Bienvenido Mr. 2018

A mi me va a coger un poco lejos, pero le aseguro que esta noche, después de las uvas, brindaré por usted, por la familia, por los amigos, por los compañeros de IDEAL para que 2018 sea para todos un año que merezca la pena recordar

Bienvenido Mr. 2018
DAVID BAÑOS

Ha llegado la hora de despedir 2017, un año 'dificilillo' en muchos aspectos. Que se lo pregunten a Rajoy, Puigdemont, Junqueras o Albiol. Si por algo recordaremos esta fecha a lo largo de la historia, será por la que se montó en Cataluña el 1 de octubre y todo lo que vino después. Lo peor es que este año que se termina no le ha dejado la mejor herencia a un 2018 que empezará en unas horas. En fin, ya veremos que sucede durante los próximos 365 días en esa comunidad autónoma y en el resto del país. En cualquier caso éste no es el único problema que tenemos los ciudadanos en nuestro día a día. El tema del empleo no termina de acercarse a las cifras previas a la crisis. En el caso de nuestra provincia, la última Encuesta de Población Activa (EPA) refleja que el desempleo se ha vuelto a disparar. Los datos del tercer trimestre del año sitúan el paro casi en el 28%, acabando con la tendencia positiva de generación de puestos de trabajo en nuestra tierra. La agricultura y los servicios son los sectores más afectados. Veremos qué es capaz de hacer por el trabajo el nuevo año.

Por desgracia no se terminan aquí los problemas. Durante la recta final del antepenúltimo año de esta década hemos vuelto a comprobar, con demasiados ejemplos reales, que la violencia de género sigue siendo una lacra difícil de vencer. Medio centenar de mujeres han muerto asesinadas por sus parejas o exparejas. Además, a 8 menores les han quitado la vida los mismos hombres que torturaban a sus madres y otros 27 han quedado huérfanos. Dan escalofríos sólo de pensar que desde que se recogen este tipo de estadísticas en España han muerto cerca de un millar de mujeres. Sí, se han dado muchos pasos, se han conseguido avances, pero queda claro que el esfuerzo llevado a cabo ha sido insuficiente. Me preocupa sobremanera que cada vez sean más los jóvenes que permanecen ajenos a esta forma de terrorismo machista. Incluso uno de cada cuatro llega a ver normal que existan malos tratos en una relación de pareja ¿No creen que algo debemos estar haciendo mal los que ya tenemos una edad?

Según el CIS, entre los principales problemas de los españoles también se encuentran los de índole económica. Y es que aunque la economía vaya mejorando en su vertiente macro, eso no se traduce en mejores sueldos. Los impuestos son altos y los precios suben. Fíjese, querido lector, en las facturas de la luz, el teléfono o tantas otras cosas. Bueno, no todo van a ser malas noticias, porque los intereses de las hipotecas han bajado y lo han hecho bastante. Otro de los asuntos que nos perturba es el de la corrupción. De este fantasma no nos libramos. España tiene un cáncer que es el de meter la mano en bolsillo ajeno. Lo peor de todo es que parece que la enfermedad tiene metástasis. Algunos han pasado ya por Soto del Real y otros centros penitenciarios del país, pero igual que entran salen la mayoría. Todavía quedan muchos por ahí sueltos, sin responder por sus fechorías. Sepan que los políticos y los partidos también siguen estando entre los primeros motivos de 'cabreo' de los habitantes de este país, aunque no quieran darse por enterados. Debo confesar que me sorprende que entre nuestras principales preocupaciones no se encuentre el terrorismo internacional. El año que termina se ha cobrado la vida de decenas de personas en lugares como Londres, Estambul, Nueva York, Moscú y, por supuesto, Barcelona. En Las Ramblas murieron 13 personas, otras 3 en Cambrils (Tarragona) y más de un centenar resultaron heridas. Tengo la sensación de que después de todo lo que hemos pasado en España con el terrorismo de ETA, la sociedad ha echado 'callo' y ahora nos cuesta más impresionarnos, pero no solidarizarnos con las víctimas y sus familiares.

Ojalá 2018 sólo trajera cosas buenas para todos. En cualquier caso, como eso no va a poder ser, me gustaría que las malas tuvieran unos efectos leves y controlados para todos. En realidad, para 'casi todos', porque hay por ahí cada espécimen... Será mejor que esos sujetos rindan cuentas más pronto que tarde. De todos modos, convendría que nadie se quedara cruzado de brazos esperando a que sólo le pasen cosas buenas a partir de esta madrugada. Huelga recordar que hasta para que nos toque la lotería, antes tenemos que acercarnos a una administración y comprar un décimo.

Aquí seguimos sin AVE y sin trenes en condiciones. No parece que durante el nuevo año esto vaya a cambiar mucho. Del soterramiento mejor no hablamos. Por suerte la antigua estación de Renfe debe convertirse en la nueva, si el Gobierno cumple con sus promesas. El paso a nivel de El Puche también empezará a ser historia. Los billetes de avión son caros y seguirán constato un ojo de la cara, no se esperan grandes cambios. El Cable Inglés seguirá en el mismo sitio, aunque no sabemos si con todas sus piezas a buen recaudo ¿Se echará alguien adelante este ejercicio para recuperarlo? Me da que cualquier actuación para su puesta en valor sólo puede venir de la mano del proyecto Puerto-Ciudad y esta actuación todavía está demasiado verde. Almería necesita avances importantes en materia hídrica, cuanto antes. Sin esa fuente de vida que es el líquido elemento sobran nuestro empuje, capacidad emprendedora, imaginación,... y todo aquello que se les pueda ocurrir. Ahora que me acuerdo, ¿llegarán los estudios de cine que ha prometido la Junta? Puede que nos tengamos que conformar con que siga elevándose y tomando forma el esperado Materno-Infantil. Podría seguir poniéndole pegas y sacándole defectos a 2017, pero lo voy a dejar aquí.

Verán, en 2018 por fin vamos a tener todos los almerienses un reto colectivo de enjundia. Nos va a tocar recuperar ese espíritu positivo del que hacemos gala en los momentos importantes. Habrá que renovar los votos del «Juntos Podemos» de los Juegos Mediterráneos, si pretendemos que se reconozcan nuestras tapas, las gambas rojas de Garrucha, el Tomate Raf de La Cañada y Níjar, las recetas de nuestras abuelas o el buen hacer de los chefs actuales. Además, como diría el gran Pepe Céspedes para homenajear a un plato tan importante como las migas: ¿Hay algún otro sitio en el mundo en el que se coma en función del tiempo que hace? Si queremos que nuestra tierra sea designada como Capital Gastronómica de España en 2019, este año que empieza es clave. Hay mucho trabajo por hacer y todo debe abordarse durante los próximos meses. Si tenemos éxito conseguiremos que Almería vuelva a contar con una proyección destacada dentro y fuera de las fronteras nacionales, pero sobre todo lograremos unir a nuestro potente sector agroalimentario con el resto de la sociedad de la provincia por una causa común, que puede traducirse en turistas, visitantes, ingresos, empleo y que además podría impulsar y acelerar algunas inversiones.

Si tengo que pedirle un deseo al nuevo año, después de la salud para los míos, me gustaría que se cumpliera éste. Hace justo un año que me enteré de iba todo esto de la capitalidad gastronómica y que decidí proponerlo como iniciativa en esta sección de IDEAL y cada vez estoy más ilusionado. Como estas cosas no se pueden dejar al antojo del azar, espero que el Ayuntamiento y el resto de las administraciones públicas implicadas sean capaces de conformar una candidatura sólida, que no encuentre rival entre el resto de las aspirantes. ¿Usted que le va a pedir a 2018? Ahora que lo pienso, hasta la tradición de comernos las uvas tiene que ver con nuestra tierra. Bueno, para la despedida del año todavía queda un buen rato. Le sugiero que aproveche el día, porque será el último del viejo año. Si va a pasear este mediodía por el centro de la capital, abríguese. Le he escuchado al alcalde decir que va a nevar en la Puerta de Purchena. No es mal plan, ¿verdad? Después unas cervezas, con sus correspondientes tapas - algo ligero porque la cena será especial -, un 'postrecico' dulce y a recogerse un rato en casa antes de preparar la cena o arreglarse para salir de fiesta. A mi me va a coger un poco lejos, pero le aseguro que esta noche, después de las uvas, brindaré por usted, por la familia, por los amigos, por los compañeros de IDEAL para que 2018 sea para todos un año que merezca la pena recordar. Así que como dicen los anglosajones: ¡Happy New Year!

Fotos

Vídeos