horas de trabajo, pues hay casos en los que algunas de estas trabajadoras llevan hasta ocho o diez años sin poder cobrar más que una media jornada. Todas estas cuestiones y otras más se contemplaban en la iniciativa socialista, que acabó saliendo adelante por unanimidad. La votación llegó tras la citadas palabras del alcalde, espoleado por una última intervención de Plaza donde le echó en cara que se fotografiase orgulloso con usuarias del servicio valorando esta labor de cara a la opinición pública, mientras en privado volcaba «su responsabilidad en la Junta de Andalucía», administración «axfisiada por el Gobierno central», según dijo la socialista.

El alcalde y la plantilla

A pesar de que no suele hablar durante las sesiones plenarias más que para dar o quitar la palabra cuando toca, Fernández-Pacheco cerró el debate de la moción socialista calmando los ánimos de la plantilla del servicio, con varias representantes en el salón de plenos.

El primer edil comenzó diciendo que desde el seno municipal se estaba trabajando para poder redactar unos pliegos donde se pueda recoger parte del sentir de las empleadas del servicio. Tras mostrarse favorable a mejorar las condiciones laborales de la plantilla, Pacheco condicionó todas sus decisiones al resultado de los informes técnicos necesarios para la modificación de los términos del contrato. «Si así lo permiten, el Ayuntamiento, por primera vez, cofinanciará la ayuda a domicilio», expresó el primer edil, que mandó a votar dejando antes caer que de momento estos informes no habían sido muy halagüeños respecto al conjunto de reivindicaciones de las trabajadoras.«Tendremos que seguir negociando», finalizó Fernández-Pacheco.

Con la participación en el debate del alcalde no terminó el asunto de los sueldos, pues continuó siendo protagonista en el turno de audiencia pública, que es cuando pueden participar los ciudadanos en el pleno con sus preguntas. Fueron varias las trabajadoras que se dejaron ver durante casi todo el día ayer por el salón de plenos o por la misma Plaza Vieja. De hecho, casi una centenar se llegó a reunir a partir de las 16 horas en las puertas de la Casa Consistorial, momento en el que se habían convocado los días precedentes para visibilizar sus reivindicaciones.

Como dio tiempo a que se se celebrase la totalidad de la sesión en jornada matinal, fue al final de ella cuando algunas trabajadoras del servicio quitaron peso al anuncio del alcalde cuestionando la subida, para ellas «insuficiente», que ya conocen que se dispone a hacer. «¿De verdad cree que subiendo a 13,99 euros la hora ya se van a solucionar los problemas económicos de la mayoría de nosotros?», preguntó retóricamente en su turno la portavoz del comité de empresa María José Rodríguez, quien fue una de las personas que sí recibió aplausos a la salida por un grupo de trabajadoras que no pudo acceder al salón de plenos. Las palmas y los vítores los tuvo que compartir con los concejales socialistas o los de IU, mientras que para la concejala de Familia e Igualdad fueron a parar la mayor parte de los abucheos de unas trabajadoras que se mantuvieron impenitentemente en el Ayuntamiento hasta bien entrada la tarde.

Fotos

Vídeos