Bosquet: «Ciudadanos es un partido que está preparado para gobernar»

La diputada de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, ayer, durante el desayuno informativo de su formación.
/M.C.
La diputada de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet, ayer, durante el desayuno informativo de su formación. / M.C.

La diputada autonómica naranja se felicita por las encuestas, favorables a los de Albert Rivera, pero advierte de que no pueden hacerles flaquear

M. CÁRCELES ALMERÍA

Ciudadanos empieza el año más hinchado y enorgullecido -y con más propósitos que cumplir- que el común de los mortales. A los regalos de Reyes, los naranjas suman tres encuestas electorales que auguran para la formación del catalán Albert Rivera el mayor de los bombazos en las próximas citas con las urnas. En una elaborada por la compañía Celeste-Tel y publicada por algunos diarios andaluces, Ciudadanos podría pasar del 9,3% de los sufragios al 11,8 % y de 9 a 13 diputados si ahora mismo hubiera elecciones autonómicas. Este crecimiento se produce sólo y exclusivamente a costa del PP, que perdería dos puntos y dos diputados y no a costa de los socialistas, a los que apoyan en el Gobierno, que incluso mejorarían medio punto el dato de hace casi tres años.

Sin embargo, es en el ámbito estatal en el que los naranjas han tenido mejores noticias. Dos encuestas elaboradas por Metroscopia y Gad3, esta última para el diario ABC (Grupo Vocento) otorgan mayoría de votos a los naranjas, potenciales vencedores de unas elecciones generales de celebrarse inmediatamente, pero que no supondría sin embargo una traducción en mayoría parlamentaria (de escaños) debido a la concentración del voto de los de Ciudadanos en las circunscripciones electorales más urbanas.

Los naranjas han recibido la noticia con satisfacción. «Son una inyección de energía y un subidón de moral», reconocía ayer Marta Bosquet, diputada autonómica de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía y la almeriense 'naranja' de mayor peso en el organigrama del partido (responsable del Área de Dependencia y Discapacidad de la ejecutiva nacional de la formación). «Los electores se están dando cuenta de que Cs es un partido que está preparado para gobernar», defendía Bosquet, para la que las encuestas no deben ser más que un aliciente y no un argumento para flaquear. «Creo que las encuestas no deben servir para relajarse, sino para seguir trabajando; queda tiempo para las elecciones», dijo.

Además, y para más regocijo local -las encuestas no han dado a conocer datos provinciales que poder analizar desde un punto de vista orgánico en la agrupación provincial- al incremento de peso propio de los banquetes familiares de las fiestas navideñas han sumado un crecimiento en el número de afiliados que ha superado el 50% sólo en los últimos doce meses. Una explosión de adhesiones que les ha llevado a superar con creces el medio millar de inscritos. Concretamente, desveló ayer Bosquet, han pasado en los últimos doce meses de 370 militantes a 564, un 54% más de inscritos que le han permitido sumar ya 17 agrupaciones locales en la provincia en municipios en los que ya acceden al 80% de la población almeriense.

Sólo en 2017 han abierto nuevos grupos locales en Albox, Vera y Mojácar. Pero para este año se aspira a nuevas agrupaciones en Benahadux, Gádor, Enix, Felix o Dalías entre otros municipios de la provincia de Almería. «Con estos datos podemos estar orgullosos», defendía Bosquet. Las pretensiones del partido pasan por presentar listas en todos los grandes municipios y en las cabeceras comarcales. Eso les obligaría a poder contar con medio centenar de candidaturas, algo que podría ser posible si se continúa con el ritmo actual de afiliación.

Los naranjas, que convocaron ayer a los medios a un desayuno informativo, plantearon como los grandes temas del nuevo curso político las infraestructuras ferroviarias y la resolución del déficit hídrico. En cuanto a lo primero, conminaron al PSOE a sopesar el apoyo de sus diputados en el Congreso a los Presupuestos Generales del Estado como medio para «dejar de bloquear» unas cuentas públicas que permitirían retomar este año las obras de la Línea de Alta Velocidad con Murcia -una línea redefinida para vía única-.

Ahora bien, reconoció que ni tan siquiera el apoyo de su formación está asegurado, toda vez han condicionado el visto bueno a las cuentas de Cristóbal Montoro a que la senadora murciana Pilar Barreiro -que ayer prestó declaración ante el Tribunal Supremo como investigada en la causa que se instruye por la Trama Púnica- entregue su acta. «Lo bueno sería que pudiéramos apoyarles si el PP cumple con lo pactado y retira el acta a Barreiro y que el PSOE fuera coherente y también lo apoyase», conminó Bosquet.

Mientras tanto, y respecto del déficit hídrico, repartió culpas también a los dos grandes partidos conminándoles a que, cada uno en el marco de las competencias de las administraciones que gobiernan (PP en el Estado y PSOE en la Junta) inviertan en infraestructuras y rebajen el precio del agua desalada.

Fotos

Vídeos