'Cazan' a dos fugitivos buscados por la justicia europea y agazapados en Almería

Una agente de policía patrulla por la calle. /IDEAL
Una agente de policía patrulla por la calle. / IDEAL

Uno de ellos se apropió de más de 200.000 euros en un atraco y ató a su víctima a un árbol y el otro debía cumplir una condena de dos años

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Agentes de la Policía Nacional en Almería han detenido en los últimos días a dos fugitivos sobre los que pesaban sendas órdenes internacionales de detención por ser los autores de dos delitos de robo en sus respectivos países de origen, Lituania y Rumanía. Ambos, usando la fuerza o la intimidación, se apoderaron de bienes para lucro propio y no dudaron en huir a España para eludir la acción de la Justicia. Y una vez en España, fueron localizados por el Cuerpo Nacional de Policía, arrestados y puestos a disposición de la Audiencia Nacional para su remisión a las autoridades judiciales europeas.

El primero de los arrestados, M. K., de 39 años de edad y de origen lituano, fue localizado y detenido en apenas 72 horas en la localidad de San Isidro, Níjar, después de que el pasado 4 de junio la Panevezys Regional Court de Lituania le condenase a una pena de 6 años de prisión por haber cometido en el año 2001 y en Kazlu Ruda (también en el país lituano) un robo de un camión con los objetos contenidos en su remolque. Todo ello valorado en más de 200.000 euros.

El suceso habría tenido lugar en compañía de otra persona no identificada aún, y simulando ser policías. Los dos, el ahora arrestado y el actor aún sin identificar, amenazaron con una pistola al conductor de un camión, a quien una vez lograron arrebatarle el vehículo y sin posibilidad alguna de resistencia, ataron a un árbol.

Desde entonces la Policía Nacional había trabajado con varias líneas de investigación, entre las que estaba la posibilidad de que el fugitivo estuviera residiendo en el levante almeriense, estableciéndose un dispositivo de vigilancia que culmina con la detención del fugado apenas tres días después de la sentencia por parte del tribunal territorial lituano.

Días más tarde y ya en la capital almeriense, agentes de la Policía Nacional detienen a V.V.G., de 27 años de edad y, en este caso, de origen rumano. Sobre él pesaba una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) a la autoridades rumanas, por quedar demostrado que, el 21 de septiembre de 2016, el fugado entró por la fuerza en una vivienda de Braila (Rumanía) y se apoderó de un teléfono móvil de alta gama. Por estos hechos había sido condenado a cumplir 2 años de prisión.

Ambos detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Almería, quien a su vez determinó su traslado hasta el Juzgado Central de Instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional, que debe proceder a la remisión -en su caso- de los arrestados a los países reclamantes para su presentación ante los tribunales.

Ocho en lo que va de año

En lo que va de año, la Policía Nacional ha dado captura en Almería a ocho prófugos de la justicia de diversos países, mayoritariamente de la Unión Europea y de Marruecos. Esto es posible gracias al trabajo conjunto del cuerpo con otros organismos policiales de 62 países, cuyos contactos se mantienen de forma constante a través de las oficinas centrales de Interpol en Madrid, Sirene-España y la Europol (con sede en La Haya, en los Países Bajos).

Según fuentes policiales, Almería, dada su pluralidad racial y cultural, es uno de los territorios más comúnmente elegidos por los fugitivos para intentar pasar desapercibidos junto con otras provincias como Málaga -esta debido al intenso turismo internacional-. Esto les permitiría, según sus creencias, agazaparse con mayor facilidad que en otros lugares del continente.

Fotos

Vídeos