La capital, una pinacoteca al aire libre

Diseño que se proyecta para dar vida a la medianera de la calle Rueda López número 10, en la que se usará la técnica del trampantojo./IDEAL
Diseño que se proyecta para dar vida a la medianera de la calle Rueda López número 10, en la que se usará la técnica del trampantojo. / IDEAL

Urbanismo aprueba embellecer un total de siete nuevas medianeras, de las que más de la mitad se ubican en el Paseo

SERGIO G. HUESOALMERÍA

Una niña se balancea ensimismada sobre un columpio sujeto por la rama de un árbol de buen porte. Este es tan imponente que alcanza la parte alta de un edificio de diez plantas. Cerca, un gigante de fuerza descomunal empuja hasta doblar como un acordeón una fachada en la céntrica calle Rueda López. Dos personas desde un balcón lo señalan, pero él continúa con su esfuerzo pues está logrando el interés de unas cuantas mariposas que revolotean el nuevo espacio abierto por el súper hombre, que también debe ser poeta.

O si no, cómo explican que allí, en lo más alto del Paseo de Almería, junto a las chimeneas o a las antenas catódicas aparezca escrita una frase tan romántica: 'Almería quién te viera y tus calles paseara', se puede leer, todo un mensaje de amor directo a esa ciudad en la que próximamente todas estas cosas extraordinarias se podrán ver a simple golpe de paseo.

Y así será pronto una vez que el Ayuntamiento de Almería ya ha puesto en carga la autorización y disposición del gasto para la segunda convocatoria de ayudas a la rehabilitación, tratamiento y embellecimiento de otra tanda de medianeras que salpican el término municipal. Estas paredes blancas, lienzos vacíos incrustados en el paisaje urbano, se concentran principalmente en el centro y Casco Histórico de la ciudad, tal y como recoge el análisis que se elaboró desde el área de Urbanismo durante la anterior Corporación. El Plan Especial de Medianeras, tal y como se denominó la estrategia, llegó a identificar más de 280 de estas paredes en 221 edificios sólo del centro de Almería, todos víctimas del desequilibrio urbanística que capitalizó los peores años del desarrollismo en buena parte de la ciudad.

La forma que escogió el Ayuntamiento entonces para materializar estas actuaciones, después de que el debate saliera a la palestra tras una moción de IU, fue la de ceder la iniciativa a las comunidades de propietarios con el objetivo de que fueran estas las que presentasen sus propuestas, que debían incluir ya el diseño y presupuesto según la solución prevista para el tratamiento de sus medianeras. Así se hizo en la primera convocatoria y así se hará también en esta segunda, a pesar de que por un momento el Ayuntamiento estuvo convencido de querer cambiar el 'modus operandi' en forma de concurso de ideas o de cualquier otra modalidad que hiciera retornar la iniciativa a la Administración municipal. Finalmente no se hizo, y tras haber finalizado con éxito la primera línea de ayudas, ya está aquí la segunda, que el pasado jueves dio un paso administrativo crucial para su desarrollo.

La convocatoria

Según lo aprobado esta semana en la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo, de las 24 propuestas que se habían presentado a esta convocatoria de ayudas, se dará cobertura a un total de siete, que juntas suman un importe de 360.000 euros.

Tal y como ya aclaró el Ayuntamiento, el presupuesto que se destina a estas acciones siempre es inferior al coste de todos los proyectos que se presentan. Sin ir más lejos, en la convocatoria recién resuelta han sido varios las propuestas de rehabilitación de medianeras que o bien han sido rechazadas por uno u otro motivo, o bien no han podido llevarse a puerto por la limitación presupuestaria. Es el jurado municipal el que evalúa en base a unos criterios técnicos, estéticos y también económicos, los paños que son objeto de la ayuda pública.

Una vez aprobado el gasto, este dinero se pone a disposición de las comunidades una vez que ejecuten los trabajos comprometidos en base a los proyectos presentados. Esto ralentiza un poco una fase que en algunos casos, si se toma de referencia la anterior convocatoria, puede dilatar hasta en un año el periodo que transcurre desde la primera medianera rehabilitada a la última. Más tarde o más temprano el Ayuntamiento financia el 100% de las actuaciones, que en ocasiones no sólo consiste en 'decorar' la pared blanca sino que también implica algunas soluciones técnicas para la mejora energética de los inmuebles.

Es por esta cuestión por la que en ocasiones desde filas opositoras se ha cuestionado que el Ayuntamiento dé dinero a estas comunidades privadas mientras que diga, por ejemplo, que no es viable hacer lo mismo con 'El Patio'. No obstante, en la última sesión plenaria celebrada por el Ayuntamiento de Almería, el plan de medianeras salió a colación en una intervención del portavoz de IU, Rafael Esteban. Él puso el acento en que dinero hay, pero según para qué actuaciones urbanísticas. Rápidamente el propio equipo de gobierno afeó la «ocurrencia» del político de izquierdas por criticar unas actuaciones que él mismo había propuesto.

Dejando al margen la política, lo cierto es que la estrategia ha logrado darle una vuelta de carácter estético a buena parte del centro de la capital. Además, el cambio es de efecto inmediato al funcionar como auténticos reclamos estos grandes óleos urbanos que salpican espacios tan privilegiados como el Paseo de Almería, la Rambla Obispo Orberá o el Parque Nicolás Salmerón. Precisamente dos de estos tres lugares volverán a mirar de frente al arte urbano gracias a esta segunda línea de ayudas.

Las medianeras

En la propuesta elevada por el Consejo de Gerencia, aparece una relación de siete propuestas a la que se adjudica subvención. Todas al 100%. Entre las que figuran en la lista, hasta cuatro se ubican en el Paseo de Almería, en los números 38, 37, 55 y 59. Pero además esta última se compone de tres paños cuya rehabilitación viene contemplada en los 77.818,46 euros de presupuesto en los que se ha cifrado esta triple actuación. Es una de las más ambiciosas y también originales. El hilo conductor del proyecto es el contraste entre dos naturalezas, la viva y la muerta, la de un edificio hosco de color pastel y la de la vivacidad de un gran árbol. Con la técnica del trampantojo, la relación entre ambos elementos será diferente en cada una de las fachadas limpias de este bloque, que simulará estar hueco y precisamente atravesado por el ímpetu de la materia viva.

A pesar de toda la parafernalia de esta propuesta, la más costosa (por poco) será la que se ubica justo algo más abajo de la calle. En el citado número 37 se ubica la medianera más grande y, por tanto, la más cara. 77.841,88 euros se invertirá en un tratamiento en el que se persigue camuflar la pared blanca a través de un diseño romboidal que trata de no romper la escala pictórica del resto del edificio.

Otro de los proyectos que más ilusiona en el área, es el que se va a ejecutar en el número 38 de la misma calle, en el que se van a invertir hasta 62.937,60 euros. La propuesta va a ser rompedora, al menos con lo que se ha estado haciendo en Almería. No así en otras ciudades españolas. En vez de figuraciones, ya sea para disimular la medianera o para impactar mediante ilusiones ópticas, en este paño se proyecta un embellecimiento tipográfico. Es decir, las letras tomarán el protagonismo que merecen y en un sencillo verso, ya transcrito al principio del texto, se gritará a los cuatro vientos la pasión de los almerienses por su tierra. Y esto sólo en una de sus caras, en la otra: la representación de un reloj solar junto a otra frase: 'Puerta del Sol'.

La última medianera cuyo proyecto promete también ser espectacular viene a continuar el diseño 'acordeón' que ya se hiciera en la calle General Segura, donde en un edificio ya plegado sobre sí mismo se puede observar un cielo azul surcado por un ala delta bien colorido. Su contrapunto se ubicará en la calle Rueda López, sitio en el que se pintará al 'gigante', las mariposas y a la pareja indiscreta que lo señala. La subvención asciende a 51.478,46 euros, y su propuesta fue una de las mejor valoradas en el seno de Urbanismo, según fuentes municipales.

Pero además, también se tratarán medianeras en otros tres bloques: en el edificio Lourdes, en General Tamayo número 8; en el edifico Parquemar, que ocupa los números 11 y 12 del parque Nicolás Salmerón (en la medianera que da a la calle Martínez Campos); y, por último, en tonos rosáceos se embellecerá la medianera sita en el Paseo de Almería número 55, actuación propuesta por la comunidad de propietarios del edificio Concordia IV, nombre que se escribirá en lo más alto del lienzo. Entre las tres suman 89.923,6 euros, sumando un total de 360.000 para esta segunda línea de ayudas.

A partir de la concesión de las subvenciones, las comunidades de propietarios tienen un plazo tope para pedir la perceptiva licencia de obras. Una vez otorgada podrán iniciar unos trabajos que ya aguardan con impaciencia los ciudadanos de una ciudad que ya mira de frente al futuro.

Fotos

Vídeos