«No caben reformas sin madurez política»

El salón noble de la Subdelegación del Gobierno fue escenario del acto oficial./
El salón noble de la Subdelegación del Gobierno fue escenario del acto oficial.

El subdelegado del Gobierno defiende la demostrada «fortaleza» de la Constitución

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESAlmería

El papel de la Constitución Española como «garantía del Estado de Derecho» fue la máxima que ayer se defendió a capa y espada en el acto oficial de la Subdelegación de Gobierno para conmemorar el XXXIX aniversario de la Carta Magna. El subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés García Lorca, ejemplificó en los «recientes acontecimientos» -refiriéndose a la declaración unilateral de independencia de Cataluña- como una muestra de «la fortaleza del sistema constitucional español, del respeto a los poderes del Estado y de la madurez de los principales partidos políticos del país».

«Nunca en España se ha defendido así la constitución, ha recibido tal respaldo. Ha sido una realidad asumida por las fuerzas políticas», aseveró el maestro de ceremonias. De hecho, de tan loada, García Lorca deslizó su duda sobre la conveniencia de reformar el texto de la Ley básica. «Es cierto que la Constitución puede ser reformada. Pero con el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado».

El máximo representante del Gobierno en Almería recordó que desde la de 1812 -la primera constitución española- en España ha habido ocho textos constitucionales vigentes y tres conatos que quedaron en proyecto. «No caben reformas sin madurez política. Y la reforma debe surgir en paz democrática y con un ejercicio normalizado de la política», defendió. Una situación que permite un sistema «estable». «La Primera República», recordó, «fracasó porque no existía el poder de gobernar España. En apenas un año hubo ocho gobiernos. Y el primer presidente, el catalán Estanislao Figueras, confesó durante un consejo de ministros lo siguiente: 'Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros'».

El Estado premió a dos agentes de Policía por su actuación en un caso de violencia machista

El acto de reconocimiento de ayer tuvo como eje la defensa del municipalismo y de la autonomía municipal. Un «poder del Estado», adujo García Lorca, que no tiene sentido si en su autonomía política no cuenta también con los recursos financieros y autonomía económica que hagan viable sus funciones.

Durante el acto se hizo entrega de un reconocimiento al alcalde del Ayuntamiento de María, Francisco Martínez Reina (PP); al secretario municipal del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, Guillermo Lago Núñez; y a los policías locales de Albox, Emilio Sáez y Miguel Jaime Antolín, por su labor realizada en un caso de violencia de género en esta localidad.

Sobre estas distinciones -que se sumaron a las que se otorgaron a varios funcionarios estatales- el subdelegado Andrés García Lorca destacó «al alcalde de María por el buen hacer en un ámbito tan significativo como es la Hacienda Local», y al secretario de Roquetas de Mar «por su capacidad profesional y excelencia en la gestión de lo público dentro del marco normativo legal». Pero muy especialmente lo hizo con los dos agentes de la Policía Local del municipio albojense que expusieron su integridad física ante un presunto caso de violencia machista en la localidad del Valle del Almanzora.

Fotos

Vídeos