Una cadena catalana volverá a abrir el Gran Hotel tras cuatro años cerrado

Vista nocturna del Gran Hotel Almería antes de su cierre, en el año 2014. /IDEAL
Vista nocturna del Gran Hotel Almería antes de su cierre, en el año 2014. / IDEAL

El del centro de Almería será el cuarto establecimiento de Ohtels en la provincia, con presencia ya en El Toyo y en Roquetas de Mar

M. C.ALMERÍA

El Gran Hotel Almería, el edificio hotelero más señero de la historia de la capital, podría reabrir sus puertas en pocos meses, incluso antes de que acabe el verano. El actual propietario del inmueble ha llegado a un acuerdo con la cadena catalana Ohtels Hotels & Resorts, con sede en Salou (Tarragona), para que gestione este histórico edificio en la que sería su primera incursión en los hoteles urbanos, ya que los catorce hoteles actualmente gestionados por la compañía están en destinos de sol y playa. Son, por ejemplo, los que tiene en Mazagón e Islantilla (Huelva), Salou y Comarruga (Tarragona) o, incluso, en Almería (Roquetas de Mar, donde dispone de dos hoteles, el Roquetas -antiguo Zafiro- y el Fenix; y El Toyo, con el Ohtels Cabogata).

Según trasladaron fuentes cercanas a la negociación, el pacto ya está cerrado y ya existe un plan para renovar la estética interior del inmueble y gran parte de las instalaciones de servicios. La intención es cambiar por completo la imagen de este hotel, abierto en los años sesenta y remozar, entre otros, las cocinas. Además, en estas obras se prestará especial atención en hacerlo completamente accesible. Los trabajos tendrían un tiempo de duración de apenas un mes desde que se obtuviera el visto bueno -el permiso- de los servicios urbanísticos del Ayuntamiento de Almería, campo en el que se trabaja actualmente.

El Gran Hotel Almería abría sus puertas en 1967 como un hotel de lujo en una tierra a la que Hollywood miraba con deseo y en la que el turismo, un auténtico boom en la Costa del Sol, se había convertido en un objetivo nacional de primer orden. Desde entonces, ni uno solo de sus días, había cerrado las puertas hasta diciembre de 2014, cuando un tablón cubría el pórtico de la avenida de la Reina Regente con un cartel que disponía su cierre «por reformas».

Sin embargo, la realidad era que la cadena que entonces lo explotaba, Vita Hoteliers, cerraba de golpe gran parte de sus establecimientos: cuatro en Granada y Sierra Nevada, también otros dos en Almería. Y poco después lo hacía el Gran Hotel en Almería, tras apenas dos meses y medio desvinculado de la cadena. «Las noticias y rumores sobre la cadena Vita Hoteliers han mermado gravemente la confianza de la clientela de la ciudad en el Gran Hotel Almería», defendían, días después del cierre, fuentes cercanas al hotel.

Por el Gran Hotel Almería han pasado personalidades de la talla de Sus Majestades los Reyes Juan Carlos y Sofía, ministros, consejeros, artistas, toreros e incluso actores de Hollywood. Además, tiene una estrecha vinculación con los almerienses ya que en sus salones se han celebrado miles de bodas, bautizos o comuniones, eventos sociales y actos familiares. Y ahí buscan también el futuro punto fuerte de un establecimiento de tamaño medio: en la celebración de eventos, jornadas congresos y otros actos sociales y divulgativos. No en vano, su ubicación en pleno centro de la capital es una de sus grandes ases en la manga junto con una estrecha vinculación sentimental con la ciudad.

Fotos

Vídeos